Por qué tengo siempre las manos frías

Mis manos siempre están frías, haga frío o calor, ¿por qué?

Ernesto Díaz - 29 de octubre de 2020 - Salud

Tener las manos frías en invierno si no llevas guantes es razonablemente normal pero, ¿por qué hay personas que siempre tienen las manos frías haga calor o nieve?

Algunas personas suelen tener las manos frías ya sea que estén trabajando en la oficina, viendo la televisión tranquilamente o paseando al perro en un agradable día de primavera. Son aquellas personas para las que el dicho popular "manos frías, corazón caliente", no vale, ya que puede ser muy incómodo estar siempre tratando de calentar las manos.

Tengo siempre las manos frías, ¿por qué?

Pasear por la calle en un frío día otoñal o invernal, sin llevar guantes puede dejarte las manos heladas. Sin embargo, hay personas que suelen tener las manos frías incluso cuando las condiciones climatológicas son favorables o están en el interior.

Ver también: qué hacer en caso de ola de frío

¿Es tu caso? Puede haber muchas y variadas razones por las que sufres de frío en las manos, estas son algunas:

Problemas neurológicos

La toma de medicamentos para tratar algunos problemas neurológicos puede provocar una sensación de frío y destemple. Se trata de enfermedades del sistema nervioso central y periférico: del cerebro, la médula espinal, los nervios craneales y periféricos, las raíces nerviosas o el sistema nervioso autónomo, entre otros. 

Problemas endocrinos

El sistema endocrino es el conjunto de órganos encargados de producir hormonas. Las hormonas se encargan de regular nuestro estado de ánimo, permitir el crecimiento y desarrollo de nuestro cuerpo, ayudar a la digestión, a la respiración, a la circulación sanguínea o a mantener la temperatura corporal. De esta manera, cuando de da un desequilibrio hormonal, algunos sistemas pueden descontrolarse, uno de ellos es la temperatura del cuerpo.

Entre las enfermedades endocrinas está la diabetes, el hipotiroidismo, hipertiroidismo o el síndrome de ovario poliquístico. 

Ver también: cuáles son los síntomas del hipotiroidismo

Problemas cardiovasculares

Si sueles tener las manos y pies fríos aunque la temperatura sea buena, puede deberse a una mala circulación. Cuando la sangre no llega adecuadamente a las extremidades superiores e inferiores se produce frío, calambres o entumecimiento. 

Dieta pobre y peso bajo

Si llevas una dieta pobre en nutrientes o sigues una dieta hipocalórica sin control médico puedes sentir efectos secundarios de la falta de nutrientes como destemple en el cuerpo, frío, fatiga y cansancio. Las personas que sufren de anorexia nerviosa también suelen tener sensación frío constante. 

Desequilibrios en la presión arterial

Si tienes la presión arterial muy baja o muy alta, también incide en la cantidad de sangre que llega hasta las extremidades, lo que favorece esa sensación de frío en manos y pies, que además puede extenderse hasta sentir frío en todo el cuerpo. 

Enfermedad de Raynaud y manos frías

Si tus manos están constantemente frías y además cambian de color, esto podría ser una señal de advertencia, podría tratarse del síndrome de Raynaud. La enfermedad de Raynaud es una afección en la que los vasos sanguíneos periféricos se contraen demasiado en respuesta a un ambiente frío.

El Raynaud puede ser solo una respuesta normal al frío, pero, en algunas personas, crea una constricción demasiado fuerte en los vasos sanguíneos de las manos o los pies. Esta constricción puede hacer que los dedos se tornen blancos para después cambiar a morados o azules porque no están recibiendo suficiente sangre.

Cuando las manos y pies comienzan a calentarse nuevamente, los dedos de las manos o de los pies se volverán rojos una vez que se detenga la constricción de los vasos sanguíneos. Sin embargo, este flujo sanguíneo puede causar determinados daños en algunas personas.

Un síndrome de Raynaud severo puede provocar lesiones cutáneas y ulceraciones en la piel de los dedos de las manos o de los pies.

Otras causas para las manos frías

Las personas que tienen anemia, lupus, esclerodermia, enfermedad de la tiroides, mala circulación o trastornos del sistema nervioso pueden ser más susceptibles a tener las manos frías.

Ver también: síntomas de la anemia 

Y para muchas personas que, en general no están enfermas, simplemente representa la respuesta natural de su cuerpo a un ambiente frío y probablemente no sea motivo de preocupación.

Las causas por las que alguien puede tener las manos frías varían y, en general pueden estar relacionadas con cambios en la circulación sanguínea o cambios neurológicos. De hecho, esto no solo afecta a las mano ya que las personas con manos frías a menudo también sufren de pies fríos, por las mismas razones.

Eso sí, en caso de que solo sea una mano o un pie el que se muestra frío, puede deberse a una enfermedad de los vasos sanguíneos, por lo que debes consultar con tu médico para valorarte cuanto antes. 

¿Cómo se pueden prevenir las manos o los pies fríos?

Si tus manos se quedan frías en seguida y los demás suelen comentarte en seguida sobre lo frías que las tienes, debes estar pendiente para llevar ropa que pueda mantenerlas calientes. No solo necesitas usar guantes, utiliza también gorro, calcetines abrigados y varias capas de ropa para evitar destemplarse. Si el núcleo del cuerpo se mantiene abrigado, irradiará calor hacia las extremidades, la sangre fluirá hacia ellas evitando que queden frías.

Otras medidas que puedes llevar a cabo es evitar el consumo de alcohol. El alcohol lo que hace es acelerar el proceso de hipotermia pero es tramposo porque cuando bebemos unas cuantas copas entramos en calor, y esto puede llevarnos a pensar que el alcohol calienta el cuerpo.

Ver también: el peligro de beber alcohol cuando hace frío

Practica ejercicio todos los días. 

realizar ejercicio ayuda a templar el cuerpo ya que mejora la circulación sanguínea y ayuda a tener una buena salud cardiovascular.  

Evita el tabaco ya que la nicotina es un vasoconstrictor que hace que los vasos sanguíneos se contraigan impidiendo la correcta circulación de la sangre y, por lo tanto, favoreciendo que tengas las manos frías.

Si notas las manos frías y no tienes a mano un café caliente que sostener o una calefacción a la que acercar las manos, masajéalas vigorosamente. Un masaje rápido puede favorecer la circulación de la sangre.

Si hace frío intenta moverte para mantener el calor corporal, sin sudar, por supuesto, ya que conseguirías el efecto contrario.

En caso de que incluso en verano, con mucho calor, tengas las manos muy frías, consulta con tu médico para valorar si la toma de algún medicamento o una enfermedad subyacente como la anemia, la diabetes o el lupus está causando este síntoma.