Cuál es la diferencia entre conciencia y consciencia

Estar consciente o ser consciente, ¿en qué se diferencian?

Alba Caraballo - 6 de octubre de 2020 - Educación Psicología

¿Qué frase es la correcta?: Juan perdió la consciencia al caerse de la cama o Juan perdió la conciencia al caerse de la cama.

Estos dos términos, conciencia y consciencia se confunden muy habitualmente en el uso cotidiano. Es frecuente escuchar en televisión, radio o incluso leer en prensa o en blogs el término incorrecto para el caso. Y es que, son palabras a las gramaticalmente solo separa una "s", por lo que es fácil caer en el error; sin embargo, terminológicamente les separa un abismo. En realidad significan cosas muy diferentes dentro del campo de la psicología.

Veamos más de cerca cuál es la diferencia entre conciencia y consciencia, qué significa cada término y cómo puedes distinguirlos en el uso cotidiano para evitar caer en el error.

Conciencia y consciencia: ¿Cuál es la diferencia?

Tanto la palabra conciencia como la palabra consciencia comparten un mismo adjetivo: consciente (ya que no está admitida la grafía de conciente). Esto nos lleva a utilizarlos como sinónimos en muchos casos, sin embargo, no siempre es posible. ¿Cuándo utilizar conciencia y cuándo consciencia?

Qué es la conciencia (con ejemplos)

Los antiguos griegos y filósofos de todas las épocas ya han discutido sobre este asunto: ¿qué es la conciencia? 

La definición recogida por el Real Diccionario de la Lengua Española es: "conocimiento del bien y el mal que permite a la persona enjuiciar moralmente la realidad y los actos, especialmente los propios".

Por lo tanto, tu conciencia es aquella parte de tu personalidad que te ayuda a discernir entre el bien y el mal. Es lo que te hace sentir mal cuando no obras correctamente, y lo que te hace sentir contento cuando has sido amable o empático con los demás. 

En cualquier caso, esta es la respuesta corta porque pensadores de muy distintas épocas han pasado una inmensa cantidad de tiempo y tinta tratando de desentrañar el misterio de cómo funciona la conciencia y dónde reside. Pero ahondar en este campo es encontrarse con la teoría freudiana de la personalidad. Freud pensaba que la mente a menudo se compara con un iceberg. La parte del iceberg que se puede ver sobre la superficie del agua representa la consciencia. Es aquello de lo que somos conscientes y podemos describir y articular con claridad. Sin embargo, la mayor parte del iceberg se encuentra bajo la superficie del agua, que Freud comparó con la mente inconsciente o con todos los pensamientos, recuerdos e impulsos que están fuera de nuestra consciencia.

Otros filósofos gastaron ríos de tinta en este punto, como Joseph LeDoux quién planteó comparaciones entre la conciencia humana y la animal o con René Descartes quien argumentó que mente y alma son dos cosas muy diferentes. 

Aclaremos un poco más qué es la conciencia y cuándo podemos aplicar este término con unos ejemplos: 

  • Su mala conciencia no le debe dejar dormir bien por las noches.
  • Nuestra sociedad no toma conciencia del problema medioambiental.
  • Debemos aplicar la conciencia histórica a la hora de tomar una decisión.

Qué es la consciencia (con ejemplos)

La consciencia es la visión que tienes sobre ti mismo y el mundo que te rodea. Implica estar despierto y... consciente. Es decir, es el acto psíquico por el que el hombre se percibe a sí mismo en el mundo.

En psicología, la mente consciente es todo aquello que está dentro de la conciencia: sensaciones, recuerdos, fantasías, sentimientos, percepciones, ideas, pensamientos.

¿Te has parado en algún momento del día para darte cuenta de lo que estás pensando?, ¿y de lo que estás sintiendo? Si es así, has sido consciente de tus pensamientos y de tus emociones. Por lo tanto, la consciencia pasa por prestar atención a los detalles, a los emociones y a las ideas, y además es conocer cómo ello te hace sentir.

Ver también: cuál es la diferencia entre pensar y razonar

Veamos con varios ejemplos cuándo utilizar el adjetivo consciencia: 

  • Juan perdió la consciencia al caer de la cama (y con esto respondemos a la pregunta con la que iniciábamos el artículo).
  • No eres consciente del esfuerzo que hemos hecho al enviarte a estudiar a la Universidad.
  • Soy consciente de que he estado un poco irascible estos días.

Conciencia vs. Consciencia

Ahora que ya conoces la definición de ambos términos puede que tengas una idea más clara sobre la diferencia entre una y otra, ¿no? Sigamos adelante pues para marcar aun más la diferencia porque si bien conciencia y consciencia son términos diferentes, están relacionados entre sí: 

- La consciencia se refiere a tus experiencias conscientes, a tus propios pensamientos, recuerdos o sensaciones. Para que puedas visualizarla, se suele representar como una corriente que cambia con el flujo de tus pensamientos y experiencias en el mundo que te rodea.

- La conciencia, es lo que te impide actuar según sus impulsos y deseos más primarios y básicos, es la base moral que guía tu comportamiento social y te conduce a comportarte de una manera civilizada. Es el conocimiento moral de lo que está bien y lo que está mal.

- La consciencia implica estar despierto, mientras que la conciencia implica un sentido interno del bien y del mal.

- Tu consciencia te permite ser consciente de tu lugar en el mundo, mientras que tu conciencia te permite comportarte en este mundo de manera moral y socialmente aceptable.

Conclusión

La diferencia entre conciencia y consciencia suele ser difícil de precisar, de hecho, el psicólogo William James afirmaba que "conocemos su significado siempre que nadie nos pida que lo definamos". 

Aunque ambos términos se confundan a menudo o se utilicen como sinónimos, recuerda que consciencia y conciencia se refieren a cosas diferentes. 

La consciencia te permite darte cuenta de tu lugar en el mundo, mientras que tu conciencia te permite distinguir entre lo que está bien y lo que está mal.