Cómo eliminar el mal olor de las axilas (remedios sencillos)

¿Mal olor en las axilas? Lo que debes hacer y lo que no

Ernesto Díaz - 25 de agosto de 2020 - Trucos caseros

¿Quién no ha sufrido en algún momento de mal olor en las axilas? Bien sea tras un duro entrenamiento, una larga jornada laboral, en un día de calor intenso o si sientes que hueles más fuerte durante los días de la regla, todos hemos experimentado en algún momento ese hedor tan desagradable que pueden llegar a emanar nuestras axilas.

Para algunas personas basta con una ducha ligera y el desodorante adecuado, sin embargo, muchas otras personas terminan su jornada con un fuerte olor a pesar de tener una buena higiene. Esto puede resultar embarazoso cuando has de compartir un espacio común con los demás ya que el olor de tu axila no solo lo hueles tú, sino que sabes que los demás pueden detectarlo con igual claridad. 

Ver también: exceso de sudor en la cara

Para que esto no te ocurra en el momento más inadecuado como en esa cita romántica con tu pareja, una reunión de trabajo o cuando vas en el metro, sigue estos remedios sencillos para eliminar el mal olor de las axilas. 

¿Por qué pueden llegar a oler tan mal las axilas?

Partamos de la base de que el sudor por sí solo no huele, de hecho, cuando sudas por la espalda o por el escote, no se produce ese olor tan desagradable que puede salir de otras partes del cuerpo como las axilas. 

Cuando la humedad que sale por las glándulas sudoríparas se mezcla con las bacterias presentes en la piel, es cuando se desata ese olor que solemos relacionar con olor a cebolla. En este caso la mezcla genera amoniaco y ácidos grasos de cadena corta que produce ese olor tan fuerte. Cuando esto sucede de forma crónica o constante a pesar de los esfuerzos por mantener las axilas secas y limpias se conoce como bromhidrosis. 

Cómo acabar con el olor de las axilas: cambia tu rutina de higiene

Si has notado que últimamente hueles más fuerte o incluso algún conocido te ha llamado la atención, es hora de cambiar las rutinas de higiene que realizas. 

No solo la ducha diaria debe ser una máxima de higiene, sino que además, si lo haces por la noche, quizás debas cambiarlo a la mañana, para salir de casa en perfecto estado de revista.

En épocas de mucho calor  o si en el lugar donde vives hay mucha humedad no dudes en ducharte varias veces al día para mantener tu higiene al día.

En caso de que hayas hecho deporte, no esperes a llegar a casa paseando ese fuerte olor por todas partes, dúchate en el gimnasio antes de retomar tus rutinas diarias. 

Cuando te duches, utiliza un jabón antibacteriano sin perfume y frota bien por las zonas más sudorosas de tu cuerpo. Cuanta más piel muerta suciedad y grasa elimines, mayores posibilidades de eliminar el mal olor existen. 

Tras la ducha, asegúrate de secar bien tus axilas para evitar que la humedad vuelva a mezclarse con las bacterias de nuevo y comiences a oler fuerte en poco tiempo. 

Para eliminar el mal olor en las axilas: depílate

Una buena idea que puede ayudarte a reducir o eliminar el mal olor de las axilas es depilarte esta zona. El vello en las axilas puede contribuir a que se multipliquen las bacterias y el olor se expanda. Si te afeitas esta zona, te haces la cera o te realizas un tratamiento láser para eliminar el vello, habrás reducido significativamente las probabilidades de que se genere mal olor en esta zona del cuerpo.

Ver también: distintos métodos de depilación para axilas

Elimina algunos alimentos de tu dieta para evitar el fuerte olor

Algunos alimentos suelen contribuir a producir un fuerte olor que emana del cuerpo, por lo tanto, un cambio en la dieta suele ayudar.

El consumo excesivo de carnes rojas, cebolla, ajo, alcohol, comida picante o alimentos procesados puede contribuir a que el cuerpo produzca un olor más intenso.

Ver también: por qué la comida picante te hace sudar

Además las verduras crucíferas como el brócoli, coles de Bruselas, coliflor o repollo contienen azufre que después eliminamos a través del sudor 

Por el contrario, otros alimentos como el melón, el pepino, las fresas o los lácteos te ayudarán a mantener el cuerpo fresco e hidratado, por lo tanto, evitarás sudar tanto.

Remedio para el mal olor de axilas: vinagre de sidra de manzana

Un truco sencillo que puedes realizar a diario para reducir el mal olor en las axilas es aplicar vinagre de sidra de manzana con un algodón en las axilas. Puedes incluso aplicarlo dos veces al día. Y es que, tiene propiedades antimicrobianas, lo que ayuda a matar las bacterias que desencadenan el mal olor.. 

Otros sustitutos del desodorante más naturales pueden ser el aceite de lavanda o el hamamelis, un sustituto de los desodorantes con aluminio y que ayuda a reducir la humedad de la piel además de combatir las bacterias. 

En cualquier caso, si tienes una piel sensible y notas que estos remedios te irritan, lávate con abundante agua y busca otros remedios.

Utiliza un desodorante natural para las axilas

Si no quieres usar los desodorantes que ves en los supermercados elaborados a base de químicos y que además contienen aluminio, prueba a utilizar un desodorante natural. Están ya disponibles en la mayor parte de superficies comerciales. Son productos que respetan la piel y no contienen parabenos.

Suelen estar compuestos a partir de aceites esenciales y productos naturales que aportan un agradable olor y ayudan a combatir la humedad. 

Si nada te funciona: usa un antitranspirante para las axilas

Los antitranspirantes pueden ser muy útiles para combatir el mal olor de las axilas, ya que pueden ayudar a reducir la cantidad de sudor en las axilas. Mientras que los desodorantes protegen contra el olor, los antitranspirantes reducen el sudor y así bloquean el olor. Sin embargo, estos productos suelen contener aluminio para bloquear los poros del sudor.

Truco para el mal olor de las axilas: usa ropa de algodón

Además de todos los remedios anteriores, debes llevar prendas que dejen transpirar a la piel. Si usas ropa elaboradas con fibras sintéticas el sudor quedará acumulado en la zona de la axila y, en unas horas o incluso minutos, el olor será desagradable. 

Intenta asimismo, utilizar prendas que no ajusten demasiado al área de la axila, es preferible que sean lo más holgadas posibles para permitir que el aire circule. 

Reduce el nivel de estrés para evitar sudar en exceso

La ansiedad y el estrés pueden provocar que sudemos más y que además nuestro cuerpo emita un olor más fuerte. De hecho, algunos estudios afirman que las axilas secretan aproximadamente 30 veces más sudor cuando estamos bajo una situación de estrés que cuando estamos tranquilos.

Por lo tanto, si logras poner en práctica métodos para controlar el estrés y aprendes a relajarte en estas situaciones, estarás contribuyendo a reducir el mal olor de las axilas. 

Si estás ante una reunión de trabajo que te pone muy tenso o has de hablar en público puedes realizar respiraciones profundas para relajar el cuerpo y la mente y evitar sudar en exceso.