Cómo cuidar cactus y suculentas: jardinería para principiantes

Consejos para regar, abonar y colocar un cactus en tu hogar u oficina

Andrea Hidalgo - 2019-08-22 12:40:00 - Trucos caseros

Las plantas suculentas o crasas son aquellas que viven en condiciones de sequedad extrema, se han acostumbrado a sobrevivir en zonas muy secas y almacenan el agua en su interior para poder aguantar hasta que les llegue un poco de agua. Dentro de esa categoría están los cactus, unas plantas muy comunes en hogares, jardines y oficinas, tanto en su versión mini como especies más grandes. 

Son plantas resistentes que requieren pocos cuidados, pero esto no significa que no hayas de atenderla. Toma nota de estos consejos de jardinería para principiantes y aprende a cuidar cactus y suculentas.

Por qué tener un cactus

como cuidar cactus

Durante mucho tiempo se “vendió” la idea de que había que tener un cactus en la oficina, pero no en cualquier parte, junto al ordenador. Decían que este tipo de plantas podía absorber las radiaciones electromagnéticas dañinas y así podíamos pasar horas frente al ordenador sin miedo a sufrir ningún tipo de enfermedad.

De hecho, es frecuente ver la etiqueta de “cactus para ordenador” en algunos de ellos. Sin embargo, esta idea es un mito sin fundamento alguno. En realidad, los ordenadores no transmiten ondas que puedan enfermarnos y, la única función que puede tener un cactus es la de decorar tu oficina

Son plantas que requieren de pocos cuidados, por lo tanto, la oficina se convierte en un entorno perfecto porque dan vida, color y poco trabajo. 

Cómo son los cactus

Un cactus es una planta cuya máxima es el ahorro de agua, por lo tanto, su forma y raíces están concebidas para ello. Y es que, son plantas que crecen en lugares de extrema sequedad.

Muchos cactus tienen forma de globo para facilitar este ahorro de agua ya que esta configuración esférica permite tener más volumen en el interior y mínimo en el exterior, así se evita la evaporación y se reducir la transpiración. 

Algunos cactus  alcanzan varios metros de altura y otros son realmente pequeños, los hay que tienen tan solo un centímetro. 

Su característica más conocida y por la que han ganado fama de “ariscos” es por esas espinas que salen de sus hojas, un perfecto elemento disuasorio para no ser pasto de cualquier persona o animal. 

Las espinas de los cactus fueron hace miles de años hojas pero, con el tiempo fueron evolucionando para: 

- Guardar más agua, cuanta menos agua tengan en su superficie, menos agua se evapora. Las espinas, forman una densa capa sobre el cactus que lo protegen de la pérdida de agua, y es que, evitan que el viento seco llegue hasta la superficie. 

- Que los animales no se las coman, las espinas son una buena herramienta defensiva para cualquiera que se le ocurra tocar un cactus. Algunos de sus pinchos son tan pequeños (como los de las chumberas) que requieren mucha paciencia para extraerlas.

- Algunos cactus tienen espinas para propagarse de una zona a otra, ¿cómo lo hacen? Las espinas quedan incrustadas en la piel de algunos animales, que se encargan de trasladarlos junto con ellos hasta otros lugares. 

Algunas especies de cactus también tienen flores, y además son muy bellas pero suelen durar poco. 

Consejos para cuidar un cactus

Tener un cactus no significa ponerlo en un rincón de la casa, junto al ordenador o en las jardineras de tu vivienda y olvidarte de regarlo. Los cactus también requieren cuidados:

Cuándo regar un cactus

Los cactus y suculentas pueden aguantar largos periodos de sequía, pero sí hay que regarlos y necesitan agua como las demás plantas. Por lo tanto, debes comprobar la tierra de vez en cuando y darle de beber cuando veas que está seca. En general, puedes esperar tres o cuatro días para regarlos.

En invierno hay que regarlos muy poco ya que el exceso de agua puede hacer que se pudran.

Dónde poner un cactus

Puedes ponerlo casi en cualquier sitio. Los cactus aguantan temperaturas muy altas, se cree que algunos pueden superar los 60º, por lo tanto, si tienes un jardín o unas ventanas donde da mucho el sol, no has de preocuparte. Sin embargo, en invierno conviene que los pongas en un lugar un poco más fresco para que puedan reposar un poco. 

Los cactus necesitan de mucha luz, aunque no todos tienen porqué estar expuestos a la luz directa del sol, aquellos con pocas espinas prefieren lugares más sombreados. 

Qué tierra necesita mi cactus

Aunque los cactus puedan vivir en tierras áridas y muy secas, seguro que te agradecen el hecho de que les des un sustrato más rico en nutrientes. Si lo has comprado en una tienda, es posible que venga en una maceta muy pequeña, en la que la tierra se secará rápido y, aunque procedan de tierras yermas, sin tierra no puede vivir. Es preferible trasplantar el cactus a otra maceta más grande. 

Como son difíciles de manipular, ya que puedes clavarte las espinas, utiliza unos guantes de jardinería para trasplantar tu planta. 

En verano conviene abonar la tierra una vez al mes para mantenerla saludable y, en invierno, déjala descansar para que se endurezca.

Conclusión

Los cactus son plantas perfectas para principiantes en la jardinería, ya que requieren poca atención y son muy resistentes. Basta con regarla una vez a la semana, dos a lo sumo, trasplantarla a una maceta mayor con un sustrato rico en nutrientes y abonarla en verano.

Y, si la dejas junto a tu ordenador, que sea para dar alegría y color a tu espacio, olvida aquello de absorber los rayos electromagnéticos.

Tener cactus es fácil y sencillo, por lo tanto, si se te muere u no, es hora de replantearse la jardinería y cambiar de hobby.