Cómo proteger los ojos en climas fríos

Trucos para cuidar los ojos en lugares muy fríos

Alba Caraballo - 22 de octubre de 2020 - Salud

Antes de salir de casa en un día muy frío, es posible que te hayas asegurado de llevar unos calcetines gruesos, ropa interior abrigada y un buen jersey, cubras tu cuerpo con un abrigo y además lleves guantes, bufanda y gorro pero... ¿qué hay de los ojos?

Pocas personas piensan en proteger los ojos en climas fríos o en ese día en que ha bajado mucho la temperatura. Sin embargo, debemos ser conscientes del efecto que causa la temperatura muy fría sobre los ojos y lo que podemos hacer al respecto.

¿Pueden sufrir daño los ojos al estar mucho tiempo en el frío?

Salir un rato a la calle en un día muy frío, ir de un sitio a otro o hacer un recado, no suele causar ningún daño a los ojos. Sin embargo, si vas a pasar un buen rato a la intemperie o la temperatura es realmente baja, puedes sufrir algunos problemas oculares debido al frío que pueden ir de leves a severos según el caso. Veamos cuál es el impacto del frío sobre los ojos: 

Algunas personas pueden experimentar algún síndrome de ojo seco o frío alrededor de los ojos. Esta molestia pasa por sentir quemazón en los ojos, pesadez en el párpado, ojos fatigados o doloridos o incluso visión borrosa.

Asimismo, el frío viento del invierno hacen que la humedad de los ojos se evapore. Los ojos intentan combatir esta sequedad produciendo lagrimeo para compensar. Estas lágrimas pueden provocar que el ojo se enfríe aun más debido al frío ambiental aumentando los efectos secundarios y el daño ocular. 

En caso de que estés en el exterior durante demasiado tiempo en climas muy fríos, pueden llegar a surgir problemas en la córnea. Piensa que, si te quitas los guantes y la temperatura está a bajo cero, comenzarás a notar los síntomas de la hipotermia, tus manos comenzarán a congelarse. En los ojos pasa lo mismo, y debido a la sensibilidad del órgano de la vista, la córnea puede verse comprometida o distorsionada al estar expuesta a temperaturas extremadamente frías. 

En los casos más extremos, la distorsión de la córnea causada por el frío hará que la visión sea notablemente borrosa y que la córnea (superficie de refracción frontal del ojo) sea irregular. 

Asimismo si estás en una zona nevada, como puede ser una montaña, estás exponiendo a tus ojos al reflejo de los rayos UV del sol sobre la nieve, y esta exposición puede ser significativamente mayor que la que experimentan los ojos en verano. La luz ultravioleta del sol puede provocar una inflamación de la córnea conocida como queratitis, así como provocar enrojecimiento, dolor y sensibilidad a la luz. En los casos más graves, puede producirse una pérdida de visión temporal. 

Qué hacer para proteger los ojos en invierno

Para evitar daños en los ojos en días de mucho frío o si vas a esquiar a la montaña es usar protección para los ojos. 

Para realizar actividades de invierno es recomendable utilizar gafas apropiadas a estas actividades, ya que no solo los protegerás de las bajas temperaturas, sino también del viento mientras haces un descenso esquiando por ejemplo. 

En las ciudades, parece extraño ir con gafas de ventisca o de nieve, pero sí puedes utilizar gafas de sol. No pienses que es un elemento propio del verano, puedes usarlas durante todo el año ya que sirven para mantener los ojos protegidos de los rayos UV del sol y de las distintas inclemencias del tiempo. Además es recomendable limitar el tiempo que pasas al aire libre. 

Los problemas más leves, como la sequedad en el ojo, se pueden aliviar con lágrimas artificiales. Y, si notas que tus ojos comienzan a congelarse y tienes visión borrosa entra cuanto antes a un espacio de interior. En caso de que tus ojos hayan estado expuestos al frío demasiado tiempo, pueden ser necesarias de 6 a 12 horas para revertir la distorsión corneal causada por la congelación. 

Si ya has estado en una estancia más cálida durante varias horas y no notas mejoría en la visión y te duelen los ojos, busca atención médica de inmediato.