Cansancio crónico o astenia: ¿qué lo causa y cómo se trata?

¿Sufres de cansancio y fatiga constante? Estos son los síntomas de la astenia

Alba Caraballo - 2020-07-30 10:16:00 - Salud

El cansancio crónico, conocido en el ámbito médico como síndrome de fatiga crónica o astenia crónica, suele ser un motivo de consulta frecuente a los médicos de atención primaria. Sin embargo, también es un trastorno difícil de catalogar, diagnosticar y tratar ya que no siempre es posible encontrar la causa. En ocasiones puede ser orgánica y una enfermedad está causando el cansancio y la fatiga, mientras que en otras se apuntan a causas psicológicas.

Te explicamos qué es el cansancio crónico, qué síntomas indican que sufres astenia y no un momentáneo estado de debilidad y qué tratamiento se utiliza para combatirlo.

Ver también: cómo combatir el cansancio y la fatiga

Índice de contenidos

Qué es el cansancio crónico o astenia

Qué causa la fatiga constante

Cuáles son los síntomas del síndrome de fatiga crónica

Cómo se diagnostica el cansancio constante o astenia

¿Existe tratamiento para el cansancio crónico?

Qué es el cansancio crónico o astenia

síndrome de cansancio crónico

Eran muchas las personas que acudían y acuden a las consultas médicas tras pasar un tiempo en un estado de cansancio, fatiga y abatimiento físico importante. Para algunos pacientes el motivo de esta situación era detectable fácilmente, era un síntoma de alguna enfermedad y, tratándola, se mitigaban los distintos síntomas, entre ellos el cansancio.

Sin embargo, para un amplio porcentaje de pacientes, no era posible identificar causa alguna. Para ellos, se acuñó el término en inglés "chronic fatigue syndrome" (síndrome de fatiga crónica o astenia crónica).

Este cansancio crónico se basa en la existencia de cansancio por más de 6 meses de evolución que incide en la vida de los pacientes ya que se reduce en más del 50% la capacidad de realizar las tareas y rutinas habituales. Es decir, tareas cotidianas y básicas como ir a la compra, realizar las tareas caseras o rendir en el trabajo era una tarea titánica.

Esta enfermedad afecta principalmente a personas que inicialmente no tenían ninguna enfermedad importante y se consideraban sanas. Es más, se detectó que era más frecuente que el cansancio crónico apareciera en personas entre los 20 y 50 años de edad generalmente, aunque también se observan casos en pacientes de edad avanzada.

Sin embargo, a la hora de referirse al cansancio crónico en niños hay una gran controversia entre los especialistas que se debaten en su posible existencia en la infancia y cómo diagnosticarla o definirla.

Qué causa la fatiga constante 

En realidad, los expertos se hayan ante un trastorno en el que es difícil ahondar en las causas. No hay una única causa aunque la hipótesis que más se maneja es que puede ser debido a infecciones virales crónicas, sobre todo las que produce un virus del grupo herpes, en concreto el virus de Epstein-Barr y el virus herpes humano tipo 6, aunque no se ha podido probar esta certeza.

Existen, además de esta otras teorías, tampoco probadas que relacionan al cansancio constante con alteraciones del sistema inmune o disfunciones de las células musculares. 

Cuáles son los síntomas del síndrome de fatiga crónica

El principal síntoma para el cansancio crónico viene implícito en el nombre, es decir, una sensación de fatiga muy intensa y marcada que produce en quien la siente una incapacidad de mantener una vida normal y unas rutinas básicas cotidianas. Las personas con fatiga constante no pueden realizar tareas normales de su vida laboral o social. 

Este cansancio tan intenso, no llega a mejorar si la persona descansa, haya tenido un sueño reparador o haga pequeñas siestas o paradas a lo largo del día para recuperar la energía. Se levantan y acuestan cansadas sin que nada parezca mejorar este estado.

A este cansancio extremo se añaden otros síntomas que no son tan notorios y que además varían de unos pacientes a otros:

- Hay quien tiene décimas de fiebre que, sobre todo, muestran su aparición por las tardes.

- Entre los enfermos de astenia crónica también hay una queja habitual referida a dolor de cabeza o jaqueca.

- En algunos pacientes aparecen ganglios en el cuello.

- Otros síntomas pasan por sentir molestias en la garganta, dolores musculares y articulares y debilidad en general.

- Dificultad de concentración y de atención sostenida.

- Alteraciones del sueño.

Cómo se diagnostica el cansancio constante o astenia

En este tipo de enfermedades no es sencillo emitir un diagnóstico, de hecho, muchos pacientes pueden haber sufrido los síntomas durante algún tiempo sin acudir a la consulta.

Cuando el paciente acude a la consulta, el médico recogerá una serie de datos para descartar otras causas para este cansancio constante. Se realizará un amplio estudio y diversas pruebas complementarias para ir descartando otras patologías.

En caso de que no se deba a otra enfermedad, realizará el diagnóstico de cansancio crónico. Y es que, no existen pruebas o análisis específicos que permitan a los médicos confirmar este diagnóstico. 

¿Existe tratamiento para el cansancio crónico?

El síndrome de cansancio crónico es una enfermedad de muy larga evolución, sin embargo, se ha observado en algunos pacientes que pueden tener una tendencia a la mejoría de forma espontánea.

Sin embargo, se trata de una enfermedad que impide al que la padece a llevar una vida normal. El cansancio crónico, es decir, levantarse cansado y pasar la jornada cansado, día tras día, condiciona al paciente quien sufre de un importante grado de incapacidad.

Es una enfermedad que puede extenderse durante años, por lo que se estima que más de la mitad de los pacientes tendrán dificultades para continuar con sus rutinas habituales cinco años después de haber padecido los primeros síntomas.

En cualquier caso, para estos pacientes se han ensayado distintos fármacos que contribuyan a mejorar el estado de debilidad constante. Salvo en casos aislados, no se ha notado una gran mejoría, los resultados no han sido del todo satisfactorios.

De todos los fármacos que se han probado, los que mejores resultados han obtenido son los antidepresivos. También se ha probado con estimulantes de la inmunidad y antivirales. 

Sí puede notar el paciente cierta mejoría al ser tratado con antiinflamatorios no esteroideos y corticoides para controlar otros síntomas de la enfermedad, como son los dolores musculares y articulares. Sin embargo, estos fármacos son de efecto inmediato y no influyen en la evolución a largo plazo del síndrome de fatiga crónica.

Según los médicos una medida que parece influir en la mejoría de los pacientes que sufren cansancio crónico es la aplicación de programas individualizados y concretos de ejercicio físico. Parece probado que, realizar un acondicionamiento físico mejora la calidad de vida de estos pacientes.