Verrugas víricas: por qué salen y cómo tratarlas

¿Qué son las verrugas virales y cómo se eliminan?

Alba Caraballo - 6 de agosto de 2020 - Salud

Existen distintos tipos de verrugas: víricas, filiformes, genitales, planas, plantares, etc. Sin embargo, todas ellas están causadas por un virus y además son contagiosas. En este caso, vamos a fijarnos en las verrugas víricas, una especie de protuberancia o crecimiento cutáneo, que es inofensivo y que está causado por el Virus del Papiloma Humano

Ver también: por qué me salen verrugas

Quizás hayas relacionado siempre a este virus con una infección de origen sexual y que afecta principalmente a los genitales, pero existen más de 100 variedades del VHP y, algunas causan verrugas, como es el caso de las verrugas virales. Veamos cómo te puedes contagiar y cómo se tratan estos crecimientos en la piel o en las membranas mucosas. 

Qué son las verrugas víricas

Las verrugas víricas son crecimientos en la piel provocados por el Virus del Papiloma Humano. Pueden aparecer en distintas partes del cuerpo, bien sea en la cara, espalda, brazos, manos o pies.

A diferencia de las verrugas filiformes, que tienen un aspecto alargado, las verrugas víricas muestran una superficie abultada y rugosa que puede tener un tono blanquecino o rosado cuando aparecen en la piel. En ocasiones se pueden ver puntos oscuros. Si aparecen en plantas de los pies crecen hacia dentro y son molestas al caminar. 

Estas verrugas víricas pueden resultar una molestia ya que no son agradables a simple vista, sin embargo, suelen ser inofensivas y nunca se vuelven cancerosas. 

Eso sí, este tipo de verrugas, al ser causadas por un virus son altamente contagiosas y pueden desplegarse dentro de una misma zona o propagarse a otra persona. 

Cómo te contagias de verrugas víricas

En realidad los expertos no saben por qué algunas personas sufren de este tipo de verrugas y otras no pero, según las estadísticas las padecen más los niños y los adolescentes. En estos casos se piensa que el sistema inmune es todavía inmaduro y no ha desarrollado los anticuerpos para combatir las cepas del VPH que las causan. Mientras que en adultos se ven menos ya que han desarrollado una inmunidad.

Ver también: Papiloma en los pies

Puedes contagiarte con este Virus del Papiloma Humano y tener verrugas víricas si has entrado en contacto con un elemento que haya sido tocado por otra persona contagiada o si has entrado en contacto directo con la propia verruga. Por lo tanto, lugares como piscinas y vestuarios comunes pueden ser foco de contagio. También puedes contagiarte si utilizas toallas u otros objetos que hayan tocado la piel de la persona que tenga este tipo de virus. 

Por lo tanto, es importante para prevenirlas que no camines con los pies descalzos y utilices chanclas en piscinas y vestuarios; también has de tener cuidado en algún corte abierto en zonas propensas a verrugas, evitar morderse las uñas, etc. En cualquier caso, no hay mucho que se pueda hacer para prevenir el VPH porque está en todas partes. 

La razón por la que no todo el mundo tiene verrugas víricas es porque la mayoría de las personas se vuelven inmunes al virus con el tiempo, esta es la razón por la que no es tan frecuente en adultos. 

Por qué las verrugas virales tardan tanto en ser eliminadas

Algunas verrugas pueden responder de forma rápida al tratamiento o desaparecer solas en poco tiempo, sin embargo, otras parecen persistir y no se eliminan. La razón es porque este tipo de virus, el Virus del Papiloma Humano, crea un crecimiento en la piel que supone una barrera en la que el virus vive protegido. En realidad, está en la parte inferior de la piel, por lo que, a menos que se elimine todas esas capas superficiales y se elimine totalmente el virus en su interior, puede volver a crecer. 

Esta es una de las razones principales por las que muchos tratamientos fallan, hay que ser muy persistentes hasta haber llegado al lugar donde se esconde el virus para aniquilarlo. Si no se completa, puede volver a aparecer nuevamente. 

Es por ello que, en los casos de verrugas persistentes, se recurren a tratamientos más agresivos que los simples remedios caseros o los ungüentos y líquidos de venta libre. 

Cómo se tratan las verrugas virales

Este tipo de crecimientos en la piel, suele desaparecer por sí solo al cabo de días, semanas, meses o puede que años. Por otro lado, el tratamiento suele ser más efectivo en niños y adolescentes, que en adultos, donde suelen persistir más.

Sin embargo, si tienes una verruga en un lugar visible y te acompleja o simplemente no quieres tener este tipo de virus en la piel para evitar que se propague, puedes usar los distintos tratamientos que recomiendan los médicos tras diagnosticar una verruga vírica: 

1. Productos con ácido salicílico para las verrugas

Son productos específicos para tratar verrugas que se presentan en forma líquida. Se aplican directamente sobre la verruga todas las noches, evitando que toquen otras zonas para evitar dañar la piel que está sana, y tapándolas a continuación con esparadrapo o parches adhesivos. Son productos que están disponibles sin receta, sin embargo, para que hagan su efecto has de ser muy constante ya que el tratamiento puede durar meses.

2. Crioterapia contra las verrugas virales

Si después de unos meses la verruga viral no ha desaparecido, tu médico podría recomendarte realizar un tratamiento con crioterapia. Se trata de aplicar un aerosol sobre la zona afectada para congelar con nitrógeno líquido la verruga. En este caso se necrosará y caerá. Puede que requiera de varias sesiones hasta conseguir su eliminación por completo. Puede ser molesto.

3. Tapar la verruga

Es un remedio casero que consiste en sofocar a la verruga tapándola con cinta adhesiva o esparadrapo. Provocará una irritación en la zona que estimulará al sistema inmunológico para que ataque el virus presente en la verruga. 

4. Inmunoterapia

Es un tratamiento que ha de aplicar un médico. Puede realizarse mediante un tratamiento tópico, aplicando una sustancia química que provoca una erupción en la piel para estimular al sistema inmune a eliminar la verruga; o puede tratarse mediante varias sesiones de inyecciones con una sustancia a la que reaccionará el sistema inmune. 

5. Cirugía con láser

Este tratamiento ha de recomendarlo un experto y se recurre a él cuando han fallado otros tratamientos anteriores. Se suele usar para los casos más difíciles.