Por qué tengo las orejas rojas y calientes

Causas al enrojecimiento de las orejas

Alba Caraballo - 2019-03-07 15:32:00

¿Te has fijado que a algunas personas se les ponen las orejas muy rojas? Puede que haga mucho calor, o mucho frío, que estén enfadados o avergonzados y en un momento... el color de sus orejas se vuelve de un rojo intenso, casi morado. Les pasa a los niños y a los adultos, ¿te ocurre a ti también? Conoceremos las causas de las orejas rojas y calientes y veremos qué se puede hacer para evitar este enrojecimiento.

Se me ponen las orejas rojas y calientes

orejas rojas y calientes

Una persona puede tener las orejas rojas y calientes por diversas causas pero, en general, ninguna reviste de gravedad. Eso sí, puede llegar a ser incómodo ya que junto con la coloración puede aparecer ardor, picor o dolor.

Los síntomas más evidentes son el enrojecimiento de toda la oreja, provocando un notorio contraste de color entre la piel de la cara y la de la oreja. Pueden enrojecerse los dos oídos a la vez o solo uno. Y son condiciones transitorias que duran entre 30 y 60 minutos, generalmente por el día.

La sangre se agolpa de forma repentina en esta zona del cuerpo y además se dilatan los vasos sanguíneos o se hinchan, esta la razón por la que suelen picar y, en ocasiones doler. De hecho, si las tocas, notarás esta piel más caliente que la de otra zona que no esté enrojecida. Pero, ¿qué hace que las orejas se pongan rojas?

Causas al enrojecimiento de las orejas

Emociones y la oreja roja

En momentos de tensión emocional, cuando se está viviendo una situación en la que intervienen las emociones: ira, vergüenza o enfado, se produce un rubor en la piel, más frecuente en las mejillas, pero no extraño en la oreja.

En la piel aumenta el flujo de sangre en una zona determinada debido a las sensaciones que se están viviendo.

Síndrome de la oreja roja

Puede afectar a uno o a ambos oídos y sus causas no están del todo claras. Cursa con enrojecimiento y ardor en la parte externa de la oreja. En ocasiones los cambios de temperatura pueden provocar los síntomas o simplemente ocurren sin que nada parezca haberlo causado y puede cursar con dolor de cabeza. Es una condición rara y requiere consultar al dermatólogo.

Cambios de temperatura

El frío o el calor pueden alterar el color de las orejas o incluso, un cambio brusco de temperatura. Si vienes de la calle donde hace mucho frío y entras a un café donde se siente el calor, en las orejas, al ser un órgano externo en contacto con la temperatura del ambiente, pueden sensibilizarse y comenzar a fluir más sangre y con mayor velocidad.

Quemaduras del sol

Es común que olvidemos aplicar crema en algunas partes del cuerpo cuando tomamos el sol, una de ellas son las orejas. Es por ello frecuente que se quemen tras una jornada de exposición al sol. En este caso, también pueden estar sensibles al tacto y puedes sentir picazón, en definitiva, la piel de la oreja ha sufrido una quemadura. Tanto es así que, puede llegar a pelarse o a tener ampollas.

Dermatitis seborreica

Es un trastorno de la piel que puede causar orejas rojas. Si lo sufres puedes notar que en tu cuerpo y cuero cabelludo aparecen manchas rojas que pueden mostrarse escamosas. Esta condición de la puede llegar hasta las orejas y afectar al oído externo.

Otras causas al enrojecimiento de las orejas:

  • Beber alcohol.
  • Tomar comidas picantes.
  • Cambios hormonales.
  • Picaduras de insectos.
  • Infección bacteriana.
  • Menopausia.

Qué tratamiento seguir para las orejas rojas

- En el caso de que notes que las orejas se ponen coloradas cuando tienes un enfado o vives un momento de vergüenza, poco puedes hacer aparte de taparlas con el pelo si lo llevas largo. Muchas emociones pueden llegar a controlarse pero, una vez que aparecen, es difícil evitar esos síntomas físicos como es el enrojecimiento. Cuanto antes pase el momento de enfado, antes volverán tus orejas a tener su color de siempre.

- Para evitar el enrojecimiento ante los cambios de temperatura, puedes llevar gorro u orejeras en época de frío, así por lo menos evitarás esa sensación de hormigueo y picazón cuando entres en sitios más cálidos. Si sufres menopausia y tienes los conocidos sofocos que te enrojecen toda la piel desde el cuello puedes tener a mano un abanico o una compresa fría para bajar la temperatura.

- En caso de que las orejas rojas sean debidas a una infección bacteriana en la piel, el médico te podrá recetar un tratamiento con antibióticos.

- Para las quemaduras del sol leves puedes utilizar una loción con aloe vera además de frío en la zona para calmar la quemazón. Aplicar agua fría o compresas frías te aliviarán bastante

- El tratamiento para el eczema seborreico pasa por la aplicación de pomadas sobre la piel para calmarla. Tu médico podría recetarte alguna crema con cortisona si la molestia es grande.

Cómo prevenir la aparición de las orejas rojas

Si detestas esa sensación de orejas rojas y te molesta que los demás se ríen del color que han tomado tus oídos puedes:

- Usar protector solar siempre, incluso en invierno para evitar las quemaduras solares.

- Utilizar la crema para la dermatitis que te recomienden y así mantener la piel hidratada y sin escamas.

- No tocarte las orejas con las manos, principal transmisor de virus y bacterias presentes en las superficies que tocamos. Así evitarás infecciones de la piel y, si tienes costras, no las toques. 

- Si tienes la piel seca, aplica crema hidratante también en esta zona.

- Para las orejas rojas a causa del enrojecimiento o sonrojo, solo te queda taparlas para que no se vean, porque es muy difícil de prevenir una situación de timidez o ira.

Cuándo ir al médico ante el enrojecimiento de las orejas

En general, las orejas rojas es una condición pasajera que no reviste gravedad ninguna. Sin embargo, si se repite de forma frecuente y, sobre todo, te causa gran molestia o dolor e incluso te afecta a tu capacidad auditiva, debes consultar con tu médico.

Tu doctor podrá descartar cualquier tipo de infección  o problemas de la piel y te podrá recomendar una pomada adecuada en caso de que cursen con picor y ardor.