Cómo contestar en una entrevista de trabajo a: "¿cuál es tu principal defecto?"

Preguntas difíciles en entrevistas laborales, ¿cómo salir reforzado?

Alba Caraballo - 2020-06-23 13:16:00 - Trabajo

Hay una pregunta tipo en una entrevista de trabajo para la que es mejor prepararse con antelación: "¿cuál es tu principal defecto o debilidad en el trabajo?".

No es una pregunta sencilla de responder ya que, por un lado, nadie quiere revelar sus secretos más ocultos a su posible jefe y, por otro lado, tampoco va a colar cualquier respuesta preparada y poco auténtica. 

Te explicamos cómo salir reforzado de la tan usada pregunta sobre tus defectos en el trabajo al realizar una entrevista.

¿Cuál es tu mayor defecto en el trabajo? Una pregunta difícil 

responder a tus defectos en una entrevista de trabajo

En una entrevista de trabajo lo que buscas es lucirte, exponer tus mejores bazas, sacar a la luz aquello que puede destacar de tu perfil. Por el contrario, lo último que deseas es que tu entrevistador note cuáles son tus puntos débiles. Así, la pregunta en una entrevista "¿cuáles son tus defectos?" es un obstáculo difícil de salvar, sin embargo no imposible. De hecho, incluso puedes usarla para salir reforzado.

¿Por qué preguntan por los defectos en una entrevista?

Cuando realizo una entrevista de trabajo y realizo este pregunta, lo que realmente quiero saber es si la persona a la que voy a emplear se ajusta al perfil que se demanda. 

Por ejemplo, si dices que eres una persona individualista, y el perfil que se demanda es para trabajar en un equipo muy cohesionado, automáticamente quedarás descartado de la lista de candidatos. Puede suceder al contrario, que la persona diga que alcanza su potencial cuando está en equipo mientras que el candidato ha de ser capaz de funcionar de forma muy autónoma.

Sea como fuere, las respuestas tipo tampoco funcionan, un entrevistador que pasa una mañana viendo candidatos, no quiere volver a escuchar aquello de "mi defecto es que soy muy perfeccionista", lo siento, no vale, ha sido usado hasta la saciedad.

Cómo responder "¿Cuál es tu principal defecto como trabajador?"

Como exponíamos antes, vamos a comenzar descartando lo del perfeccionismo, es tan usado que incluso pueden pedirte que nombres otro defecto y ahí, te pillen.

En cualquier caso, el ejemplo de "soy muy perfeccionista" nos sirve para ilustrar cómo ha de ser esta respuesta. Se trata de convertir algo negativo en positivo o puedes usar estos trucos: 

1. Mencionar defectos no esenciales

Puedes ser honesto con tu entrevistador y mencionar alguno de tus defectos, sin embargo, seleccionando aquello que no es esencial para resolver con éxito el trabajo.

Por ejemplo, si optas a un puesto de redactor junior, puedes mencionar que los números no son tu fuerte, siempre terminando con un punto positivo "pero estoy estudiando analítica web para poder desarrollar más aspectos de mi perfil y encuentro que es realmente interesante".

En este caso, estás siendo sincero, algo que se agradece en una entrevista cuando has visto demasiados candidatos ceñidos a un guión, y además estás dejando claro que sigues mejorando tus conocimientos para adaptarte.

2. Menciona un defecto que has superado

Puedes retroceder en el tiempo para explicar a tu posible empleador qué dificultad encontraste en tu anterior trabajo y cómo has trabajado desde entonces para superarla. Explica qué pasos seguiste para superar ese defecto laboral.

Por ejemplo, "en mi anterior trabajo me ascendieron a supervisor e incialmente me supuso una dificultad el tener que coordinar el trabajo de tantas personas ya que siempre había trabajado de forma individual. Sin embargo, pude mejorar durante aquella experiencia la gestión del trabajo con equipos e incluso me resultó tan gratificante que me gustaría poder repetir la experiencia".

3. Convierte una cualidad negativa en positiva

Otra opción para responder es convertir lo negativo en positivo. Por ejemplo, "hay quien puede pensar que soy imprudente, es decir, si alguna parte del trabajo no me encaja, creo que no se están haciendo bien las cosas o pienso que el proyecto está cojo, no puedo callarme. Para algunas personas puede resultar molesta esta sinceridad, sin embargo, no sé hacer mi trabajo sin poner en evidencia los posibles fallos, tanto míos como de los demás.

En este caso, la persona está revelando que no va a callar si algo está mal, aunque haya quien vaya a sentirse molesto. Este defecto-cualidad, realmente puede ser molesto para algunos pero los supervisores o gerentes valoran que su trabajador tenga un pensamiento crítico, hacia sí mismo y hacia los demás.

4. Da un salto hacia tus cualidades

No te detengas demasiado en tus defectos, los nervios podrían jugarte una mala pasada y meterte en un jardín del que no podrás salir con facilidad. Sal rápido del capítulo "defectos" y salta directamente a los logros. Por ejemplo, "no se me ocurre ahora mismo un defecto que pueda suponer un problema a la hora de trabajar, seguro que los tengo como todo el mundo, pero nada que me haya supuesto un gran obstáculo en el trabajo. Siempre intento hacerlo lo mejor posible y con ilusión e implicación, que son las cualidades que más han destacado mis jefes siempre de mi".

Consejos para superar las pregunta difíciles en una entrevista

En una entrevista de trabajo tienes unos minutos para convencer a tu entrevistador de que eres la persona más adecuada para el puesto de trabajo que se oferta. Tu Curriculum Vitae te ha llevado hasta allí, ahora falta dejar constancia que estás por encima de otros candidatos y, para ello, es fundamental no solo tener labia, sino preparar la entrevista. Te aconsejamos: 

- Hacer una labor de investigación sobre la empresa que va a contratarte para poder responder durante la entrevista con ejemplos relacionados con el trabajo que ellos realizan. Da mala impresión no saber nada sobre tu posible futura empresa. 

- Prepara tus respuestas: no es necesario que memorices cada una de las posibles respuestas, pero sí que tengas clara tu línea de respuestas. Puedes ensayar frente al espejo para no enredarte, ir a lo esencial y controlar además el lenguaje del cuerpo.

Leer más: cómo responder a las preguntas difíciles en una entrevista

- Sé honesto: un entrevistador captará en cuestión de segundos qué respuestas están estudiadas y cuándo estás siendo sincero y honesto. Ensayar las respuestas no implica inventar todo un personaje porque los entrevistadores están preparados para detectar la mentira y la falsedad. 

- Sé concreto: las entrevistas de trabajo tienen una duración determinada, si te enredas contando aspectos secundarios, habrás perdido la oportunidad de poner sobre la mesa tus mayores cualidades. Sé correcto, conciso y concreto en tu exposición. En definitiva, no te vayas por las ramas, porque terminarás aburriendo a tu entrevistador o peor aun, metiéndote en un auténtico jardín en las preguntas difíciles.

- Evita la arrogancia: mostrarse demasiado perfecto o soberbio es un camino directo al último puesto de candidatos. No afirmes que no tienes ninguna debilidad o que nunca te has equivocado en el trabajo, no cuela.

- Siempre positivo: muéstrate fácil de trato, accesible, disponible y con un carácter positivo. No dejes que los nervios te jueguen una mala pasada y te hagan mostrarte antipático y seco cuando te hacen una pregunta que te resulta incómoda.