Cómo quitar las uñas de porcelana en casa y sin dolor

Trucos caseros para eliminar las uñas acrílicas con y sin acetona

Alba Caraballo - 26 de septiembre de 2018 - Belleza

Si has llevado durante un tiempo unas bonitas uñas de porcelana o acrílicas para dar más extensión a tus uñas o lucir unas manos más cuidadas pero estás cansada de ellas, te contamos cómo quitar las uñas de porcelana en casa, sin dolor y de una forma sencilla. No hace falta que seas profesional de la manicura, solo que sigas estos sencillos consejos.

Trucos para eliminar las uñas de porcelana de forma fácil y en casa

Al cabo de unas semanas tras la colocación de las uñas de porcelana llega el temido momento, ya no lucen tan glamurosas y es hora de retirarlas. Si acudes a un centro de belleza, lo harán por ti, pero eso sí, habrás pagado dos veces, una por colocarlas y otra por retirarlas. Si no tienes tiempo, ni quieres pagar más dinero, hazlo tu misma en casa.

Estrategia para retirar las uñas de porcelana con acetona y papel de aluminio

La acetona pura, que puedes adquirir en cualquier supermercado, es tu aliado en esta tarea. Es un compuesto químico que sirve como disolvente y, suele utilizarse para eliminar el esmalte de uñas. En este caso, lo emplearemos para remover las uñas de porcelana.

Para comenzar necesitas: acetona, cortauñas, un limpiador de uñas, algodón, vaselina y papel de aluminio.

1. Corta tus uñas de porcelana con el cortauñas lo más cortas que puedas.

2. Si las llevas pintadas, retira el color con quitaesmaltes para evitar que te manches.

3. Aplica vaselina en la zona de la cutícula.

4. Empapa trocitos de algodón en acetona y colócalo en la uñas.

5. Ya solo queda envolver los dedos con papel de aluminio para evitar que se caigan los algodones.

6. Espera media hora aproximadamente y retira todo. Hazlo con cuidado para evitar daños en tu uña, pero con este truco, la uña de porcelana se desprenderá.

7. Si ves que alguna ha quedado más pegada, repite el proceso y déjalo un poco más de tiempo.

Truco para quitar las uñas acrílicas con acetona y agua

De nuevo, la acetona será tu aliada para retirar las uñas de porcelana sin dolor. En este caso necesitas : palitos de naranjo especiales para uñas, vaselina, cortauñas, pinzas, cuencos y agua.

1. Recorta tus uñas lo más cortas posible y retira el quitaesmaltes si llevas.

2. Utiliza el palito de naranjo para hacer un poco de palanca desde las cutículas. No presiones demasiado fuerte.

3. Llena un cuenco con acetona y otro más grande con agua tibia. Coloca el de la acetona dentro del del agua para calentarla un poco.

4. Aplica vaselina en la piel que rodea las cutículas para protegerla. Sumerge las uñas en el recipiente de acetona y comprueba que toda la uña ha quedado sumergida.

5. Este proceso te llevará una media hora, así que tómalo con calma.

5. Al cabo de este tiempo deberías poder retirar las uñas con unas pinzas, pero si no salen, mantén las manos sumergidas un poco más e inténtalo más adelante.

Cómo eliminar las uñas de porcelana sin acetona

Ya que la acetona es un elemento químico hay quien prefiere evitar eliminarlas con este sistema, no te preocupes, hay otras fórmulas que te permitirán hacerlo. Para ello necesitas un quitaesmaltes sin acetona, cortauñas, unas pinzas y un cuenco.

1. Corta tus uñas lo más cortas posibles.

2. Utiliza las pinzas para hacer palanca desde el borde para abrir un poquito.

3. Vuelca un quitaesmalte sin acetona en un cuenco y remoja las uñas durante al menos media hora.

4. Cuando estén más flojas, retíralas con unas pinzas, y si alguna quedó más pegada, vuelve a remojarlas un poco más.

Truco para eliminar las uñas de porcelana con una lima

Con esta opción habrás de tener cuidado para que tu uña natural sufra lo menos posible. Necesitas un cortauñas, un palito de naranjo y una lima pulidora.

1. Elimina el quitaesmalte si lo llevas y corta las uñas lo más cortas que puedas.

2. Utiliza una lima pulidora para ir acabando con la capa de la uña acrílica y te cuidado cuando llegues a la capa que forma parte de tu propia uña.

3. Termina con una lima normal y un palito de naranjo para acabar con los restos que puedan quedar.

4. Este proceso puede hacer sufrir tus uñas por lo que es conveniente que apliques un aceite para enriquecerlas en cada uña dando un ligero masaje y, para finalizar, crema hidratante.