Por qué necesitamos a las abejas. Curiosidades sorprendentes sobre estos insectos

Cosas sorprendentes que debes saber sobre las abejas

Alba Caraballo - 21 de mayo de 2018 - Curiosidades

Piensa en las abejas, ¿cuántas cosas sabes sobre ellas? Quizás conozcas que sus colores son el negro y el amarillo, que toman néctar de las flores y nos dan miel y que producen un curioso zumbido cuando vuelan. Sin embargo, hay mucho más que saber sobre ellas. Te contamos por qué necesitamos a las abejas y otras curiosidades sorprendentes sobre ellas.

Curiosidades sobre las abejas

La picadura de las abejas también tiene beneficios: sí, es dolorosa y sí, hay quien es alérgico a su picadura y pone en peligro su vida si no recibe la atención necesaria de forma urgente. Sin embargo, no todo es malo. El veneno de la abeja contiene una toxina llamada melitina que puede prevenir el VIH. Se ha descubierto que la melitina puede dañar el sistema protector del virus. También pueden aliviar el dolor que causa la artritis reumatoide ya que las moléculas del veneno aumentan el nivel de glucocorticoides del cuerpo, una hormona antiinflamatoria.

Su esperanza de vida es distinta según la temporada del año: Durante los meses más fríos las abejas obreras pueden llegar a vivir hasta 9 meses, mientras que en verano no viven más de 6 semanas.

Las abejas desafían a la edad: se ha descubierto que cuando las abejas más mayores hacen trabajos que suelen hacer los miembros más jóvenes de la colmena, su cerebro deja de envejecer. Este descubrimiento puede ayudar a los científicos a desacelerar el proceso de aparición de la demencia o la senilidad.

Algunas abejas no pican: las abejas reina no pican ya que su aguijón está atrofiado, tampoco pican los zánganos que no tienen aguijón.

Las abejas mueren cuando pican: las que pican son las abejas obreras que inyectan su veneno al clavar el aguijón. Este tiene forma de sierra y, una vez ha sido introducido en la piel de la víctima no consigue recuperarlo. Es más con él pierde sus órganos vitales y muere a los pocos minutos.

El propóleo de las colmenas tiene muchas aplicaciones en medicina: las abejas utilizan resina de álamos y otros árboles de hoja perenne para reforzar sus colmenas. Esto es el propóleo. Aunque las abejas lo utilizan como pegamento, los humanos lo hacemos para combatir hongos, bacterias y virus.

Tienen supervisión: las abejas usan el sol como una brújula, pero cuando está nublado, utilizan fotorreceptores para encontrar el lugar del sol en el cielo.

Las abejas se comunican entre sí: utilizan sus sentidos para transmitir mensajes al resto de abejas. El olor de las feromonas es utilizado para indicar unidad familiar en una colmena, a través del gusto informan de las variedades de plantas a libar y el sonido sirve para transmitir señales de peligro o localización. Incluso se transmiten mensajes entre ellas a través de lo que se conoce como el baile de las abejas.

Sin abejas no existiríamos: realmente no existiríamos si no existieran los insectos polinizadores ya que un tercio de nuestra alimentación desaparecería. Las abejas son los polinizadores más efectivos, es por ello que se suele decir que sin abejas no podría haber vida humana o animal.