Cómo elegir un hobby en la vida adulta. ¿Qué afición encaja contigo?

Qué hacer para elegir un pasatiempo que te emocione e ilusione

Alba Caraballo - 2019-04-04 10:39:00 - Ocio

¿Buscas una actividad con la que entretenerte, descansar, bajar el nivel de estrés o ocupar tu tiempo y no te decides? Puede parecer extraño que, ya de adulto, estés tratando de elegir un hobby, sin embargo, no lo es tanto. Encontrar una afición que encaje contigo, con tu forma de vivir, de ser y de divertirte puede ayudarte a salir de una depresión, a hacer nuevos amigos, a salir de casa y a tener algo en lo que ocupar tu mente, además de tus problemas.

Por qué es importante encontrar una afición para pasar el tiempo

cómo elegir hobby

Hay personas que ven con cierta envidia como su vecina cose en su tiempo libre, su primo hace tai chi y su pareja está en un curso de cocina japonesa. En definitiva, ven como los demás practican hobbies que les llenan, les divierten y les ayudan a olvidarse de los problemas, pero no encuentran la manera de llenar ese hueco en su vida.

Sin embargo, encontrar una afición, algo que realmente te guste es importante, ¿por qué?

- Encontrar un hobby supone encontrar una pasión que te lleve a emocionarte e ilusionarte de nuevo.

- Te ayuda a olvidar los problemas cotidianos y a pasar períodos de tristeza o depresión.

- Son perfectos para recuperarse de un largo día estresante.

- Mejoran tu calidad de vida.

- Te introducen en un nuevo ámbito donde puedes hacer nuevas amistades.

- Te ayudan a mantener la mente ocupada y a mejorar su rendimiento.

- Te sentirás más satisfecho contigo mismo.

- Contribuyen a mejorar tu autoestima.

Qué hacer para elegir un hobby que te ilusione

¿Qué hacer cuando no te sientes realmente apasionado por nada?, ¿por dónde empezar? En realidad, aunque no lo creas, seguro que tienes una pasión, aunque puede estar tan enterrada que la has olvidado o incluso puede que no la hayas descubierto todavía. No te preocupes, estos consejos te ayudarán a elegir un hobby en la vida adulto.

Vuelve a la infancia

Si no sabes por dónde empezar, haz memoria, echa atrás en el tiempo y piensa en las cosas que te gustaban hacer cuando eras pequeño. Eran tiempos sin tantas preocupaciones y ocupaciones, eras libre y cuando elegías hacer algo, era porque realmente te apasionaba. No pienses que las cosas que hacía de niño no pueden ilusionarte de adulto. Si hacías colecciones, montabas en bicicleta, pintabas o patinabas, prueba con alguna de esas aficiones para comenzar.

Utilízalas como trampolín para descubrir si te sigue gustando aquello que antes te encantaba. Si te gustaba coleccionar cromos, quizás ahora puedas coleccionar juguetes antiguos, si te gustaba montar en bicicleta, ¿a qué esperas para intentarlo de nuevo?, si te gustaba trepar a los árboles, prueba a hacer escalada. Cualquier punto de partida es bueno para encontrar de nuevo esa actividad que te llene y te renueve.

Prueba con un par de aficiones para empezar

En lugar de sumergirte en un sinfín de actividades para encontrar la que más te llena, escoge dos, y pruébalas durante un tiempo. No tires la toalla después del primer paseo en bicicleta porque crees que ya no tienes aguante, o después de pintar el primer cuadro porque te salió justo lo opuesto a una obra de arte. Eso es lo fácil. Dale un tiempo a esa afición y, si realmente no te convence después de haberlo intentado, sigue explorando. La afición que puede apasionarte está ahí.

Busca algo que te ayude a olvidar tu día

Sé pragmático, si no consigues encontrar esa afición que te vuelva loco, piensa en algo que te haga olvidar el estrés y las preocupaciones del día. Si aprender inglés o tomar clases de costura te resulta algo parecido a estar trabajando, realmente no es lo que buscas. Si ir a una clase de baile dos veces por semana te hace salir contento, te diviertes y te olvidas de tu día por un rato, entonces puedes seguir explorando por ese lado. Al menos, ese nuevo hobby te ha hecho sentirte feliz por un rato y eso, vale oro.

Piensa en lo último que hiciste que te llevó hasta olvidarte de comer

¿Cuándo tuviste por última vez uno de esos momentos en los que se te ha pasado el día sin darte cuenta de lo entretenido que estabas?, ¿Qué hacías?

Puede que fuera pintar las paredes de tu casa o hacer el trabajo de ciencias de tu hijo, pero no mires a la actividad en sí, sino en los principios cognitivos que hay detrás de ellas y que te cautivaron. Porque eso que te llevó a olvidarte del tiempo pintando o haciendo una manualidad puedes aplicarlo a otras actividades. En definitiva, encuentra la razón por la que algo te lleva a olvidarte hasta de ti, y persíguela para encontrar tu hobby.

¿Qué te atrae cuando sales de compras?

A veces tenemos la pista delante de las narices y no lo vemos. Para encontrar la tuya piensa en lo que te atrae cuando sales de compras. ¿Te pierden los escaparates de las pastelerías? Prueba a meterte en un curso de repostería. ¿Te llama la atención la ropa? Puedes probar a coser la tuya propia. ¿La sección de libros te pierde? Intenta escribir el tuyo.

En ocasiones, la factura del banco a fin de mes, puede darte la pista sobre cuál es tu afición oculta. Allá donde inviertas más dinero, puede ser la clave.

Conclusión

Deja de amargarte viendo como los demás disfrutan con sus hobbies y ponte manos a la obra para encontrar el tuyo. Está ahí, escondido y oculto, pero lo tienes y, una vez que te decidas, te sentirás emocionado e ilusionado. Desearás que llegue el momento de dedicarle un poco de tiempo y te ayudará a disfrutar un poco más de tu día a día.