Cómo limpiar botellas de cristal estrechas (trucos muy útiles)

Tarros, botes y botellas de cristal estrechas, ¿cómo lograr limpiarlas?

Andrea Hidalgo - 2021-08-18 08:13:00 - Trucos caseros

Aunque algunos cepillos, como los que usamos para limpiar los biberones, llegan al fondo de las botellas de vidrio y se puede limpiar bien; en algunos casos la boquilla de la botella es demasiado estrecha o las cerdas del cepillo no logran arrastrar la suciedad o el moho que ha salido con el tiempo en el fondo del tarro. ¿Qué podemos hacer en estos casos? La opción no puede pasar por tener que tirar el bote, sobre todo si te gusta o te hace un buen servicio. Vamos a poner en práctica un truco útil para limpiar botellas de cristal estrechas o que tienen un difícil acceso al interior. 

Ver también: Cómo devolver el brillo a vasos que han quedado opacos

Un método sencillo y útil de limpiar botellas de cristal estrechas

 trucos para limpiar una botella por dentro

Como ya sabrás, los estropajos habituales no sirven de nada para limpiar una botella por dentro, sin embargo, muchos cepillos con mango tampoco son útiles cuando las botellas son muy estrechas o ha tenido líquido durante mucho tiempo y se ha formado una capa de verdín o de moho. El lavavajillas tampoco parece solucionar ya que, aunque puede entrar agua a presión hasta el fondo de la botella, en ocasiones no es suficiente para rascar la suciedad.

Pues bien, si tienes un jarrón estrecho realmente sucio, una botella para beber agua que ha quedado mucho tiempo desatendida o cualquier otro tarro estrecho que no consigas dejar en buen estado, te invito a que pruebes este sencillo y útil truco que consigue eliminar la suciedad de botellas de cristal estrechas.

Ver también: Cómo abrir un tarro de cristal cerrado al vacío

Paso 1: Vierte sal gorda en la botella, aproximadamente 1/4 de una taza. Es preferible que sea sal gruesa ya que ayudará mejor a arrastrar toda la porquería que haya podido alojarse en el fondo de la botella, así como en las paredes interiores.

Paso 2: a continuación, vierte un chorrito de vinagre blanco en la botella, basta con agregar lo suficiente como para que puedas agitar la sal. 

Paso 3: coloca el pulgar o la palma de la mano sobre la abertura del frasco y agita con energía durante unos segundos. La sal irá rebotando por todo el interior de la botella, arrastrando la porquería y el vinagre aflojará la suciedad.

Paso 4: enjuaga bien la botella y ya la tienes lista y como nueva para volver a utilizarla.

limpiar una botella por dentro

Ventaja de este truco: como no se utilizan productos químicos agresivos, el método es adecuado para todos los materiales, incluidos acero inoxidable, plástico, aluminio, botellas revestidas e incluso termos de vidrio.

Ver también: Geniales usos del vinagre para la limpieza en el hogar

Otros trucos para limpiar botellas de cristal

Las botellas de cristal son realmente útiles porque podemos reutilizarlas para muy distintas cosas: para tener agua en el escritorio de trabajo, para un jarrón, como decoración, etc.

El único problema es que incluso la mejor botella se ensucia con el tiempo y forma una capa de vaho o de verdín en el interior, que además da lugar a olores desagradables. 

Ver también: Cómo limpiar el doble cristal del horno sin desarmarlo

El simple enjuague o cepillado generalmente no sirve ya que sigue quedando ese especie de velo que no parece salir, más aun si has dejado un poco de agua durante mucho tiempo olvidada en la botella. 

Además de la sal gruesa, también hay otros ingredientes o trucos que pueden servirnos para arrancar esa suciedad:

Truco 1: Arroz y agua para limpiar una botella de vidrio

Añade dos o tres cucharadas de arroz en la botella y no añadas agua todavía. Cierra la botella y agita bien para que los gránulos limpien la superficie interior. A continuación, añade un poco de agua (o también puedes usar vinagre) y vuelve a agitar vigorosamente. En casos de suciedad muy rebelde, repite el procedimiento. Enjuaga con agua limpia, ¡listo! Con este método, todos los depósitos y olores adheridos desaparecen y funciona incluso con pequeñas cantidades de moho.

Truco 2: agua, jabón y un trozo de paño

Si solo hay unos pocos depósitos de suciedad, puedes añadir agua tibia y jabón de lavavajillas, cerrar la botella y agitar bien. Si añades además un trozo de paño o trapo dentro, ayudará a que se distribuya por todo el interior y a arrastrar suciedad. Los textiles naturales como algodón o toalla son los más recomendables. Para extraerlo, vierte el agua para vaciar y pesca con los dedos o con unas pinchas el trapo con la botella boca a bajo. 

Truco 3: el socorrido cepillo de los biberones

Compra un cepillo para biberón. Hay distintos tamaños y grosores de cepillos para biberones en estos días, y pueden ser realmente útiles para limpiar todo, desde biberones hasta floreros.