Cómo conducir con niebla de forma segura

8 consejos para conducir con niebla y evitar accidentes

Quonomy - 2018-11-28 13:14:00

Conducir con niebla no es sencillo ya que reduce sensiblemente la visibilidad en la carretera. Cuando atravesamos una zona con niebla perdemos la perspectiva de lo que hay alrededor, de los coches que tenemos delante o detrás y de las señalizaciones que se encuentran a una cierta distancia. Es por ello que debemos extremar las precauciones si hemos de manejar cuando en un día con niebla.

Consejos para conducir con niebla

Conducir con niebla

La conducción con niebla, junto con la conducción con nieve y lluvia intensa puede ser unas de las condiciones climáticas peligrosas para conductores noveles o poco experimentados, e incluso para los más expertos si se confían. Si has de conducir con niebla, sigue estos consejos:

Extrema la atención: no debe haber espacio para las distracciones, por lo tanto es preferible llevar el teléfono en silencio, evitar la radio, no conversar con los demás pasajeros o cualquier otra circunstancia que puede hacer que tu atención se vea mermada.

No conduzcas: evita si es posible evitar la carretera hasta que no haya niebla, sobre todo si es muy intensa. Es preferible mantenerse fuera de la carretera si no te sientes seguro ante unas condiciones climatológicas adversas.

Disminuye la velocidad: ya que la visibilidad no es la misma que en un día despejado, la velocidad tampoco puede ser la misma. Ante  una escasa capacidad de vislumbrar la carretera se hace necesario conducir despacio para poder tener tiempo para reaccionar si el tráfico se detiene o surge alguna contingencia.

Activa los faros antiniebla: no pongas los faros en posición alta cuando hay niebla ya que las pequeñas gotas de agua que contiene la niebla puede propagar y hacer que la luz se refleje cegando a otros coches. Las luces largas tampoco son recomendables, para estos casos lo más adecuado es utilizar la medida de la que goza un coche para ver y ser visto: las luces antiniebla.

Evita que se empañen las ventanas por dentro: cuando se genera una situación de niebla es posible que dentro del coche comience a darse una situación de humedad que puede empañar las ventanas, dificultando aun más la visibilidad. Conviene activar el ventilador y dirigirlo hacia los cristales.

Evita las frenadas bruscas: en una situación de niebla, los coches que están más alejados no te verán hasta que estén cerca, aunque lleves las luces antiniebla por lo que has de evitar pisar los frenos con vehemencia para evitar un choque en cadena.

Aumenta la distancia de seguridad: si generalmente mantienes una distancia de uno o dos coches con el vehículo delantero, dobla esa distancia, puede que no te sientas cómodo perdiendo la referencia que tienes delante pero es preferible que dejes una distancia significativa para evitar accidentes.

Activa el limpiaparabrisas: aunque no esté lloviendo, las pequeñas gotitas que contiene la niebla empaparán tu parabrisas por lo que conviene activarlo a una velocidad lenta para no comprometer aun más tu visibilidad.