Cómo escribir para personas con dislexia (trucos para facilitar la lectura)

Cómo elaborar un texto escrito para una persona diseléxica

Alba Caraballo - 4 de julio de 2020 - Educación

Imagina que tienes que hacer un examen, tienes problemas de vista pero has olvidado las gafas en casa. Realmente las lentes se convertirán en una ventaja en el examen, mientras que no tenerlas te hará mucho más dificultoso y lento el proceso de leer las preguntas y poder escribir adecuadamente. Este es el símil que usan muchas personas con dislexia cuando intentan explicar la necesidad de disponer de una adaptación en los estudios para poder responder en igualdad de oportunidades con los demás.

En Quonomy.com te explicamos qué pautas has de tener en cuenta a la hora de escribir un texto para ayudar a las personas con esta dificultad del aprendizaje. Aprenderás a escribir para personas con dislexia empleando ciertas pautas que pueden facilitar para ellos la lectura.

Pautas para facilitar la lectura de personas con dislexia

Los niños o adultos con dislexia, TDAH u otro trastorno del aprendizaje, se enfrentan a una desventaja frente a sus compañeros a la hora de afrontar los estudios. No tienen la misma facilidad para determinar qué significa una oración, ni pueden comprenderla igual de rápido o de forma tan sencilla.

La dislexia es un trastorno del aprendizaje que afecta a la lectura. De esta manera, cuando las personas con dislexia se enfrentan a un texto, ven palabras pero tienen problemas para decodificarlas, es decir, podrían interpretar una p como una b, o una d. 

No son personas que necesitan gafas para poder leer bien (si no tienen problemas de vista), ni tampoco tienen una inteligencia por debajo de la media (de hecho grandes genios como Einstein o Roald Dahl eran disléxicos). Sencillamente, tienen un trastorno de la lectura que les lleva a: 

- Tener problemas para procesar y comprender las órdenes.

- Dificultad para encontrar la palabra correcta al hablar o formular respuestas.

- Tener un nivel de lectura por debajo de su edad.

- Problemas para deletrear y para pronunciar palabras desconocidas. 

Estas y otras dificultades dificultan su aprendizaje, sobre todo, porque se basa en la mayor parte de los casos en leer, descifrar, comprender y memorizar textos escritos.

Aunque la dislexia no tiene cura, un diagnóstico e intervención tempranos puede ayudarles en gran medida. Si tienes un hijo, pareja o amigo con este trastorno y quieres echarle una mano, puedes contribuir a facilitar su lectura con estos trucos de escritura para personas con dislexia:

Escribe frases cortas, simples y concisas

Esas oraciones larguísimas, de varios párrafos con comas, puntos y comas y distintas ideas en ella son lo opuesto a lo que una persona con dislexia necesita. Sin embargo, es frecuente encontrarlas en libros de texto, novelas, periódicos o contenido de Internet. 

Si escribes para lectores disléxicos intenta crear frases breves, con palabras cortas y sencillas. Las oraciones han de ser simples, con una estructura básica: sujeto, verbo y predicado. Los párrafos también han de ser cortos.

Enfatiza partes del texto

Los textos planos les pueden resultar más complicados y difíciles de leer a las personas con dislexia. En este sentido, les puede ayudar:

- Crear informaciones por medio de tips o listas numeradas, es decir, desglosar y ordenar la información de forma que les facilite la lectura.

- Destacar palabras en negrita en el texto para mostrar su importancia.

- Utiliza títulos o encabezados para separar ideas o conceptos.

- Evita, por el contrario, usar palabras en cursiva, subrayados o mayúsculas, ya que pueden mostrarse confusas. 

No uses abreviaturas

Puede que sea más fácil hablar de la OMS que de la Organización Mundial de la Salud, pero el proceso visual y mental que ha de hacer una persona con dislexia es más costoso que el de otra persona para descodificar qué es lo que se esconde tras la abreviatura.

Por lo tanto, evita en el texto que realices para niños o adultos con dislexia las abreviaturas y expón el significado completo de cada palabra, aunque te resulte más incómodo o tedioso. 

Ten en cuenta la tipografía del texto

Antes de imprimir un texto para una persona con dislexia, echa un vistazo a la fuente y el interlineado. Es preferible usar una fuente sencilla y con un espacio uniforme, como puede ser la clásica Arial o Verdana. 

Si el diseño de la letra y la exposición del texto es más claro y sencillo, facilitará la lectura a las personas con este trastorno de la lectura. Asimismo, imprime sobre papel blanco y utiliza una fuente en color negro. Evita los colores brillantes y los cambios de tonos en el texto.

Ten en cuenta a los lectores online

Si vas a crear textos digitales para lectores disléxicos ten en cuenta los consejos anteriores, pero además, piensa que puede utilizar el lector de pantalla, tal y como hacen las personas con deficiencia visual. Es decir, un programa que expone en voz alta, lo que indica el texto. En este sentido, estas aplicaciones interpretan los signos de puntuación, por lo tanto, no compliques el texto con comillas rizadas (usa mejor las rectas) o con otros símbolos difíciles de leer.

Un lector de pantalla hará una pausa para el punto y coma, las comas y la puntuación final, por lo tanto, haz uso de estos signos también al final de los encabezados y las listas enumeradas. 

Lee el texto en voz alta

Realiza una comprobación exhaustiva de la calidad de tu texto para personas con dislexia y verifica cuán fácil será para el lector. 

Una lectura en voz alta ayudará a determinar si has cumplido todas las pautas recomendadas para personas con dislexia. 

Ante la duda, puedes realizar una prueba de legibilidad de tu texto. Por ejemplo, páginas como legible.es puede ayudarte a determinar qué puntuación tiene tu texto. Te dará un índice de dificultad que puede ponerte sobre la pista si es fácil, bastante fácil, normal, complicado, etc. 

Si tu puntuación es muy baja, es recomendable que revises cada párrafo por separado y, finalmente, cada oración para adaptarlas a las necesidades de las personas con dislexia. 

La escritura para disléxicos y las normas de estilo

Puede ser necesario que te saltes algunas normas de estilo, como no poner puntos en algunas abreviaturas muy comunes y conocidas. Por ejemplo, si escribes Sr. en lugar de señor, tendrás que saltarte el punto para evitar conflictos en los lectores de pantalla.

Fuentes: