Qué es la insulina y para qué sirve

Alba Caraballo - 2018-02-17 09:07:00 - Salud

Es muy posible que asocies insulina a pacientes diabéticos, sin embargo, es mucho más que eso, es el combustible de nuestro cuerpo, la necesitamos para hacer desde las funciones más nimias a las que requieren más energía. Así funciona la insulina y esto es lo que ocurre cuando está muy alta o muy baja.

Cómo funciona la insulina

Qué es la insulina

La insulina es una hormona que se produce en el páncreas cada vez que comemos. ¿Cómo funciona? Durante el proceso de alimentación, es decir a medida que ingerimos alimentos, los nutrientes se descomponen:

  • Las grasas se convierten en ácidos grasos.
  • Las proteínas se convierten en aminoácidos.
  • Los hidratos de carbono se convierten en glucosa.

Todos estos nutrientes pasan por el torrente sanguíneo. Y durante ese proceso de metabolización de los alimentos, el páncreas comienza a segregar insulina. Lo hace para poder utilizar todos esos nutrientes de los alimentos que ingerimos.

Cuando esa insulina segregada por el páncreas llega a la sangre ocurren dos cosas:

  • Se facilita el movimiento de la glucosa en las células y se utiliza como energía para que podamos realizar distintas funciones, desde abrir un libro a levantarnos para abrir la puerta, desde pensar a correr.
  • Evita que la grasa almacena en las células sea usada. ante el almacenamiento del exceso de glucosa en los músculos y el hígado.

Qué ocurre cuando el nivel de insulina es muy alto

Cuando el nivel de insulina es desproporcionado, el nivel de glucosa en sangre puede bajar tanto que se produce una hipoglucemia, que es una glucosa por debajo a 70mg/dl. Esto provoca debilidad, dolor de cabeza, mareos, temblores, náuseas, fatiga, sudoración e incluso pérdida del conocimiento.

Para saber si el nivel de insulina es muy alto, los pacientes diabéticos utilizan un medidor de glucosa, toman una muestra de sangre utilizando una lanceta y obtienen los niveles en el mismo instante. Si la glucosa es muy alta se recomienda realizar ejercicio físico inmediatamente para poder regular el nivel de azúcar en sangre.

Qué ocurre cuando el nivel de insulina es muy bajo

Sin la suficiente insulina, la glucosa se acumula en la sangre en lugar de llegar hasta las células y se presentan síntomas de diabetes.

En personas no diabéticas, una bajada de insulina puede ser provocada por consumo de alcohol, falta de cortisol, insuficiencia renal o hepática o algunos medicamentos como antibióticos o fármacos para el corazón.

Si el páncreas no produce la suficiente insulina, el cuerpo comienza a tomar las células grasas para conseguir energía.

Ante una falta total de insulina, el cuerpo no puede asumir sus propias necesidades de energía y la persona puede llegar a un coma diabético, por lo tanto a la muerte.

Mitos de la insulina

Muchas personas piensan que la insulina inyectada produce ceguera, pero es totalmente falso. La insulina no produce ceguera, es una hormona que pertenece a nuestro organismo, la secretamos nosotros, es la falta de insulina la que a medio o largo plazo puede provocar problemas de salud.

Cuando se decide a tomar la insulina el nivel de azúcar está muy alto, en esos momentos en que los niveles han estado muy elevados bajan a niveles normales, esa corrección rápida en un período corto hace que se produzcan cambios en el cristalino del ojo y se note que haya visión borrosa. Aunque esto es temporal, el cuerpo se va equilibrando.