Por qué salen lunares en la piel. Qué son los lunares, qué los causan y cuándo son peligrosos

Alba Caraballo - 2018-08-18 09:11:00 - Salud

¿Has ido sumando lunares a medida que has cumplido años? Tu piel a lo largo del tiempo ha cambiado y, de repente, un buen día descubres lunares que antes no existían… ¿por qué?, ¿qué hace que salgan lunares en la piel?, ¿cuántos lunares es normal tener?, ¿cuándo son peligrosos los lunares? Descubre todas las curiosidades sobre los lunares.

Qué son los lunares que salen en la piel

por qué salen lunares en el cuerpo

A medida que vamos cumpliendo años, vamos sumando lesiones en la piel que son benignas y comunes, son los lunares, pecas, manchas del sol, lentigos, verrugas… Pero, ¿realmente sabes qué son los lunares y por qué salen en la piel?

Los expertos nos dicen que los lunares son solo crecimientos en la piel. Surgen cuando las células de la piel, llamadas melanocitos, crecen en grupo en lugar de extenderse por la piel.

Estos melanocitos, son los encargados de dar color a nuestros ojos, cabello o labios. Son incluso los responsables de que en verano, cuando nos exponemos al sol, nuestra piel se ponga más morena.

Cuando estos melanocitos se acumulan en una zona de la piel determinada se producen los comunes lunares. Este proceso puede comenzar ya en el vientre materno.

En definitiva, los lunares son formaciones naturales en la piel y los dermatólogos los conocen como nevus. Pueden estar situados en dos zonas de la piel:

  • Entre la dermis y la epidermis, en cuyo caso se denominan nevus juntural.
  • En la nevus superior, llamados nevus compuesto.

Pueden ser de color marrón o negro, pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, incluso en las palmas de las manos o los pies, aparecen solos o, de repente, varios lunares parecen querer formar una constelación en tu cuerpo.

Los lunares suelen ir apareciendo desde la primera infancia en adelante. A medida que van pasando los años, algunos pueden desaparecer, otros hacerse más grandes y, en algunos, pueden incluso nacer pelos.

Qué tipos de lunares podemos tener en la piel

Muchas personas tienden a alarmarse cuando ven un nuevo lunar, pero has de saber que la mayoría de lunares no son cancerosos. Sí pueden serlo aquellos que cambian de color, presentan formas irregulares, va cambiando de forma, si supuran o sangran o te producen picores y molestias.

Los lunares se catalogan en varios tipos:

- Lunares o nevus displásicos: suelen ser más grandes que el resto de lunares, tienen zonas que muestran otros tonos o bordes irregulares. Estos tienen posibilidades de ser un melanoma, es decir, cáncer de piel. Son a los que debemos prestar atención y consultar al dermatólogo.

- Lunares congénitos: suelen aparecer en los recién nacidos, pueden ser redondos u ovalados, pequeños o grandes.

- Lunares comunes adquiridos: pueden salir en cualquier parte del cuerpo y la principal causa para estos lunares es la exposición al sol.

- Lunares de spitz: aparecen entre los 3 y los 13 años, sobre todo en la cara y en la cabeza, son lisos y benignos y solo se recomienda su eliminación si presenta una tonalidad rojiza o elevaciones.

- Lunares rojos o nevus rubí: no son peligrosos y se deben a un crecimiento anormal de pequeños vasos sanguíneos. Si presentas muchos de pronto debes consultar al médico porque puedes estar sufriendo una alteración en el organismo.

Cuándo pueden ser peligrosos los lunares

Toma nota de estas características respecto a los lunares que pueden hacerles peligrosos ya que están asociadas con el cáncer de piel:

- Asimetría: si haciendo un doblez imaginaria la mitad del lunar no coincide con la otra.

- Bordes: si el borde es irregular o incluso borroso.

- Color: cuando el color del lunar no es uniforme en todo el terreno y presenta tonalidades que pueden ser marrón, rojo, azul o incluso blanco.

- Tamaño: cuando el diámetro de un lunar sea más grande que el borrador de un lapicero.

- Cambios: si el lunar evoluciona y cambia de forma, tamaño o color, debes consultar.

Según un estudio realizado por el King's College de Londres y publicado en la revista British Journal of Dermatology, aquellas personas que tienen más de 100 lunares repartidos por todo el cuerpo, tienen 5 veces más riesgo de padecer cáncer de piel.

Qué diferencia hay entre los lunares y las pecas

Las pecas también son manchas que aparecen en la piel, en este caso principalmente en la cara, cuello, pecho y brazos. Son muy comunes y no presentan ningún riesgo para la salud.

Suelen ser comunes en personas de piel blanca y de cabello pelirrojo o rubio.

Las pecas suelen deberse a la exposición al sol o a la genética. No es necesario tratarlas ni eliminarlas a no ser que estés acomplejada por ellas, en cuyo caso puedes realizarte un tratamiento para eliminarlas con láser o un peeling químico.

Sí conviene utilizar un protector solar durante todo el año ya que las personas con piel clara son más propensas a sufrir cáncer de piel.

A diferencia de los lunares, las pecas no tienen relieve, suelen activarse o resaltarse más con el sol e incluso llegar a desaparecer en invierno.