Cuál es la relación entre el estrés y el asma

¿Puede un momento muy estresante desencadenar una crisis asmática?

Arianna García - 29 de enero de 2019 - Salud

La mayoría de nosotros pasamos situaciones de estrés, debido a que se viven experiencias que pueden ejercer una presión mental o emocional que pueden llegar a afectar nuestra salud.

Algunos expertos sugieren que el asma es más que una afección y que se puede desencadenar cuando se viven momentos de alta carga emocional. Es por ello que los individuos que padecen esta patología deben aprender a canalizar las emociones y las experiencias no tan gratas. Y es que, existe una relación entre el estrés y el asma. 

El estrés y el asma: cuál es su relación

Las personas que tienen asma son aún mucho más propensas a caer en crisis cuando pasan por estados de ansiedad. Pero, ¿por qué el estrés es un desencadenante del asma?

El estrés provoca una oleada de hormonas en nuestro cuerpo. Estas se lanzan para prepararnos para huir del peligro o para combatirlo (la respuesta de "lucha o huida").

Reaccionamos ante el con síntomas como ritmo cardíaco más rápido, músculos tensos y respiración superficial y rápida (hiperventilación). Este cambio en nuestro patrón de respiración, puede aumentar el riesgo de todos nuestros síntomas habituales de asma, como el tórax y la tos.

Otra razón por la cual el estrés puede desencadenar el asma de alguien es por el tipo de activiades o reacciones que las personas tienen cuando están estresadas. Puede notar que pierde la paciencia con mayor facilidad cuando está bajo estrés, y la ira es en sí misma un desencadenante emocional del asma.

El estrés puede reflejarse en la manera en que bebemos o fumamos, potenciando un mayor consumo que, en definitiva, se traducirá en una peor condición física o un empeoramiento para la persona que, ya de por sí, sufre asma. 

Las personas con asma que están estresadas también pueden sentirse menos capaces o dispuestas a tomar sus medicamentos para el asma según lo prescrito, especialmente si el estrés a largo plazo significa que también están lidiando con ansiedad y depresión.

Cómo saber si el estrés está desencadenando una crisis asmática

Normalmente no es tan difícil reconocer las cosas que nos estresan. Pero a veces no hacemos la conexión entre eventos estresantes y los síntomas de asma. Por ello tiene que estar muy atento a las señales que envía el cuerpo y no obviarlas.

Si cree que puede estar bajo más estrés de lo normal, pregúntese si su asma se siente peor de lo normal.

Si ha notado que su asma se siente peor de lo normal, considere lo que está sucediendo en su vida en este momento. ¿Podría una situación estresante haber provocado sus síntomas de asma?

En estos casos lo recomendable es llevar un registro de las situaciones estresantes junto con un diario de síntomas: esto podría mostrar un patrón y ayudarlo a reconocer situaciones estresantes o eventos que desencadenan sus síntomas de asma.

Un plan de acción escrito para el asma lo ayudará a vigilar el empeoramiento de los síntomas y saber qué hacer si observa alguno.

El estrés es más probable que desencadene síntomas de asma si su asma no se maneja bien. Así que asegúrese de controlar su asma lo mejor que pueda, tomando sus medicamentos según lo prescrito. Debe estar siempre preparado. Es posible que deba tomar más de sus medicamentos para el asma por un tiempo hasta que se sienta menos estresado.