Cómo limpiar una vitrocerámica muy sucia o estropeada

Trucos caseros para limpiar la vitrocerámica

Alba Caraballo - 2019-02-25 15:02:00 - Trucos caseros

Si las cocinas de antes tenían su centro de operaciones en los fogones, en las de hoy en día, la vitrocerámica los ha ido supliendo. Hay quien prefiere cocinar con gas pero, si la cocina de tu casa es eléctrica toma nota de estos sencillos consejos para limpiar una vitrocerámica muy sucia o estropeada.

Uso de la vitrocerámica

limpiar una vitro muy sucia

La vitrocerámica nos permite calentar a gran temperatura los alimentos y mantener la estabilidad de ollas y sartenes con menor riesgo de vuelco. Aunque, como todo electrodoméstico, se ensucia y mucho ya que sobre él freímos, cocemos o salteamos y, hasta el cocinero más pulcro no podrá evitar las manchas sobre la vitro.

La vitrocerámica es un electrodoméstico que ha facilitado la limpieza de la cocina. Ya no tenemos que limpiar uno a uno todos los elementos de los fogones, ni todos los recovecos que tenían las cocinas antiguas.

Eso, sin embargo, no quiere decir que la vitrocerámica no se ensucie, es más, puede llenarse de aceite quemado, restos de alimentos achicharrados, agua hervida que cayó sobre el vidrio, suciedad incrustada, rayaduras, grasa y un montón más de restos de la comida que cocinamos.

Ya que el vidrio es un material no poroso, todo lo que caiga quedará sobre la superficie, nunca se incrustará en profundidad, por lo que también facilita la limpieza. Aprende a limpiar desde la suciedad más antigua hasta los restos de la última cocción.

Truco de la pasta de dientes para limpiar una vitrocerámica muy sucia

1. Con un paño seco retira todos los restos líquidos o húmedos como el aceite.

2. Utiliza la rasqueta propia de la vitrocerámica para sacar alimentos pegados y suciedad incrustada. Rasca en todas direcciones aunque parezca que son manchas menores. Si tu rasqueta está envejecida, cambia la cuchilla, es muy importante que esté en perfecto estado.

3. Vierte un poco de pasta de dientes sobre la vitro y, con un trapo seco, aplícalo por toda la superficie. Aprieta bien para que toda la suciedad salga, frota hasta que quede bien pulida. Verás como sale hasta la suciedad más antigua.

4. Aplica ahora tu limpiador de vitrocerámica habitual tal como indica el fabricante. Suelen utilizarse aplicados directamente sobre la superficie y frotando después con un paño. Retira los restos con un paño seco para sacarle brillo y verás como tu vitrocerámica sucia y estropeada parece como nueva.

Truco del vinagre para limpiar la vitrocerámica

El vinagre es un excelente aliado de limpieza, además de un delicioso condimento para ensaladas. Nos puede ayudar a dejar la vitrocerámica más sucia, limpia y brillante.

- En este caso, de nuevo limpia bien el exceso de humedad y después pasa la rasqueta con en el anterior truco.

- A continuación, mezcla en un bol agua y vinagre y aplica la mezcla sobre la vitrocerámica con un trapo. Frota bien por toda la superficie.

- Aplica tu limpiador habitual y verás como el vinagre hace que tu vitro reluzca.

Otros productos para limpiar la vitrocerámica estropeada y rayada

Además de la plasta de dientes, hay otros elementos que pueden ayudarnos a devolver a la vitrocerámica el brillo y eliminar los rayajos del mal uso o de una mala limpieza:

Amoníaco y agua: el amoníaco te ayudará a eliminar arañazos de la vitrocerámica

Bicarbonato de sodio: elabora una pasta mezclando bicarbonato y agua y aplícalo en las zonas donde esté más desgastada

Recuerda enjuagar bien con un paño y retirar el exceso de producto.

Cómo usar la rasqueta para limpiar la vitrocerámica