Micosis: qué es, síntomas y tratamiento

Micosis en el pie, uñas, boca, tracto intestinal o cuero cabelludo, ¿qué hacer?

Ernesto Díaz - 28 de agosto de 2020 - Salud

La micosis no es otra cosa una infección que puede aparecer en distintas partes del organismo y que está provocada por algunos tipos de hongos. 

Bien sea en el pie, en la piel, en las uñas, en los genitales o en la lengua, te explicamos cuales son los distintos síntomas de una micosis, qué hongos la causan y cómo puede tratarse según el caso.

Qué es la micosis

La micosis se produce cuando se desarrollan pequeños hongos en alguna parte del cuerpo. Hay tantas distintas micosis como hongos. Pueden afecta a partes del cuerpo tan distintas como las uñas, la piel, el aparato digestivo, los genitales o la boca.

Las micosis son más frecuentes en ambientes cálidos o húmedos, así como en zonas del cuerpo que acumulan humedad, ya que este ambiente favorece la multiplicación de los hongos.

Sin embargo, es importante saber que no todos los hongos son colonizadores y causantes de patologías. Nuestro organismo es colonizado de forma natural por algunos hongos, el problema es cuando proliferan y crean un fenómeno infeccioso.

Existen distintos tipos de micosis según el hongo que la causa y el lugar donde se desarrolla, veamos algunas de ellas. 

Cuáles son los factores de riesgo para la micosis

- Ambientes muy húmedos, sudoración excesiva, uso de calzado o ropa que no transpira.

- Personas que tienen ciertas patologías como la diabetes.

- Personas que acuden de forma habitual a piscinas.

- Personas que reciben tratamiento habitual con antibióticos o corticoides. 

- Acariciar a tu mascota y no lavarte bien las manos después.

- No secarte bien algunas zonas del cuerpo como entre los dedos de los pies.

Micosis del pie

También se conoce como pie de atleta y suele salir entre los dedos de los pies en las uñas o en las plantas de los pies. 

Suele estar provocado por u hongo llamado dermatofito que es el responsable de contaminar la piel del pie. 

Se produce con mayor frecuencia en aquellas personas que caminan descalzos en ambientes como piscinas, vestuarios o saunas. El hongo se aloja entre los dedos de los pies y se propaga a la piel y a las uñas.  Es un hongo muy contagioso que bien se puede propagar dentro del mismo pie o incluso pasárselo a otras personas.

Las medidas de higiene son fundamentales para tratar la micosis en los pies: lavar bien los pies con agua y jabón, secar bien especialmente las zonas entre los dedos, aplicar el tratamiento prescrito por el médico en el tiempo descrito. 

Micosis intestinal

Las micosis digestivas o candidiasis intestinal son afecciones provocadas por la presencia de hongos patógenos en el tracto digestivo. Su nombre es "candida albicans". Se pueden encontrar en todos los niveles del tracto digestivo, desde la boca hasta el ano. 

Las causas de la aparición de una micosis digestiva patógena están ligadas a un desequilibrio de la flora intestinal o, más frecuentemente, a un fallo del sistema inmunológico. Los síntomas de la candidiasis digestiva son dificultad para tragar, así como otros trastornos alimentarios.

El tratamiento que se suele emplear en estos casos pasa por la toma de antimicóticos junto con una dieta que ayude a restaurar la flora intestinal.

Candidiasis oral

Se trata de una infección común en los niños, provocada por el hongo "candida albicans" y que se inicia en la lengua y el paladar y se extiende al tracto digestivo. 

En este caso no es un hongo contagioso porque la cándida ya está presente de forma natural en la boca y en el cuerpo. De esta manera, son factores como el uso continuado de antibióticos o corticoides o una fragilidad del sistema inmunológico los que activan la micosis en la boca.

Muchas candidiasis orales desaparecen solas, en otros casos es necesario seguir un tratamiento oral para combatir la proliferación del hongo.

Micosis en las uñas

Los hongos en las uñas, bien sea de las manos o de los pies, afecta principalmente a adultos y generalmente el más afectado suele ser el dedo gordo del pie. Requiere de tratamiento para evitar que se extienda a otras zonas. En muchos casos basta con aplicar un tratamiento antifúngico, en otros se necesita retirar el área afectada bien quirúrgicamente o con un químico. Después hay que aplicar un tratamiento antimicótico hasta que sane. 

Candidiasis vaginal

Es una de las infecciones vaginales más comunes en las mujeres: la candidiasis vaginal es causada por el crecimiento de hongos microscópicos. Se caracteriza por picazón en la vulva y la vagina, la aparición de una secreción espesa y blanquecina y dolor durante las relaciones sexuales y micción. Puede estar causada bien por el uso de un jabón agresivo, por transmisión sexual o por una disminución de las defensas. E tratamiento depende del tipo de infección, el médico puede recomendarte desde una pomada antifúngica a antibióticos.

Candidiasis anal

Se caracteriza por una picazón frecuente y molesta en el ano. Sin embargo, la micosis anal benigna requiere tratamiento. Suelen deberse a levaduras del género Candida, presentes de forma natural en el tracto digestivo, aunque en algunas ocasiones proliferan y se convierten en una molestia. El tratamiento de la candidiasis anal pasa por la aplicación de cremas antimicóticas recetadas por tu médico.

Micosis en el cabello: Tiña

La tiña es una micosis que infecta el cabello o el vello corporal. Es causada por hongos llamados "dermatofitos". Las tiñas también se conocen como dermatofitias del cuero cabelludo. No es una enfermedad grave, pero sí muy molesta y también muy contagiosa.

Ver también: qué es la tiña versicolor y cómo se trata

Conclusión

La micosis es una enfermedad producida tras la proliferación de distintos tipos de hongos, si bien algunos ya están presentes en nuestro organismo, pueden multiplicarse si se dan las condiciones necesarias.

Es fundamental recurrir a tratamiento médico ante los primeros síntomas de micosis bien sea en los pies, en las uñas, la boca, los genitales o el tracto digestivo. De esta manera, se evitará que sigan extendiéndose.

Un remedio natural usado en estos casos es la aplicación local de gel de aloe vera en la zona infectada ya que tiene propiedades antifúngicas y antibacterianas.

Si has sufrido micosis en alguna parte del cuerpo, es posible volver a tener una segunda infección. Para evitarlas, es fundamental seguir unas simples medidas de higiene como lavarse y secarse bien tras la ducha, no andar descalzo en zona comunes y llevar ropa poco apretada que permita la transpiración de la piel.