Qué famosas frases jamás se dijeron. Citas célebres que no existieron

Citas de personajes famosos que, realmente, no fueron así dichas

Alba Caraballo - 2 de febrero de 2021 - Curiosidades

A lo largo de la historia, se ha atribuido a algunos personajes frases que jamás se dijeron, también se han fabricado algunas citas que nunca se escribieron o incluso algunas leyendas urbanas se encargaron de transmitir a lo largo de los años expresiones que no existieron realmente. Así, hoy en día seguimos citando a políticos, escritores, reinas o incluso astronautas sin saber que, en realidad, jamás pronunciaron esa frase tan famosa. Estas son algunas citas célebres que nunca existieron con su origen e historia. 

Julio César: Alea jacta est

La frase "Alea jacta est" (La suerte está echada), se le atribuye a Julio César (100 a.C. ? 44 a.C.). Esto al menos es lo que contó Suetonio en su obra "Vida de los doce césares".

El general avanzaba desde la Galia con sus tropas hacia Italia y, el Rubicón constituía una frontera con Roma. Si lo atravesaba con sus legiones echaba un pulso a Pompeyo, se entendía que le declaraba la guerra, ya que a ningún general se le permitía cruzarlo con sus legiones. Cuentan que dijo esta frase entendiendo que, una vez cruzado el río, no había marcha atrás, solo podía ir hacia delante para luchar por lograr el poder de Roma. 

Sin embargo, hay otra teoría. El historiador Plutarco de Queronea, en su obra Vidas paralelas, afirma que nunca pronunció esta frase en latín. Lo que hizo fue citar a Meandro, un comediógrafo griego del que era seguidor. En realidad pronunció una frase en griego. ¿Quieres saber qué significa? Viene a decir algo así como "que el dado ha sido tirado". Es algo similar, porque afirmaba que una vez tirados, había que seguir adelante, pero no, no es la mítica "Alea jacta est".

Ver también: Curiosidades de la Antigua Roma

Sherlock Holms: Elemental, querido Watson

¿Alguien en la sala no ha escuchado alguna vez la frase "Elemental, querido Watson". Según la creencia popular, las series de televisión y el cine, fue el sagaz detective Sherlock Holms quien se lo decía a su ayudante Watson cada vez que resolvía un misterio. Habrás escuchado esta frase un montón de veces e incluso la has dicho, citando a su autor, Holms. La cuestión es que Holms nunca la dijo. En ninguno de los escritos de Arthur Conan Doyle, Sherlock jamás pronunció la famosa frase "Elemental, querido Watson". La cita más cercana que aparece en sus textos es "Elementary, said he" (Elemental, dijo). No es tan contundente, ¿verdad?

Gandhi: Sé el cambio que deseas ver en el mundo

Mohandas Karamchand Gandhi (Porbandar, India británica; 2 de octubre de 1869 - Nueva Delhi, Unión de la India; 30 de enero de 1948), fue un pacifista, líder de la desobediencia civil no violenta y defensor del movimiento de Independencia de la India. De este recordado personaje, nos han llegado cientos de frases. Se le cita como ejemplo de la lucha por la paz sin utilizar la violencia.

Una de sus citas más célebres, recogida en cientos de artículos es "Sé el cambio que deseas ver en el mundo", una genial frase cargada de significado, que además invita a la reflexión. Pues bien, según el New York Times, Gandhi jamás pronunció esta sentencia, lo que realmente dijo fue "Si pudiéramos cambiarnos a nosotros mismos, las tendencias en el mundo también cambiarían. Así como un hombre cambia su propia naturaleza, también cambia la actitud del mundo hacia él. No necesitamos esperar para ver lo que hacen los demás".

A alguien le debió parecer interesante resumir todo este pensamiento en el consabido "Sé el cambio que deseas ver en el mundo".

Nicolás Maquiavelo: El fin justifica los medios

Esta cita, que se atribuye generalmente a Nicolás Maquiavelo (1469 - 1527) autor de la obra El príncipe. Así, "El fin justifica los medios", se suele utilizar cuando se ha realizado una acción poco ética para conseguir algo. 

Y es que, en su obra Maquiavelo defendió la viabilidad de ejercer la política de forma amoral para logra un fin deseado. Sin embargo, en ningún punto de esta obra se cita tal frase, ni tampoco se le atribuye al propio filósofo italiano. Existen dos teorías en torno a esta frase, una de ellas apunta directamente al mismísimo Napoleón Bonaparte, de quien se dice que la escribió en la última página de su ejemplar de "El príncipe" una vez leída la obra. Tiene sentido, ¿verdad?

Otra teoría mucho más extendida señala a que pudiera ser una transformación de una frase en latín extraída de la obra del teólogo alemán Hermman Busenbaum, "Medulla theologiae moralis"(1645) , muy posterior a Maquiavelo. Esta frase dice literalmente: "Cum finis est licitus, etiam media sunc licita", es decir, Cuando el fin es lícito, también son los medios. 

Neil Armstrong: Un pequeño paso para el hombre, un gran salto para la humanidad

Durante años se ha debatido si Armstrong dijo "that's one small step for a man?" (es un pequeño paso para un hombre)  o bien "that's one small step for man?" (es un pequeño paso para el hombre) cuando pisó la luna. Puede parecer insignificante la diferencia, tan solo una "a" separa una frase de otra. Sin embargo, el significado es bien distinto. Para empezar, porque hombre y humanidad son sinónimos. 

Amstrong siempre mantuvo que dijo "para un hombre" aunque en la grabación no se distinguía bien. Años después, su hermano Dean puso fin a la discusión al descubrir un trozo de papel que había preparado el astronauta antes de subir al Apolo 11 en el que se indicaba la frase: "es un pequeño paso para un hombre, un gran salto para la humanidad".

En este sentido, tampoco se pronunció literalmente la frase "Houston, tenemos un problema". Lo que realmente dijo Jack Swgert durante el viaje del Apolo 13 fue: Ok, Houston, "hemos tenido un problema aquí", y su compañero Jim Lovell secundó "Ah, Houston, hemos tenido un problema".

Churchill: Sangre, sudor y lágrimas

Quizás conozcas la expresión pero no al autor al que se le atribuye. Pues bien, se suele atribuir a Winston Churchill quien la pronunció durante el discurso que dio ante la Cámara de los Comunes el 13 de mayo de 1940, ocho meses después de haber comenzado la Segunda Guerra Mundial. 

Sin embargo, lo que realmente Churchill dijo fue: "No tengo nada que ofrecer más que sangre, trabajo, lágrimas y sudor", pero eso es mucho menos pegadizo que "la sangre, el sudor y las lágrimas" que quedaron para la posteridad. En este caso, la cita no se recogió literalmente, se acortó y así es como queda en la memoria colectiva.

María Antonieta: Que coman pasteles

No, la realidad es que la mujer que terminó guillotinada en la Bastilla, Maria Antonieta, por más excesos que cometiera, nunca dijo aquello de "Qu'ils mangent de la brioche" o lo que es o mismo, Que coman pasteles. 

Según se ha creído durante mucho tiempo, cuando a María Antonieta, reina de Francia, se le informó que los ciudadanos hambrientos de París no tenían pan para alimentarse a sí mismos y a sus familias, ella se encogió de hombros y declaró: "Que coman pasteles".  Esta frase se ha repetido como signo de la total indiferencia de los reyes franceses hacia su pueblo mientras ellos vivían en el lujo y la opulencia.

Fue Jean Jacques Rousseau, quien cita esta frase en un documento escrito en 1763. En aquel manuscrito se refirió a "une grande princesse" (una gran princesa) que siendo advertida de los campesinos que mueren de hambre debido a la falta de pan, respondió a sus consejeros diciendo, "S'il n'ont plus de pain, qu'ils mangent de la brioche "(si no tienen pan, que coman pastel).

Quizás muchos entendieron que esa gran princesa era María Antonieta, pero en el momento en el que se recogió la cita ella contaba solo con 13 años de edad. Y además, no se convirtió en reina hasta 1774, 9 años después de que la cita fuera escrita por Rousseau. De hecho, en realidad este autor se refería a María Teresa de Austria, infanta de España y de Portugal, archiduquesa de Austria y, al casarse con Luis XIV, reina consorte de Francia. 

Ché Guevara: Más vale morir de pie que vivir arrodillado

Aunque el Ernesto Guevara, el Ché, sí pronunció esta frase, en realidad no la creó. Antes que él ya la usaron otros líderes políticos, entre ellos Dolores Ibarruri, conocida como La Pasionaria, presidenta del Partido Comunista de España quien la dijo en varios discursos durante la guerra civil española "Antes morir de pie que vivir de rodillas". 

La mayor parte de historiadores citan a Emiliano Zapata, uno de los líderes militares y campesinos más importantes de la Revolución mexicana (1879 - 1919), como autor y difusor de la frase que posteriormente recogieron otros líderes políticos. 

Groucho Marx: Perdonen que no me levante

La ironía del actor, humorista y escritor estadounidense ha llegado hasta el punto de crear una falsa creencia en torno a su lápida. Existe la idea de que en su tumba reza la siguiente frase "Perdonen que no me levante", algo que podría haber sido posible dado el sentido del humor de Marx. La realidad es que el actor fue incinerado y lo que se conserva en el Eden Memorial Park de Los Angeles, es una placa en el lugar donde reposan sus cenizas en la que tan solo figura su nombre.