Cómo hacer jabón de glicerina casero y qué beneficios tiene

Jabón de glicerina: qué es, beneficios y cómo fabricarlo en casa

Quonomy - 2018-11-29 10:40:00

La glicerina es un compuesto derivado de los aceites vegetales muy utilizado en cosmética por sus múltiples beneficios, sobre todo para personas con trastornos en la piel.

Aprende a hacer jabón de glicerina casero y conoce qué beneficios tiene la glicerina para el cuidado de la piel.

Para qué sirve la glicerina

Jabón de glicerina

La glicerina fue descubierta de forma casual en 1779 por un químico sueco que calentaba una mezcla de aceite de oliva. La grasa resultante la identificó como glicerina.

La glicerina o glicerol es un compuesto orgánico derivado de los aceites de origen vegetal. Se trata de un líquido de color claro que se obtiene por la descomposición en agua de grasas y aceites mixtos. También se puede obtener de forma natural en productos fermentados como el vino, el pan o la cerveza.

Es un producto muy conocido en la industria cosmética ya que se utiliza para fabricar jabón o como emoliente en muchos productos para la piel.

Por qué se utiliza glicerina para fabricar jabón

La glicerina comenzó a utilizarse para la fabricación de jabón a mediados del siglo XIX ya que al calentar determinados aceites vegetales y dejar posteriormente que se enfríe, resulta una forma de barra, perfecta para manejar en el aseo personal.

Es un producto natural que no contiene ni alcohol, ni aditivos químicos, ni ningún otro producto que pueda dañar la dermis y, por lo tanto, resulta respetuoso con la piel, sobre todo de las personas con pieles sensibles o atópicas.

Cuáles son los beneficios del jabón de glicerina

- Frente a otros jabones que encontramos en las tiendas, el jabón de glicerina es puramente natural. Esto lo convierte en un producto perfecto para las personas con problemas en la piel.

- Cuando utilizamos otros productos cosméticos que llevan productos químicos, estos eliminan los aceites naturales de la piel, sin embargo, la glicerina respeta la humedad natural de la piel y previene la sequedad.

- Es un producto perfecto para todo tipo de pieles, desde las pieles más grasas a las más secas.

- Es un jabón perfecto para tratar determinados problemas de la piel como el acné, la rosácea, psoriasis, dermatitis o piel seca.

- Según algunos estudios, la glicerina contribuye a prevenir el envejecimiento prematuro de la piel.

- Si te preocupa el cuidado del medio ambiente, has de saber que la glicerina es un producto respetuoso y no tóxico.

La glicerina no está considerada, sin embargo, un producto hipoalergénico, es decir, no se garantiza que no cause una reacción alérgica en algunas personas. No es probable que esto ocurra, por las propiedades de la glicerina, sin embargo, algunas casas cosméticas podrían añadir otros ingredientes al jabón de glicerina que podría causar reacción en algunas pieles.

Consejos para utilizar jabón de glicerina

- Los jabones de glicerina son más caros de fabricar que los que llevan compuestos químicos por lo que se venden a precios más caros. Hacerlo tu mismo puede ahorrarte dinero, aunque lleve un poco más de tiempo.

- La glicerina absorbe gran cantidad de agua por lo que un jabón en barra podría durar menos que otros más convencionales. Cuando termines de usarlo evita dejarlo en una superficie que contenga agua.

- El jabón de glicerina puede utilizarse a diario sin ningún tipo de problema.

- Cuando compres jabón de glicerina en tu tienda habitual, comprueba que no lleve añadidos aceites esenciales, fragancias, alcohol u otros compuestos, ya que dejaría de ser jabón de glicerina puro y puede no tener los efectos que deseas.

Cómo hacer jabón de glicerina paso a paso

En este caso vamos a elaborar un jabón de glicerina con aroma para ello hemos utilizado:

  • Una pastilla de glicerina
  • Aceite de oliva
  • Aceites esenciales (nosotros utilizamos lavanda)
  • Colorantes naturales (si quieres darle color)

1. Para comenzar vierte agua en una cazuela y ponla a hervir.

2. Por otro lado, toma un bol y coloca la tableta de glicerina cortada en trocitos pequeños. Vamos a ponerlo al baño María en la cazuela para que se vaya deshaciendo la glicerina. Ayúdate de una cuchara de madera para ir removiendo.

3. Cuando esté en estado líquido añade unas gotitas de aceites esenciales y a continuación una pizca de colorante natural. Cuanto más le eches, más se teñirá el jabón.

4. Vuelca la mezcla en unos moldes de silicona pero no los llenes hasta arriba.

5. Deja reposar tu jabón hasta que se haya solidificado, desmolda, envuélvelos en papel film y déjalos en un lugar seco y fresco hasta que vayas a utilizarlos. ¡Ya tienes listo tu jabón de glicerina casero!