Hemorragia nasal: ¿cómo detener el sangrado de nariz?

Primeros auxilios: qué hacer si te sangra la nariz

Alba Caraballo - 1 de diciembre de 2020 - Salud

Las hemorragias suelen suceder a causa de una lesión interna, una enfermedad o un traumatismo. Sin embargo, en el caso del sangrado en la nariz puede ocurrir sin razón aparente. Es un incidente bastante frecuente, sin embargo, en muchos casos se toman medidas erróneas para detener la hemorragia nasal. Te explicamos qué has de hacer si te sangra la nariz.

Hemorragia nasal, ¿por qué me sangra la nariz?

La hemorragia nasal es un problema bastante común y frecuente. Puede producirse tras un traumatismo o la nariz puede comenzar a sangrar sin razón aparente.

Y es que, en ocasiones el are demasiado seco o las alergias y congestiones nasales, provocan pequeñas fisuras en los orificios nasales.

Los niños entre 2 y 10 años y los adultos entre 50 y 80 años pueden padecer un sangrado nasal con más frecuencia. Los vasos sanguíneos pueden romperse fácilmente, especialmente durante los meses de invierno, cuando el aire interior es muy seco. Y es que, la falta de humedad en la cavidad nasal puede provocar pequeñas fisuras.

Lo que es seguro es que en casi todas las hemorragias nasales la sangre procede del tabique nasal, que es el cartílago que separa las cavidades nasales y además está cubierto por vasos sanguíneos que son muy frágiles. Este tipo de hemorragias, aunque parezca llamativo y alarmante, no suele ser grave y generalmente es fácil de detener.

Sin embargo, hay hemorragias que pueden comenzar en la zona más posterior de la nariz y son más difíciles de parar, aunque son mucho menos frecuentes.

Paso a paso para detener una hemorragia nasal

Mantente de pie o siéntate pero mantén la posición erguida. De esta forma, disminuirá el flujo de sangre hacia los vasos sanguíneos de la nariz y saldrá una menor cantidad de sangre.

Apriétate la nariz con el pulgar y el dedo índice y respira por la boca. Mantén la posición durante 10 minutos. Con este simple gesto debería bastar para detener el flujo de sangre.

Aplicar un poco de hielo cubierto por un trapo o pañuelo sobre la nariz también puede ayudar a que los vasos sanguíneos se contraigan. 

Evita sonarte la nariz durante las horas posteriores a la hemorragia para no interrumpir el proceso de coagulación. Si vuelve a sangrar, suénate la nariz para eliminar los coágulos y repite la misma operación. 

Si tienes hemorragias nasales frecuentes, puede comprar productos en las farmacias, como gasas de algodón antisangrado para ayudar a que la fisura cicatrice pronto. 

Qué hacer si la nariz no deja de sangrar

En general, tras unos minutos la nariz dejará de sangrar y podrás retomar tu vida normal con la precaución de no hacer ejercicio fuerte o movimientos intensos para que no vuelva a sangrar y pueda cicatrizar la fisura en el tejido interno de la nariz.

En caso de que la hemorragia no se detenga, sea difícil de controlar y sangre de forma abundante, busca atención médica urgente. Por lo general, este sangrado es causado por una rotura de los vasos sanguíneos posteriores y suele requerir de intervención médica para solucionarlo. 

Un sagrado relacionado con una enfermedad cardiovascular o si estás tomando un medicamento que diluye la sangre como son los anticoagulantes o la aspirina también debe alertarte en caso de que no ceda la hemorragia. Mientras llega la ayuda médica, utiliza una compresa esterilizada para reducir el sangrado y mantente inclinado hacia adelante.

Lo que no debes hacer si te sangra la nariz

1. Si te sangra la nariz no te tumbes ya que puede aumentar el flujo de sangre hacia las venas de la nariz.

2. No eches la cabeza hacia atrás cuando te esté sangrando la nariz, la sangre irá hacia la garganta y será molesto, además de poder atragantarte.

3. No introduzcas ningún objeto en el orificio nasal a fin de detener la hemorragia. Si pones un poco de algodón o un pañuelito de papel puedes correr el riesgo de irritar aún más los vasos sanguíneos.

Cómo prevenir el sangrado nasal

- Durante los meses secos de invierno, puede usar una botella de spray de solución salina y un humidificador por la noche para mantener húmedas las membranas nasales. En caso de que pases fuera de tu casa mucho tiempo y el ambiente laboral en tu empresa sea muy seco, puedes llevar monodosis individuales para aplicarlas un par de veces al día.

- En el caso de los niños, que pueden provocarse pequeñas fisuras al hurgarse la nariz, ten la precaución de cortar a tu hijo las uñas correctamente para prevenir lesiones.

- Dejar de fumar también ayuda a evitar que el humo irrite la nariz.