Reacción en la piel por estrés: ¿por qué me sale un sarpullido si estoy nervioso?

Ezcema y reacciones alérgicas en la piel a causa del estrés

Ernesto Díaz - 2020-06-08 12:31:00 - Salud

¿Puede el estrés hacer que te brote un sarpullido? La respuesta es un rotundo sí. Es posible tener una reacción alérgica en la piel de forma repentina ante el hecho de estar en una situación que te provoca una respuesta emocional grande como angustia, miedo, enfado, tristeza o nervios; o incluso en el tiempo inmediatamente después de vivirla. 

Las reacciones en la piel por estrés son algo que sucede incluso en personas que no tienen ninguna condición previa como dermatitis atópica, ezcemas, alergia, etc. aunque en estas personas, puede agravarse la irritación en la piel.

Reacción en la piel o erupción por estrés

sarpullido por estrés

Uno de esos días en los que el estrés es absoluto y vives situaciones muy desafiantes y angustiosas, pueden terminar con un sarpullido o urticaria en cualquier parte del cuerpo. De hecho, hay personas a las que les cuesta distinguir una erupción por estrés de una reacción alérgica, ya que no conciben que un momento estresante pueda provocar una dermatitis.

Es más, a la mayoría nos cuesta relacionar el estado emocional con las manifestaciones físicas que tiene sobre el cuerpo. Sin embargo, los médicos saben que altos niveles de estrés pueden afectar a funciones corporales muy diversas como la digestión, la concentración, la presión arterial, el sueño, etc. 

Otra de las consecuencias del estrés sobre el cuerpo tiene su efecto en la piel, haciendo que aparezca urticaria o sarpullido, es lo que se conoce como erupción por estrés. Esta irritación en la piel puede aparecer en cualquier lugar del cuerpo: brazos, cuello, cara, piernas, barriga...

Además puede aparecer como un enrojecimiento en alguna zona o incluso como habones, tal y como se muestran las alergias en la piel. Estas protuberancias pueden provocar picazón y ardor, haciendo que te rasques y aumentando la molestia en la zona afectada. 

La urticaria en los casos más intensos puede llegar a cubrir todo el cuerpo o ir acompañada de:

  • descamación de la piel o ampollas.
  • fiebre.
  • dolor.

Una erupción por estrés puede causar sentimientos de infelicidad, angustia y frustración. Esto puede amplificar aun más el estrés que ya estás sufriendo y, aunque no lo creas, empeorar aún más la situación.

La mayoría de las personas pueden desarrollar una erupción por estrés, pero las mujeres son más susceptibles a padecer estos brotes en la piel, y también lo son las personas en el rango de edad entre 30 y 50 años.

El estrés en personas con afecciones en la piel

Las personas que padecen de problemas en la piel como puede ser la psoriasis, dermatitis atópica, alergia o sensibilidad a algunos productos o rosácea puede ver como empeoran debido al estrés.

Es decir, ante una situación que resulta estresante, un ezcema que ya está curando o una alergia que está remitiendo, puede activarse de nuevo y volver a provocar molestia, ardor y picazón. 

Qué hacer ante un sarpullido en la piel por estrés

Por lo general, una erupción en la piel causada por estrés desaparece al cabo de unos días, casi sin tratamiento. Sin embargo, si se prolongan en el tiempo y no desaparecen al cabo de unas semanas, es necesario consultar con tu médico ya que pueden llegar a ser crónicas. 

Experimentar un brote de urticaria en la piel cuando estás viviendo una situación estresante o en los días posteriores a la misma puede ser realmente incómodo. Provoca una gran desazón y necesidad de rascar la zona constantemente. En estos casos, si la irritación se vuelve muy molesta, también has de recurrir a tu médico para que pueda recomendarte un tratamiento, bien sea tópico o con fármacos para paliar el sarpullido. 

Tratamiento para las reacciones en la piel por estrés

El tratamiento ante un brote por estrés generalmente se suele hacer en casa aunque conviene consultar con tu médico para que te recomiende el tratamiento más adecuado. En general, se suelen usar cremas o fármacos antihistamínicos similares a los que se utilizan ante una reacción alérgica en la piel, bien sea por su exposición al alérgeno o a la picadura de un insecto. Estos deberían ayudar a aliviar la picazón.

Otros tratamientos caseros que pueden aliviar la reacción en la piel por estrés es aplicar compresas frías o tomar una ducha tibia. Evita los baños y duchas muy calientes porque pueden activar aun más la erupción. 

En casos más graves, un médico puede prescribir un tratamiento a base de:

  • antihistamínicos más fuertes.
  • cortisona.
  • medicamentos antibióticos (sobre todo cuando puede haber infección).

Si no es la primera vez que has tenido un episodio de sarpullido en la piel ante un desencadenante de tipo emocional: tristeza, angustia, miedo, enfado, etc., es importante que aprendas a controlar ese estado nervioso para poder evitar que se active una reacción en la piel.

Existen distintas técnicas que permiten controlar el nerviosismo y mantener al estrés a raya como: 

Practicar mindfulness: se trata de llevar la meditación a la vida cotidiana. Se basa en centrar toda tu atención de forma deliverada sobre lo que está sucediendo en este mismo momento, con una actitud amable y observadora.

Respiración diafragmática: se basa de centrar la atención en la respiración y entrenarla para poder realizarla en momentos de estrés y rebajar la intensidad de las emociones.

Relajación progresiva de Jacobson: consiste en contraer y relajar los distintos grupos musculares.

Leer también: cómo practicar la relajación muscular de Jacobson.

Tiempo de descompresión: aunque tengas poco tiempo, inviértelo en realizar actividades que te permitan bajar los niveles de estrés. Ir al cine, pasear, quedar con amigos o realizar otras actividades que te reporten una sonrisa te ayudarán.