Cómo hacer un huevo escalfado perfecto

2 métodos para pochar un huevo y que quede bien

Andrea Hidalgo - 3 de febrero de 2021 - Recetas

¿Has intentado alguna vez pochar un huevo y te ha quedado una revuelto de una sustancia viscosa dentro de una cazuela? Te presentamos dos formas de escalfar un huevo y que quede perfecto. Es una opción muy buena si prefieres evitar el huevo frito en aceite y tomarlo así, con menos calorías.

Sigue nuestro tutorial en vídeo, además de los consejos que te damos a continuación, para que tus huevos escalfados queden perfectos y, lo mejor, también deliciosos. ¡Y con la yema en su punto para mojar con pan!

Ver también: Cómo cocer un huevo y que quede perfecto

Consejos para escalfar un huevo y que quede bien

Cuando vayas a escalfar un huevo has de tener en cuenta que quedará mejor si utilizas un huevo que esté muy fresco, de esta manera, es conveniente que revises la fecha de caducidad de los mismos antes de cocinarlo. Es el truco de los grandes chefs para que el escalfado quede perfecto.

Ver también: Cómo saber si un huevo está en mal estado

Te habrás encontrado con algunos consejos en los que te dicen que añadas vinagre en el agua para pochar el huevo ya que quedarán mejor hechos. Quizás sea cierto pero, si alguna vez lo has intentado, habrás tomado huevo pochado con sabor a vinagre, algo que resulta muy desagradable. 

Para pochar un huevo has de poner agua a hervir en una cazuela... ¡Ojo! El agua no ha de estar en plena ebullición cuando vayas a echar el huevo, pero sí ha de estar en ese punto en que ves unas burbujas muy pequeñas. Recuerda, huevo escalfado no es un huevo hervido. 

Los huevos escalfados son perfectos para muy distintos tipos de recetas, puedes servirlos con guisantes con jamón como nosotros o incluso sobre una tosta de aguacate, con espárragos trigueros o tal cual con aderezado con sal, pimienta y alguna hierva a tu elección. 

Si los huevos son realmente frescos, no tendrás que hacer otra cosa que cascarlos en un bol y, desde ahí, verterlos en el agua. De lo contrario, puedes recurrir a los dos siguientes trucos.

Método 1 para hacer un huevo escalfado

Toma una varilla o una cuchara y comienza a dar vueltas al agua hasta que se forme un remolino. Ahora, has de cascar el huevo y echarlo justo en el medio del remolino. La inercia del agua hará que la clara vaya envolviéndose alrededor de la yema. 

El huevo tardará unos minutos en hacerse, el nuestro tardó poco más de 3 minutos y, en ese tiempo, volvimos a remover para formar el remolino un par de veces. Eso sí, ten cuidado para no romper el huevo. 

Una vez transcurrido el tiempo, solo has de sacarlo, sazonarlo y... ¡a comer! La yema estará para chuparse los dedos, en su punto. 

Método 2 para hacer un huevo pochado

Si el huevo escalfado se te suele deshacer en la cazuela y no logras darle el punto, puedes recurrir a este sencillo truco: 

- Toma un tazón pequeño y cúbrelo de film  haciendo como una especie de cama.

- Casca el huevo y deja que repose sobre el papel film.

- Toma los extremos del papel, únelos y átalos en un nudo dejando el huevo crudo dentro del papel.

- Échalo a la cazuela cuando esté a punto de ebullición, pero sin romper a hervir, y deja que se cocine. 

- Sácalo cuando esté preparado, corta con las tijeras el nudo para liberar al huevo y... ¡ahí tienes tu huevo pochado!