Por qué la poinsettia es la flor de Navidad: historia de la flor de Pascua

Cuál es la historia de la flor de Pascua y por qué decoramos con esta planta en Navidad

Andrea Hidalgo - 6 de octubre de 2019 - Navidad Curiosidades

La poinsettia es esa planta con una espectacular floración roja cuyo nombre científico es Euphorbia pulcherrima. También se conoce como flor de Pascua, flor de Nochebuena o flor de Navidad.

Esta planta que puede pasar desapercibida el resto del año y se utiliza como arbusto, se convierte en la gran protagonista de la decoración navideña durante las fiestas. Y es que, es en diciembre cuando florece sus bellas flores, generalmente rojas, que hacen de ella una de las plantas más elegantes del mundo.

Es más, su belleza la convierte en una de las plantas más vendidas en Europa y Estados Unidos durante las fiestas navideñas pero, ¿conoces su historia?, ¿por qué la poinsettia es la flor de Navidad?

Cuál es la historia de la poinsettia o flor de Navidad

Esta bella planta que llega a millones de hogares en Navidad tiene un curioso origen. En realidad, esta planta procede de América Central, en concreto de México donde floreció hace cientos de años.

Los antiguos aztecas la descubrieron en las tierras tropicales y la llamaron ?cuetlaxochitl?. No la usaban para decorar, ni como ornamento para sus poblados, el uso de esta planta era mucho más mundano y práctico. Para ellos, esta y otras muchas plantas tenían fines más prácticos. Con sus exóticas flores rojas, extrajeron tinte para que usaban para decorar sus cuerpos, mientras que su savia blanca se usaba para tratar las fiebres

Así fue durante cientos de años, hasta que Joel Roberts Poinsett, un botánico y estadista estadounidense, fue nombrado primer embajador de Estados Unidos en México por el presidente Madison. Fue este político quien fundó el famoso instituto de investigación Smithsonian.

Poinset, se graduó en medicina, siguiendo los pasos de su padres, pero le atraía la botánica casi de forma obsesiva. En sus plantaciones de Greenville (Carolina del Sur) mantenía varios invernaderos y, cuando llegó a México en 1828 quedó absolutamente fascinado por las plantas locales que allí encontró, entre ellas una planta enorme (en México tiene el tamaño de un árbol) de brillantes flores rojas que los locales llamaban "cuetlaxochitl".

Tan bella le pareció, que comenzó a enviarla a Estados Unidos. La mandó a amigos, familiares e incluso a jardines botánicos para que sus compatriotas pudieran admirar tan bella planta. Fue así, como esta planta dejó de llamarse  "cuetlaxochitl", una palabra impronunciable para la mayoría y adquirió el nombre de su descubridor para el resto del mundo: poinsettia. 

Desde que llegó a Estados Unidos, la planta continuó extendiéndose por todo el mundo, aunque uno de los cultivos más importantes de poinsettias se encuentra en Estados Unidos, donde se llegan a vender más de 300 millones de dólares al año en plantas poinsettias. Sin embargo, no es el único lugar donde se cultivan, España produce más de 9 millones de poinsettias al año y en el resto de Europa también es muy apreciada para decorar las calles y mercadillos navideños. 

¿Por qué la poinsettia se convirtió en la flor de Navidad? 

Este arbusto, que se comercializa hoy en día en macetas más pequeñas para interior, tiene una particularidad, y es que su floración se produce solo durante un breve período de tiempo. Sus espectaculares flores, ya sean rojas, blancas o rosas, solo hacen acto de aparición durante unas semanas del invierno. Este tiempo coincide con las fechas en las que se celebra la navidad, así nació la flor de Nochebuena, flor de Pascua o flor de Navidad. 

Incluso se le asignó una fecha en el calendario y, cada 12 de diciembre se celebra el Día de la Poinsettia.

Leyenda mexicana de la flor de Navidad

Como todas las tradiciones navideñas, la poinsettia también tiene un milagro o hecho asombroso referente a ella. Una leyenda mexicana cuenta que una niña llamada Pepita estaba desolada porque era muy pobre y no tenía nada que llevar al niño Jesús en Nochebuena. 

Su prima, consolándola, le dijo que el niño Jesús aceptaría cualquier regalo de ella, sin importar si había costado poco o mucho dinero, lo importante era el detalle. De camino hacia la iglesia para llevar su ofrenda y pensando en qué podría presentar a Jesús, tomó un ramito de hierbas que había junto a la iglesia. 

Se acercó al Belén de la iglesia y dejó las hierbas junto a la escena de la natividad. De repente, las hierbas se transformaron en unas bellísimas flores rojas, era una hermosa flor de Navidad para honrar al niño Dios. Según la leyenda, desde entonces, se le conoce como flor de nochebuena.

Cómo cuidar la planta poinsettia

Si has sucumbido a los encantos de la flor de Navidad, toma nota de estos consejos para cuidarla y lograr que, año tras año, florezcan sus espectaculares flores a finales de año:

- Coloca la planta en un lugar de interior, sobre todo si vives en una zona fría en invierno.

- No la expongas a la luz directa del sol pero sí le gusta la luminosidad.

- Evita que esté cerca de radiadores o corrientes de aire. 

- Riega la planta lo suficiente para que tenga la tierra húmeda pero no encharcada. 

- Es una planta caduca por lo que a finales de enero puede no tener hojas, es el momento ideal para podarla.

- En primavera, la planta comenzará a desarrollarse de nuevo, no olvides mantener una tierra con suficientes nutrientes.

- Si quieres que vuelva a florecer en diciembre para ver de nuevo esas elegantes flores rojas, a principios de octubre comienza a meterla durante 12 horas en una zona de oscuridad total. Basta con que tapes la planta durante la noche o a partir de la tarde con un trapo oscuro.