Tipos de memoria: la capacidad para recordar en el ser humano

¿Cómo almacena los recuerdos el cerebro?

Quonomy - 2018-03-12 09:15:00

La memoria es esa capacidad que tenemos los seres humanos de recordar algo. La memoria nos ayuda a aprender, a avanzar, a relacionarnos con nuestro entorno, a evolucionar y, sobre todo, a sobrevivir.

Hay quien parece tener una memoria capaz de recordar los hechos más nimios ocurridos hace años y quien dice no recordar lo que comió ayer. Unos mejor que otros, todos tenemos memoria. La tienen los seres humanos y, aunque en menor medida, la tienen los animales. Sin embargo, aunque te sorprenda, no hay un sólo tipo de memoria, hay varios.

¿Recuerdas los nombres de tus amigos?, ¿Y el lugar donde fuiste de vacaciones el año pasado?, ¿lo que comiste ayer? ¿y cuál era tu juguete favorito cuando eras pequeño? En todos estos recuerdos intervienen diferentes tipos de memoria: la memoria a corto plazo, la memoria sensorial y la memoria a largo plazo.

¿Qué es la memoria?

qué tipos de memoria existen

Si nos referimos a la memoria humana, puesto que los animales también tienen memoria, hablamos de la función cerebral que se detecta por las conexiones sinápticas entre neuronas.

La memoria humana es distinta a la de los animales porque ésta suele actuar sobre las necesidades presentes, pero la del ser humano tiene una capacidad superior ya que puede visionar el pasado y pensar en el futuro.

La memoria es una de las funciones más importantes que realiza el cerebro, se trata en definitiva de la capacidad de recordar.

Muchos de estos recuerdos son distorsionados o con erróneos y aun así nuestra supervivencia depende de ellos, de nuestra capacidad para recordar quienes somos, quienes son los demás, lo que aprendimos de otras experiencias pasadas, qué cosas son peligrosas, qué cosas son seguras…

Una personas sin recuerdos, sin memoria podría ser comparada con un vegetal.

Cómo funciona la memoria

La memoria realiza constantemente tres procesos:

- Codificación: percibimos la información y la codificamos de diferentes formas, ya sea la visual, acústica, experiencias…

- Almacenamiento: una vez codificada y clasificada la memoria queda guardada en la memoria a corto o a largo plazo.

- Recuperación: es el último proceso que realiza la memoria, a través de este proceso podemos encontrar la información que necesitamos cuando la necesitamos.

Existen muchos investigadores, científicos y psicólogos que han estudiado la memoria. Wiliam James, filósofo estadounidense y profesor de psicología fue un pionero en la definición y estudio de la memoria. A él le debemos la clasificación de la memoria en tres tipos: memoria a corto plazo, memoria a largo plazo y memoria sensorial.

3 tipos de memoria

1- Memoria sensorial: es la que nos llega a través de los sentidos (vista, olfato, tacto, oído y gusto). Dura tan solo unos milisegundos y desaparece automáticamente o se transmite a la memoria a corto plazo.

2- Memoria a corto plazo: cuando la memoria sensorial ha clasificado un recuerdo pasa a la memoria a corto plazo que realiza dos funciones: mantiene la información en la mente aunque no esté presente esa información y puede manipular esa información para que pueda participar en otros procesos más complejos.

A esta memoria también se la ha denominado como memoria del trabajo ya que interviene en el procesos cognitivos como la comprensión, razonamiento y solución de problemas.

Esta memoria interviene en el aprendizaje de la lectura o en el de un itinerario para llegar a un sitio.

3- Memoria a largo plazo: es el proceso por el cual almacenamos información de forma duradera y se clasifica a su vez en memoria implícita y memoria explícita.

- Memoria implícita: son recuerdos que se almacenan de forma inconsciente y se activa de forma automática, por ejemplo recordar cómo se monta en bicicleta.

- Memoria explícita: son recuerdos que se almacenan de forma consciente como el nombre de lugares, de personas, históricos, geográficos o acontecimientos de nuestro pasado.