Qué es la violencia de género en las relaciones adolescentes

Por qué existen relaciones violentas entre parejas adolescentes y cómo detectarlo

Quonomy - 2018-12-04 12:20:00

Las investigaciones y estadísticas muestran que la violencia de género en las relaciones adolescentes es más frecuente de lo que podría imaginarse. Es más, los datos crecen alarmantemente.

Algunos adolescentes piensan que ciertos comportamientos como los insultos, celos, burlas o gritos forman parte de la relación. E incluso pueden encontrar normal controlar excesivamente a su pareja, aislarla de su entorno o llegar a agredirla física o sexualmente.

Violencia de género en relaciones adolescentes

Violencia de género en adolescentes

La pareja es algo importante para los jóvenes actuales. La mayoría de los adolescentes de más de 14 años tiene o ha tenido una relación afectiva a esa edad que puede ir desde una cita a una relación estable. Sin embargo, algunas de estas relaciones están basadas en la dominación y las conductas abusivas y agresivas, son aquellas en las que se da violencia de género entre adolescentes, principalmente de los chicos hacia las chicas.

La violencia de género en parejas adolescentes se da cuando existe algún tipo de agresión física, psicológica, sexual, emocional o acoso. Se dan abusos verbales y emocionales, situaciones de control y dominación, maltrato físico o maltrato sexual. Este tipo de violencia puede darse con una pareja actual o incluso con un pareja anterior.

La violencia en algunos casos sucede de forma diaria y constante y puede tener unos graves efectos para la víctima a corto plazo. Y es que, muchos adolescentes no denuncian por miedo

Varias estadísticas muestran el alarmante aumento de violencia doméstica en jóvenes:

- La encuesta Nacional de Conducta de Riesgo Juvenil realizada en Estados Unidos dice que el 12% de las chicas en escuela secundaria reportaron algún tipo de violencia física contra ellas por parte de su pareja.

- Un estudio realizado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad de España revela que al número de mujeres asesinadas por sus parejas cada años se suma la constatación de que están aumentando las actitudes machistas entre adolescentes.

- UNICEF revela que en México siete de cada diez jóvenes sufre violencia en su relación de noviazgo (un 76% de violencia psicológica, 16.5% de violencia sexual y 15% de violencia física).

En general, en estas encuestas las chicas refieren un control psicológico por parte de sus parejas, además de insultos y aislamiento de sus amistades.

Por qué existe violencia en algunas relaciones adolescentes

La violencia de género en jóvenes no suele deberse a una sola causa, sino que confluyen una serie de factores sociales, culturales, educacionales o emocionales. Sea como fuere, la mayor parte de las veces se debe a:

- Conductas heredadas por parte de los progenitores. Son jóvenes que provienen de hogares donde se da la violencia doméstica.

- Falta de normas y límites durante su crecimiento.

- Tener amigos que infligen violencia sobre sus parejas.

- Uso de drogas o sustancias no legales.

- Personas con falta de empatía, irascibles y con escaso autocontrol

- Actitudes sexistas en la familia en la que se habla despectivamente del género femenino.

Hoy en día, a pesar de los avances por la igualdad de género, siguen existiendo roles de género tradicionales y arcaicos que se basa en una idea de la pareja machista. Está en las canciones que escuchan los adolescentes, en los libros que leen, en las series que les gustan, en los realities...

Consecuencias de la violencia doméstica en parejas adolescentes

Los adolescentes se encuentran en un momento clave de su desarrollo. Son aun emocionalmente inmaduros y se encuentran en una situación en la que sus actos o elecciones determinarán gran parte de su futuro. Así, relaciones saludables tendrán un impacto positivo en su desarrollo emocional mientras que las relaciones abusivas y violentas tendrán efectos negativos como:

- Síntomas de depresión y ansiedad

- Consumo de sustancias no saludables como alcohol y drogas.

- Pensamientos suicidas.

- Fracaso escolar y abandono de los estudios.

- Conductas antisociales.

Cómo saber si una adolescente sufre violencia de género

Según los expertos, las agresiones en parejas adolescentes suelen aparecer prácticamente desde el inicio. En estos casos, las chicas no tienen aun suficiente experiencia como para valorar lo que está ocurriendo. Es frecuente que se sientan confundidas, desorientadas e incluso culpables.

El arrepentimiento de sus parejas tras la agresión refuerza la idea de que ella ha de cambiar ciertas actitudes para que su novio no se enfade. Sin embargo, con el tiempo el ciclo de violencia se vuelve más frecuente y la pareja responde de forma más hostil a hechos nimios. En esta etapa, el arrepentimiento de la pareja va espaciándose y llega a desaparecer.

Ante estas situaciones muchas adolescentes no cuentan lo que les está ocurriendo por miedo, por una falsa creencia de controlar lo que les ocurre o por vergüenza.

Si observamos la conducta de la adolescente abusada es posible encontrar señales de alarma como un cambio radical en su forma de ser e incluso de comportarse o vestirse. Puede llegar con lesiones, estar deprimida, nerviosa, irritable, con cambios de humor frecuentes, reservada e incluso aislada de sus amistades de siempre.

Cuando se intenta acceder a la persona para ayudarla, puede mostrarse agresiva y defender a su agresor buscando mil excusas para su comportamiento o incluso negando el maltrato.

Qué hacer si detectamos violencia de género en adolescentes

La forma de actuar depende de la edad de la víctima y del tipo de abuso que esté recibiendo, se pueden actuar de diferentes formas:

- Si las amistades lo detectan, es importante que contacten con sus padres para advertirles.

- La familia ha de actuar como escudo, protegiendo a la joven y apartándola del agresor, cortando la relación para evitar una escalada de violencia

- Es importante crear una canal de comunicación en el que la víctima sienta que puede contar con sus familiares, puede hablar y explicar sin miedo a ser reprendida o censurada.

- Es beneficioso que la gente de su entorno, sus amistades puedan apoyarla y prestarle el cariño que necesita.

- Probablemente la víctima necesitará apoyo psicológico para superarlo.

- Ante cualquier riesgo para la integridad de la víctima es necesario denunciar.