Qué es el beso de Singapur o Pompoir. Técnica sexual para llevar al hombre al orgasmo

Alba Caraballo - 2018-02-16 18:24:00 - Relaciones

Quizás nunca has escuchado la expresión beso de Singapur o pompoir referido al sexo. Quizás imagines al leerlo que se trata de un tipo de beso dulce, suave y largo que viene de la antigua China, de las geishas.

Pues bien, de las geishas viene, pero de beso tiene poco. Al menos lo que entenderías como beso. En realidad el beso de Singapur se refiere de una práctica sexual altamente placentera que no se realiza con la boca sino con la vagina. Veamos qué es el beso de Singapur y por qué es capaz de hacer llegar al hombre al orgasmo.

Beso de Singapur o Pompoir

Beso de Singapur

Pompoir o beso de Singapur se realiza realizando contracciones voluntarias de la vagina durante el coito, se trata de apretar y distender el músculo pubocoxígeo de forma que el hombre reciba una estimulación adicional, como la que recibiría con la boca.

Ahora que ya sabes a qué se refiere es posible que ya lo hayas practicado de forma consciente sin saber que estabas llevando a cabo una técnica sexual milenaria.

Para practicar el beso de Singapur es preferible que el hombre se encuentre tumbado y la mujer se siente sobre él a horcajadas. Si durante el coito te quedas quieta podrás comenzar a realizarlo, apretando y soltando el pene de tu pareja con la vagina. Hay quien es capaz de realizarlo incluso en movimiento aunque la percepción del mismo será menor.

Si nunca lo has realizado y no entiendes bien qué significa eso de apretar y soltar con el músculo pubocoxígeo, es momento de recurrir a los ejercicios de Kegel.

Cómo practicar el beso de Singapur

Realizar los ejercicios de Kegel pueden ayudarnos a practicar el beso de Singapur. Suelen realizarse antes y después del parto para fortalecer el suelo pélvico y evitar pérdidas involuntarias de orina y son muy sencillos de realizar.

Si nunca los has practicado puedes probarlo haciendo pis, cuando ya esté saliendo la orina, corta su salida de forma voluntaria. Ese músculo que has utilizado es el pubocoxígeo. Una vez detectado puedes realizar ejercicios para ir ganando en control y fuerza. Puedes practicar los ejercicios de Kegel de 4 formas distintas, algo que te ayudará a perfeccionar tu técnica del beso de Singapur:

Existen varias formas de hacer los ejercicios de Kegel:

  1. Lento. Aprieta los músculos tirando de ellos hacia arriba, contráelos y mantenlos así mientras cuentas hasta 5. Luego, relájalos durante 5 segundos más, y repite la serie 10 veces. Cuanto más tiempo consigas aguantar la contracción de los músculos, más fuertes se harán.
  2. Rápido. Se trata de coger velocidad apretando y relajando los músculos tan rápidamente como puedas durante 1 minuto.
  3. Haciendo una onda. Se trata de contraer estos músculos de delante hacia atrás y relájalos de atrás a delante.

Cuando sepas controlarlo bien, es hora de sorprender a tu pareja con el beso de Singapur o pompoir, una técnica sexual milenaria para proporcionar un placer adicional al hombre y hacerle llegar al orgasmo.