Cuál es el protocolo básico para la cena de Navidad en familia

Normas de etiqueta para la comida de Navidad y Fin de Año

Alba Caraballo - 2019-10-22 14:16:00 - Navidad

En Navidad la agenda se llena de comidas y reuniones, ya sea con amigos, compañeros de trabajo y familia. Sin embargo, son las citas con la familia las que adquieren más importancia. 

Las comidas y cenas de Navidad en familia son reuniones distendidas y menos encorsetadas que otros compromisos sociales que se pueden tener en estas fechas, sin embargo, las buenas costumbres no deben faltar en la mesa para vivir la cita de una forma mucho más especial que en otra época del año. Toma nota de estas pautas de protocolo básico para la cena de Navidad en familia. 

Cena de Navidad: reglas de protocolo

protocolo en la cena de Navidad
Normas de etiqueta en la comida de Navidad

A la hora de preparar la cena de Navidad para tu familia y a la hora de organizar el menú, la distribución en la mesa o la etiqueta a la hora de vestir, te recomendamos tener en cuenta estos consejos: 

Normas para recibir a los invitados

- Un buen anfitrión ha de dejar lo que esté haciendo para recibir a los invitados personalmente en la puerta y pasarlos al interior de la vivienda.

- En caso de que alguno de tus invitados no se conozca, no esperes a que se autopresenten ellos mismos y haz tú la introducción. 

- Ofrece algo de beber antes de pasar a la mesa

- El anfitrión marca los tiempos de la comida o cena de Navidad, indica cuándo se pasa a la mesa y cuándo ha llegado el momento de levantarse de la mesa. 

- Si algún invitado te lleva un regalo, no lo dejes aparcado, ábrelo delante de él y agradece el detalle, de lo contrario, podría parecer descortés. 

- Protocolo para colocar a tus invitados en la mesa de Navidad

- Si la mesa es rectangular, has de reservar las cabeceras para sentar a los anfitriones o a los invitados de mayor edad, como los abuelos, es el sitio más importante de la mesa. 

- El resto de los adultos han de colocarse cerca de personas afines, por ejemplo, si tu cuñada se lleva fatal con tu hermano, es recomendable sentarlos en sitios alejados de la mesa o, si todas las navidades, tu suegro se enzarza en una discusión de política con tu padre, de nuevo, conviene ponerlos en zonas opuestas. Intenta juntar a familiares que tengan buena relación y mantener separados a aquellos con relaciones tirantes. Los invitados que sean más problemáticos deberían estar sentados junto a los anfitriones.

- Coloca una tarjeta sobre el plato con el nombre de cada persona para que todo este proceso de sentarse a la mesa sea sencillo y adecuado a tu organización. De lo contrario, tu planteamiento de colocar a personas afines juntas y separar a las que no se llevan bien, podría no funcionar.

- En cuanto a los niños, si van a sentarse en la mesa de los adultos, deben colocarse al menos al lado de su padre o su madres, de esta manera podrá ayudarle a comer, controlarle y evitar que sea otro familiar quien se tenga que hacer cargo de la comida del niño. 

- Si no hay sitio en la mesa para todos los invitados, pueden cenar los niños primero, controlados y ayudados por algún adulto para después servir la comida de los adultos y poder degustar con más tranqulidad de la comida.

Protocolo para la comida de Navidad y Fin de Año

- Si vas a recibir invitados en tu casa, y además son los mismos, en Navidad y en Fin de Año, no pongas la misma mantelería. Lo ideal es que cambies de alguna manera la decoración en la mesa para diferenciar ambas celebraciones. 

- En Navidad puedes recurrir a un tipo de decoración más clásicos y formales, mientras que en Fin de Año puedes optar por algo más moderno, arriesgado y divertido. Son fiestas distintas, con significados diferentes y, tu mesa, ha de reflejarlo.

- A la hora de elaborar los platos de Navidad, ten presente cuál es el gusto de los invitados que recibes. Si pones una mesa a base de pescado y a varios de tus invitados no les gusta nada, se quedarán sin el plato principal. Ten en cuenta también si en tu mesa va a haber alguna persona celiaca o alérgica a algún alimento.

- En Navidad se suele tender a elaborar demasiados platos y, entre los aperitivos y los platos principales, los comensales terminan absolutamente saciados. Para evitarlo, puedes servir aperitivos y después un plato principal (y ya será abundante) o, un primer plato muy ligero y después un plato principal con algunos entrantes para todos los gustos.

- Ten en cuenta que, por la noche no se suele cenar muy pesado por lo tanto, un asado de carne, es más apropiado para la comida. Deja tus opciones más ligeras para la cena, desde un pescado al horno al clásico pavo de Navidad. 

- Puedes elaborar un menú en papel para que todos los comensales tengan la información de lo que degustarán a lo largo de la cena. 

- A la hora de servir la comida, sigue el criterio de la edad. Sirve primero a las personas de más edad y ve descendiendo hasta el más joven de tus invitados. Se sirve antes a las mujeres que a los hombres. También puedes evitar el lío que puede organizarse si están en lugares muy distantes de la mesa sirviendo en orden lineal, según el sentido de las agujas del reloj. 

- Debe servir la comida los anfitriones y nunca los invitados, a no ser que dispongas de servicio doméstico o personas contratadas para ello. 

Protocolo a la hora de vestir en Navidad

- Comer en familia no significa no tener que arreglarse porque hay confianza. No es necesario sacar todas las lentejuelas pero, tampoco usar la camiseta más vieja del armario o ese atuendo casero que sueles usar. La ocasión sí requiere vestirse de un modo especial. En este sentido, evita ese estilo demasiado excesivo, o el demasiado informal. El punto medio puede ser la clave.

- En cuanto a los niños, no hace falta comprarles trajes especiales para la cena navideña, basta con que vayan aseados y con ropa medianamente arreglada… ¡nunca en chándal! Evita las prendas excesivamente informales.

Cuida los detalles como que los zapatos estén limpios, la manicura cuidada, el maquillaje no muy excesivo y el pelo arreglado. En definitiva, cuidar un poco la presentación, sin crear un look de alfombra roja. Es un momento especial, la familia se reúne frente a la mesa, y tu atuendo ha de estar a la altura. 

Detalles especiales en la comida de Navidad

Para que tu comida o cena de Navidad sea especial y memorable, recurre a esos pequeños detalles que gustarán a tus invitados. Puedes poner un pequeño obsequio para cada uno junto a su plato, una frase bonita personalizada para cada uno con buenos deseos, una decoración especial, música agradable de fondo, preparar juegos para pasar un buen rato tras la comida, etc.

Agudiza tu imaginación, piensa en tus invitados y haz de esta celebración navideña un momento inolvidable.