Cuáles son los mitos más sorprendentes de Zeus. Mitología del Dios Griego del Olimpo

Historia y mitología del padre de los dioses

Alba Caraballo - 2018-09-01 09:30:00 - Educación

¿Por qué Zeus fue el dios del Olimpo?, ¿Por qué gobernó sobre los demás dioses?, ¿cuáles fueron los poderes de Zeus?... Conoce las historias y mitos más sorprendentes de Zeus, el dios de los dioses. Estas son las curiosidades de la mitología griega respecto a Zeus.

Por qué los griegos crearon a los dioses y cómo lo hicieron

mitos de Zeus curiosos

Los griegos, un pueblo brillante, crearon un mundo que funcionaba al margen del mundo que les rodeaba. Imaginaron cómo podría haber sido el principio y la creación del mundo e interpretaron las señales que les brindaba la naturaleza para dar sentido a su existencia. Y es que, la divinidad más venerada por los griegos era la Tierra, a quien ellos identificaban con la diosa de la fecundidad, representada como una mujer desnuda de pechos y caderas anchas.

Inventaron un mundo dominado por los Titanes y Gigantes, de ellos surgió una nueva generación de dioses que rige el destino de los hombres y ocupa el centro del universo. Son los dioses griegos y, de entre todos ellos destaca el Dios de los dioses, Zeus. Estos son los mitos de Zeus, el dios griego del Olimpo.

Cuál es la historia de Zeus: el mito de Cronos

Gea, la Tierra, formó pareja con Urano, el cielo, para crear la primera generación de seres mitológicos, los Tinanes.

De entre todos los Titanes, Crono y su hermana Rea fueron los elegidos para ser los padres de los dioses que gobernarían el universo: Dèmeter, Hestia, Hera, Hades, Poseidón y Zeus. Estos hermanos se dividieron las esferas de esta forma:

  • Zeus dominaría el cielo,
  • Poseidón, el mar.
  • Hades (Plutón) el mundo subterráneo, el de los muertos.

Crono y Rea no querían que ninguno de sus hijos les sobrevivieran, les habían predicho que uno de sus hijos les destronaría por lo que Crono los devoraba nada más nacer. Crono así, devoró a todos sus hijos pero, Rea, embarazada de Zeus, se marchó a Creta y dio allí a luz en secreto a tu hijo. Se lo confió a Océanide Metis para evitar que tuviera el mismo destino que sus hermanos y entregó a su marido a cambio una piedra envuelta que Crono devoró inmediatamente creyendo que era Zeus.

Cuando creció, Zeus líder natural, obligó a su padre Crono, a vomitar a todos sus hijos dándole una pócima. Una vez libres y habiendo liberado también a los Hecatonquiros y los Cíclopes, declaró la guerra a Cronos que estaba aliado con los Titanes. Ambos bandos libraron una guerra sin precedentes, la Titanomaquia, durante la cual los Titanes acamparon en la montaña Otres y Zeuz, en el Olimpo.

Fueron los Cíclopes quienes, para librar la batalla, dieron a Zeus sus armas: el trueno y el relámpago.

Zeus ganó la batalla y se convirtió en el dios de la primera generación de dioses, en el más sabio, el que posee más cualidades que los demás. El que reinó sobre los hombres y sobre los 12 dioses del Olimpo.

Cuáles eran los poderes de Zeus

Los dioses del Olimpo eran muy poderosos, tenía cada uno su propio espacio sobre el que gobernaba y ejercía poder, pero el único dios que era omnipotente era Zeus.

Zeus se parecía a los humanos, tenía sus mismas pasiones y sentimientos, se encolerizaba, se enamoraba, sentía celos, envidias, amor..

Zeus era el dios más respetado por los demás dioses, fue el patriarca de hombres y dioses y gobernaba en el cielo y en la tierra. Su principal arma fue su poderoso rayo.

El dios de los dioses era el protector del equilibrio, fue árbitro en disputas e impartía justicia. Pero, como dios dominado por las pasiones también fue magnánimo y bondadoso y se apiadó de los desdichados.

El mito de Zeus y sus amantes femeninas y masculinas

Su esposa legítima y eterna fue Hera, quien le acompañó durante toda la vida, con ella tuvo a Ares, Hebe, Ilitía y Hefesto.

Eso sí, Zeus, admirador del género femenino tuvo muchas otras relaciones. Sus amantes no solo fueron diosas, también mortales que provocaban unos enormes celos en Hera. De estas relaciones Zeus tuvo otros hijos: dioses, semidioses y héroes.

Zeus fue un prolijo amante que tuvo cientos de relaciones con mujeres y, se cuenta que un buen día también se dejó seducir por el más bello de los mortales, Ganímedes, príncipe de Troya.

El mito del rapto de Europa por parte de Zeus

De todas las mujeres que pasaron por la vida de Zeus, la más bella era Europa, una ninfa hija de Aginor y Telefasa. Un buen día, Zeus la vio paseando con sus amigas por la playa y al verla, ya no pudo apartar los ojos de ella. Tal fue su amor que para acercarse a Europa, Zeus se transformó en un toro blanco y se recostó junto a sus pies.

Europa al verlo, comenzó a jugar con el animal y, cuando se subió a su lomo, el torno se levantó y se lanzó al mar. Europa gritaba suplicando pero el toro enamorado nadaba furioso alejándose de la costa. Zeus llegó hasta Creta y allí, bajo la sombra de los plátanos de la fuente de Gortina, la pareja se unió. Esa es la razón por la que los plátanos no pierden sus hojas ni en invierno, han de dar sombra a un Dios.

De este amor nacieron Minos, rey de Creta, Sarpidón y Radamantes. Mientras Zeus se dedicaba a otras misiones, Europa se quedó en Creta y terminó casándose con Asterión, quien adoptó a sus hijos y puso al continente el nombre de su bella esposa.

El toro, cuyo aspecto había tomado Zeus, subió al cielo y se transformó en la constelación de tauro.

El mito de Prometeo y cómo Zeus le castigó

Prometeo, enfadado ante la injusticia que había cometido Epimeteo que regaló a los animales dones como la potencia, la velocidad, la belleza o la sagacidad pero dejó al hombre desnudo, indefenso y sin dones, decidió enmendar el error.

Prometeo robó a algunos dioses increíbles cualidades y se las entregó a los hombres, entre ellas: la lógica, que le permitió pensar y avanzar y el fuego, que le permitió calentarse. Prometeo, el amigo de los hombres, los tomó bajo su protección y les enseñó todo lo que sabía.

Cuando Zeus se enteró, entró en cólera porque los hombres tenían tantos dones que comenzaban a parecerse a los dioses. Dirigió a su ejército contra Prometeo y cuando lo apresaron, lo encadenaron en el monte Cáucaso, en los límites del Universo.

Hasta allí llegaba cada día un águila que le comía el hígado. Durante la noche, volvía a nacerle y el águila al día siguiente volvía de nuevo a por el hígado nuevo. La tragedia de Prometeo duró 30 años hasta que Hércules le liberó de aquel cruel castigo.