7 personajes históricos que probablemente nunca existieron

Personajes de la historia de los que se duda su existencia

Alba Caraballo - 2019-11-24 19:48:00 - Educación Curiosidades

Conoces sus nombres, has estudiado su historia en el colegio, has visto películas sobre ellos pero… nadie puede confirmar al 100% que su historia sea real o si quiera se puede evidenciar que llegaran a existir. Estos son 7 personajes históricos que probablemente nunca existieron.

7 personajes que quizás nunca existieron

personajes históricos que quizás no existieron

Hoy en día, algunos historiadores cuestionan la existencia de algunos personajes históricos. Y es que, los mitos, la tradición oral o el boca a boca, pudieron crear algunos nombres o al menos, crear una leyenda a su alrededor. 

1. Pitágoras

Se cree que fue un filósofo griego que vivió en el año VI a. C. Y, decimos se cree, porque Pitágoras no dejó ni un solo escrito personal sobre sus teorías matemáticas. Fueron sus seguidores, los miembros de la escuela pitagórica, los que dejaron constancia del teorema de Pitágoras, los números amigos, la teoría heliocentrista y otra serie de descubrimientos. 

De hecho, se cree que el teorema de Pitágoras es anterior a esta figura, y que los egipcios y los chinos ya la manejaban antes de la posible existencia de este genio. 

La realidad es que, hoy en día se cuestiona su existencia por lo que sí, es posible que hayas estudiado en el colegio la figura y teoría de un hipotético personaje. 

2. Robin Hood

El famoso héroe que robaba a los ricos para dárselo a los pobres, podría ser solo fruto de la pluma de algún escritor medieval. Una historia que fue recogida y magnificada por el tiempo, ya que, a los personajes iniciales, entre los que está por supuesto Robin Hood, se les fueron uniendo con posterioridad otros tantos. 

Algunos historiadores lo sitúan en distintos lugares de Inglaterra y también en  distintos momentos de la historia, algunos en la Inglaterra de Eduardo II y otros en la de Ricardo Corazón de León. 

Hoy en día, no existe una pista sólida y fiable sobre la existencia de Robin Hood, a pesar de que los cronistas medievales sí afirmaron que este personaje existió y vivió en algún momento entre el siglo XII y XIII.

Lee la historia de Robin Hood, ¿mito o realidad?

3. El Rey Arturo

De haber existido, algunos creen que habría vivido en la Gran Bretaña del siglo VI, en un territorio recién abandonado por las legiones romanas. Según la leyenda, fue un líder guerrero que luchó junto a los reyes britanos contra sus enemigos. Y fue leyenda porque en las primeras etapas, fue una historia transmitida por el boca a boca en el siglo IX, cuando se hablaba de un reino llamado Camelot, un consejero mago de nombre Merlín y de unos valerosos caballeros de una mesa redonda. La cuestión es que el legendario Rey Arturo pudo basarse en algún guerrero que lideró ejércitos en los comienzos de la Edad Media, pero también pudo ser un cuento al que, con los años, se le añadieron personajes como la reina Ginebra.

Los arqueólogos no han podido encontrar ni un solo resto que atestigüe su existencia, por lo tanto, solo nos quedan las conjeturas sobre la existencia del rey Arturo de Camelot.

Leer más sobre la leyenda del Rey Arturo

4. Sun Tzu

Sun Tzu es el autor del tratado sobre la guerra más conocido y vendido de todos los tiempos: El arte de la guerra. Se le atribuye a Sun Tzu, un general y filósofo de la Antigua China, que se cree que vivió entre el año 722 y 481 a.C. Sin embargo, los historiadores se han cuestionado si esta figura realmente existió. De hecho, el debate sigue abierto en China, entre tradicionalistas, que defienden su existencia y escépticos, que encuentran inexactitudes históricas en su obra. 

5. Homero

¿Sabes quién escribió la Ilíada y la Odisea? La respuesta puede darla cualquier estudiante de secundaria: Homero. Un poeta y posible escritor de estas magníficas obras literarias que, sin embargo, pudo no haber existido. 

De nuevo, no existen datos que certifiquen su existencia. Se cree que esta figura pudo crearse por la necesidad de tener un autor que firmara los grandes mitos griegos

Algunos historiadores afirman que las historias de Ulises, Penélope o Helena de Troya fueron escritas antes de la posible fecha de existencia de Homero por parte de distintos autores y que, posteriormente se compilaron para englobarlas en estos dos clásicos de la literatura. 

6. William Shakespeare

Hace unas décadas, nadie ponía en duda la existencia de una de las más grandes plumas de la historia. Sin embargo, en 2007 un grupo de intelectuales ingleses creó  un documental titulado “La duda razonable” en la que argumentan sobre el misterio de la vida de este escritor. 

Afirman que Shakespeare no escribió ninguna de las grandes obras que se le atribuyen y que, solo firmó obras que habían sido escritas por otros poetas y escritores. De hecho, sus libros se le atribuyen a autores como Christopher Marlowe, Francis Bacon o Roger Manners. 

7. Jack el destripador

Se cree que fue un asesino en serie responsable de la muerte de cinco mujeres en el distrito de Whitechapel en el Londres de 1888. 

Siempre se ha pensado que, el autor tenía conocimientos anatómicos o médicos, debido a la mutilación que realizaba de sus víctimas. Jamás fue descubierto, por lo que se cree que dejó de asesinar porque murió, emigró o fue encarcelado por otra causa. 

A día de hoy, se ha apuntado a más de 100 sospechosos como posibles destripadores, entre ellos un abogado, un barbero, un fabricante de botas y el mismísimo médico de palacio. 

Hoy en día, aunque sigue sin desvelarse el misterio, hay algunas teorías que apuntan a que no fue un solo personaje el causante de estos asesinatos, sino varios asesinos que actuaran en Londres, ya que, además de los cinco asesinatos de Whitechapel, hubo otros seis que formaron parte del expediente policial de la época. 

Ya que el nombre de Jack el destripador fue dado por la prensa de la época para alimentar el misterio, algunos historiadores creen que los asesinatos pudieron ser obra de varios psicópatas que disfrazaron sus ejecuciones bajo un seudónimo que ya era temido.