Cómo mejorar tu concentración para estudiar y memorizar

Quiero estudiar pero no puedo concentrarme, ¿qué puedo hacer?

Alba Caraballo - 8 de mayo de 2019 - Educación

Una de las cosas más difíciles de lograr para el estudiante es concentrarse bien y evitar toda distracción mientras aprende y memoriza. Más aun cuando su vida no consiste solo en estudiar, sino que además trabaja o tienes otras ocupaciones. Si necesitas más herramientas para así mejorar tu concentración para estudiar y memorizar, no te pierdas estos consejos para usar el tiempo que tienes para el estudio de forma eficiente y aprovechar al máximo tu tiempo de estudio.

Por qué no puedo concentrarme para estudiar

La concentración consiste en la habilidad de poner tu mente a hacer una cosa evitando cualquier distracción, desde el móvil a los problemas que te acechan.

No es sencillo mantener la concentración al máximo durante mucho tiempo, en definitiva, vivimos un mundo en el que la distracción nos acecha por todas partes. No importa donde estés, siempre habrá algo que te pueda sacar de tu momento de concentración.

La mayoría de nosotros nos movemos en un contexto estresante: suena un mensaje en el móvil, alguien te llama, tienes que hacer una tarea, suena otro mensaje, recuerdas que tienes que hacer un recado, alguien te pide algo? Incluso en los lugares más tranquilos, donde no hay nadie para molestarte, ese pequeño aparato que llevamos en la mano todo el tiempo, se encarga de sacarnos de nuestra concentración.

Según varios estudios los dispositivos móviles e Internet están afectando seriamente a nuestra capacidad de concentración. Si a ellos les sumamos el estrés de un día lleno de tareas, nos encontramos ante una dificultad manifiesta para poder centrarnos bien en hacer las tareas que tenemos de forma realmente eficiente.

Cuando esta tarea consiste en estudiar, donde la atención ha de ser plena, nos encontramos ante la siguiente queja de muchos estudiantes: ?no puedo concentrarme para estudiar?.

Vamos a ver cómo superar todos los obstáculos para poder mantener la nuestra atención en una sola cosa: estudiar.

Trucos para mejorar tu concentración para estudiar mejor

Cada persona es un mundo, y cada uno, encuentra la concentración a su manera, sin embargo, estos trucos pueden resultarte útiles para mejorar tu concentración para estudiar y memorizar:

Encuentra una zona de estudio adecuada

¿Estudias mientras viajas en el metro?, ¿en el salón de tu casa mientras alguien ve la televisión? Ya hemos visto que las distracciones son el peor enemigo de la concentración por lo que, el lugar de estudio ha de ser el adecuado. Busca un lugar, ordenado y silencioso, donde no haya ruidos que puedan interferir en tu proceso de aprendizaje. Antes de abrir el libro o los apuntes, prepara el lugar, despeja tu escritorio, asegúrate una buena fuente de luz y cierra la puerta para aislarte más.

Establece un horario productivo de estudio

Piensa en qué momento del día puedes rendir mejor. Algunas personas prefieren madrugar y estudiar a primera hora de la mañana. Sienten que su concentración es alta y se sienten con mucha energía. Otras personas prefieren la noche, cuando han hecho todas sus tareas. Sea como fuere, elige el horario en el que creas que vas a estar más productivo, vas a poder atender mejor a lo que lees y estudias y vas a memorizarlo de forma más eficiente.

Realiza resúmenes y esquemas para concentrarte y estudiar mejor

Puede que los apuntes que hayas tomado en clase sean un poco caóticos y tu escritura deje mucho que desear. No pasa nada, has de seguir el ritmo de la clase y es preferible tomar notas de todo a que estén bonitas. Pero, sí debes ponerle sentido a todo ese galimatías antes de que se te olvide. Por lo tanto, cada tarde, pasa tus apuntes a limpio, haz resúmenes y esquemas que te permitan recordar lo escuchado en clase, repasarlo y además organizarlo. Sin darte cuenta, estarás memorizando de una forma más visual.

Haz pequeñas paradas durante el estudio

Si te has reservado toda una tarde para estudiar o incluso todo un día, no pienses que vas a poder mantener tu concentración activa todas esas horas. El cerebro necesita pequeños descansos para volver a reactivarse. Todos tenemos un límite por lo que, puedes tomar un breve descanso cada dos horas para poder recargar tus pilas y poder reiniciar los estudios con la mente fresca. Date una ducha, sal a caminar durante media hora, prepárate la comida? Cualquier actividad que no requiera un esfuerzo mental y que te ayude a relajarte.

Música? a ratos

A algunos estudiantes les motiva escuchar música. Pero ojo, esa música ha de favorecer la concentración. Si pones a tu grupo favorito, estarás más pendiente de la música que de los estudios. En Youtube puedes encontrar listas de melodías para concentrarte mejor, es música tranquila y relajante para ayudarte a poner el foco en estudiar. Sin embargo, tampoco conviene pasar 4 horas con música de fondo, podrías causar el efecto contrario y perder atención. En definitiva, la música puede ayudar a motivarte si las usas ocasionalmente.

Estudia? ¡sin teléfono!

Existen diversos estudios que demuestran que el abuso del smartphone dificulta la capacidad de concentración. Pruebas realizadas en estudiantes, niños y trabajadores revelan que la atención prestada a una tarea es mayor cuando no hay un smartphone de por medio. Y es que, podemos mirar cada 15 minutos el móvil, si no suena, para ver por qué no ha emitido ningún sonido. Por lo tanto, el estudio y el móvil son absolutamente incompatibles. Si de verdad quieres concentrarte para estudiar y memorizar mejor, deja el teléfono en otra habitación, ponlo en modo avión, enciérralo en una caja fuerte? Lo que sea para no sentir la tentación de mirarlo y utilizarlo.

No dejes el estudio para el final

Por más concentración que pongas una tarde, dejar todo el estudio para el último momento es un error. Esta situación te llevará a tener más estrés y presión por lo que la productividad y la concentración que tendrás será menor. Organiza un calendario para preparar ese examen o esas pruebas que has de pasar y trabaja un poco cada día. Si tienes el tiempo suficiente para leer bien lo que tienes que estudiar, para preparar esquemas y resúmenes y repasar un poco cada día, estarás facilitando a tu memoria que almacene esos conocimientos. De lo contrario, llegará el momento del examen y podrían olvidar aquello que no ha sido bien estudiado.