Cómo sacar una astilla de debajo de la uña con distintos métodos

Qué hacer si tengo un cuerpo extraño dentro de la uña

Quonomy - 2018-12-06 09:12:00

Utilizamos tanto las manos que es frecuente que sufran heridas de todo tipo. Sin embargo, las manos y los dedos tienen una particularidad, y es que tienen muchas terminaciones nerviosas, por lo que cualquier padrastro, corte o herida resulta realmente molesto.

Una de las lesiones que podemos sufrir en los dedos es en el área de las uñas, incluso dentro de ellas y es que, algún mal movimiento puede causar que se introduzca un cuerpo extraño produciendo gran dolor hasta que logra extraerse. En Quonomy.com te contamos cómo puedes sacar una astilla de debajo de la uña de distintas formas.

Sacar una astilla de debajo de la uña

sacar una astilla de debajo de la uña

No es infrecuente que, al manipular ciertos objetos, suframos erosiones o lesiones en los dedos, una de ellas ocurre cuando se introduce un cuerpo extraño dentro de la uña.

En muchas ocasiones, se encuentra en la zona externa y es fácil extraerlo, sin embargo, en otras, se ha introducido tanto que no solo provoca gran dolor, sino que además no sabemos cómo sacar una astilla de debajo de la uña. Y es que, puede suceder que, la astilla quede clavada en la carne y dificulte aun más su extracción, veamos cómo proceder en estos casos.

Consejos antes de intentar extraer un cuerpo extraño de la uña

- Antes de proceder, lávate muy bien las manos y corta la uña para poder tener un acceso más directo a la astilla.

- Deja en remojo durante un rato el dedo para reblandecer la uña y que resulte más sencillo acceder hasta donde se encuentra la astilla.

- Si la astilla ha quedado en una zona muy interna a la que no se puede acceder, lo más recomendable es esperar a que tu cuerpo expulse solo la astilla a medida que crece la uña y acudir al médico para que te recete antibióticos y así evitar infecciones. Y es que, en ocasiones, la astilla ha quedado alojada tan dentro que ni siquiera en un hospital podrían extraerla sin eliminar la uña, algo poco probable si no hay infección. Eso sí, durante ese tiempo sufrirás la molestia de llevar un cuerpo alojado dentro de la uña.

Métodos para extraer una astilla de debajo de la uña

Con aguja y pinzas: el método más utilizado cuando la astilla queda alojada dentro de la uña es utilizar estos utensilios previamente esterilizados con alcohol o quemándolos con un mechero. No intentes, sin embargo, utilizar las clásicas pinzas de depilar que tienes en casa, ya que el extremo es demasiado ancho y no servirá para extraerlo. Es conveniente que compres en la farmacia unas pinzas quirúrgicas con el extremo muy puntiagudo y fino para poder realizar esta operación. Según sea la zona en la que está alojada o la profundidad de la misma, te será más fácil removerla con la aguja, intentando cogerla y empujarla hacia arriba por la cara interna de la uña hasta sacarla o bien, introduciendo con cuidado. Si tu no lo logras, en tu centro médico podrán realizar esta operación aplicando un poco de anestesia para evitar el dolor de remover esa zona.

Aceite para extraer la astilla de la uña: es recomendado también introducir el dedo en aceite varias veces al día para ayudar a la astilla a soltarse y salir sola. Una práctica menos dolorosa que hurgar con la aguja y las pinzas pero más larga en el tiempo.

Vaselina: igual que con el aceite, puedes aplicar vaselina en el dedo para que la astilla se mueva dentro de la uña y pueda ir saliendo con más facilidad a medida que la uña crece.

Agua y bicarbonato: vierte en un recipiente agua y añade una cucharada de bicarbonato de sodio. Este elemento ayudará a empujar la astilla fuera de la piel pero habrás de realizar el proceso de introducir el dedo en este compuesto varias veces al día en varios días para lograr que la astilla vaya saliendo poco a poco.

Una vez que la astilla esté fuera de la uña, lávate bien las manos y aplica un antiséptico para evitar infecciones.

Durante el tiempo que la astilla permanece en la uña esta se verá enrojecida e hinchada, sin embargo, solo esto no es signo de infección. Si ves que comienza a cambiar de color y a oscurecerse, es muy doloroso o está sangrando demasiado, debes acudir a tu centro de salud para valorar el estado de la herida.