Empacho de comida: ¿cómo recuperarse tras el atracón?

¿Te has dado un atracón? Formas de remediarlo

Alba Caraballo - 17 de noviembre de 2020 - Salud Alimentación

¿Has asaltado la nevera en un ataque de estrés?, ¿quizás has comido más de la cuenta en un cumpleaños o cena navideña? La mayoría nos hemos dado algún atracón de comida en un momento determinado y, tras hacerlo, no solo estamos arrepentidos, sino que además nos sentimos extremadamente pesados, con dolor de tripa, acidez, fatigados, etc.  Estos consejos pueden contribuir a que te recuperes de un empacho de comida. 

Cuáles son los síntomas de una indigestión o empacho

Cuando comes demasiado rápido o tomas demasiados alimentos, puedes experimentar lo que se conoce como indigestión. 

Ver también: cómo aliviar el dolor de barriga

Sabrás que estás sufriendo un empacho si tienes una sensación de plenitud abdominal y te hace sentir incómodo tras haber comido demasiado. También puedes sentir dolor e incluso ardor en la parte superior del estómago. 

Otros síntomas asociados a la indigestión son: 

- Hinchazón abdominal.

- Náuseas y vómitos.

- Flatulencia excesiva.

- Sensación de plenitud tras la comida.

- Sonidos estomacales.

- Sabor ácido en la boca.

Cómo recuperarse tras un empacho de comida

Si te sientes arrepentido después de haber cedido a la tentación de los deliciosos platos en una comida familiar o te has dado un atracón de comida basura en un momento de estrés emocional no tienes por qué castigarte o desesperarte.

Si bien es cierto que te sentirás culpable y molesto físicamente, un atracón de comida no es el fin del mundo. Con estos consejos puedes recuperarte de un empacho y recuperar los hábitos de alimentación sana y equilibrada. Estos pequeños trucos caseros te ayudarán a sentirte mejor y menos pesado.

Una buena hidratación contra el empacho

Si has tomado una gran cantidad de alimentos y además estos tenían un alto contenido en sal y azúcar. Y además, durante la comida bebiste algo de alcohol, es recomendable que mantengas a tu cuerpo bien hidratado.

Ver también: por qué se producen las resacas y cómo aliviarlas

Beber mucha agua, especialmente después de un atracón, ayuda a la digestión y reduce la hinchazón. Si bien puedes notar que no te cabe ni una sola gota de agua en el cuerpo, puedes ir bebiéndola poco a poco a sorbitos para evitar una mayor molestia. 

Muévete para ayudar a hacer la digestión

Aunque puedes sentir la tentación de tumbarte a echar una siesta, ya que darse un atracón nos hace sentirnos somnolientos, es preferible hacer un poco de ejercicio moderado. Basta con que camines y muevas el cuerpo, ya que ayudarás al cuerpo a bajar los alimentos y a hacer una mejor digestión.

Además, si caminas quemarás esas calorías extras que has tomado y, te ayudará a sentirte mejor.

Ver también: Beneficios de caminar después de comer

Infusión de manzanilla para las molestias estomacales

La infusión de manzanilla es un excelente calmante para las molestias intestinales, por lo tanto, es un buen aliado para aliviar la indigestión o una mala digestión. Este tipo de hierba puede reducir el ácido del estómago en el tracto gastrointestinal y además, actúa como antiinflamatorio. 

Además, la manzanilla tiene un efecto calmante y anti estrés, por lo tanto, te ayudará a sentirte más tranquilo y menos agobiado ante la molestia que estás padeciendo. 

Bicarbonato de sodio o sal de frutas para el empacho

Ambos elementos son dos antiácidos clásicos muy utilizados en caso de acidez estomacal, uno de los síntomas clásicos de la indigestión.  

Y es que, cuando tomamos demasiados alimentos o nos damos un atracón, el sistema digestivo fabrica en exceso una cantidad de enzima peptidasa, dando lugar a compuestos con radicales ácidos, que es lo que no provoca ardor de estómago. Un remedio clásico para aliviarlo es combatir con sal alcalina, como es la sal de frutas o el bicarbonato. Ambos contribuyen a neutralizar el ácido. 

Vinagre de sidra de manzana tras un atracón

El vinagre de sidra de manzana es un tipo de vinagre elaborado con manzanas, más en concreto, con manzanas fermentadas. Incorporar vinagre de manzana en tu dieta puede ayudarte a realizar una mejor digestión ya que puede reducir la hinchazón, la acidez y el ardor de estómago a facilitar el proceso de digerir los alimentos. 

Si te sientes muy pesado, con acidez o con molestias estomacales tras haber comido mucho, añade una o dos cucharaditas de vinagre de sidra de manzana a una taza de agua y bébelo. También puedes tomarlo antes de la comida si crees que vas a comer mucho. 

Ver también: 9 beneficios del vinagre de sidra de manzana

Té de menta para la indigestión

La menta puede aliviar la indigestión si esta no está causada por un reflujo ácido. Este remedio no está recomendado para personas con úlceras estomacales tampoco. Pero, si no tienes ningún trastorno y te sientes empachado, una excelente opción pasa por tomar una taza de té de menta tras la comida. Puede aliviar las náuseas y la indigestión. 

Cómo recuperar una alimentación sana tras un atracón de comida

1. Prepara un plan para hacer ejercicio el resto de la semana, no tiene por qué ser muy intenso, basta con una caminata ligera para quemar esas calorías extras y nivelar el azúcar en la sangre. 

2. Introduce verduras, frutas y otros alimentos con alto contenido en fibra en tu dieta, así como proteínas magras tras un atracón. Este tipo de alimentos puede ayudar a restaurar vitaminas y minerales perdidos. 

3. Evita dejar de comer o saltarte comidas, ya que podrías llegar de nuevo con mucho hambre a esa nueva comida, y pasarte de la raya. Por el contrario, puedes tomar porciones pequeñas de alimentos sanos en próximas comidas.

4. Intenta descansar la noche tras el atracón y dormir ocho horas de calidad, así ayudarás a mantener las hormonas en niveles estables y evitarás la necesidad de carbohidratos y alimentos ricos en grasas que sentimos cuando estamos más cansados.

Conclusión

En las comidas navideñas, familiares, cenas de trabajo o momentos de estrés es frecuente comer más de la cuenta. Si vas a acudir a uno de estos encuentros o te sientes con ansiedad, concéntrate en comer porciones más pequeñas de comida, y no te dejes llevar por el frenesí de ver tantas delicias sobre la mesa.

Asimismo, es recomendable comer lentamente y masticar bien los alimentos, ya que, el cerebro tarda unos 15 minutos en procesar si el estómago está lleno. En esos quince minutos, podrías haber ingerido más alimentos de los que tu cuerpo puede gestionar, lo que conduce a la indigestión.

En caso de no haberte sabido contener, pon a prueba los remedios caseros que te comentamos como, pasear, tomar té de manzanilla, té de menta o sal de frutas para ayudar a neutralizar los ácidos y calmar la molestia estomacal.