Cuál es el lado positivo del TDAH. Lo bueno en niños y adultos con déficit de atención

Cuáles son las ventajas de tener trastorno por déficit de atención e hiperactividad

Alba Caraballo - 2019-04-09 12:29:00 - Psicología

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) afecta a niños, adolescentes y a adultos que tienen una menor capacidad para concentrarse o controlar sus impulsos. Es un trastorno que sufren los padres, educadores y la propia persona ya que dificulta el aprendizaje y las relaciones con los demás, tanto que termina afectando, en muchos casos, a la autoestima del que lo padece.

Sin embargo, no todo es negativo, en Quonomy.com afrontamos el lado positivo del TDAH. No lo dudes, hay muchas cosas buenas en los niños y adultos con déficit de atención.

Cómo son las personas TDAH

el lado positivo del TDAH

El TDAH es un trastorno del comportamiento. Se diagnostica en la infancia, cuando se pone de relevancia los problemas de atención en la escuela o de control de impulsos de los niños. Sin embargo, se cree que existe un número de adultos con TDAH que nunca fueron diagnosticados en su día y que han aprendido a lidiar o combatir sus problemas de concentración.

Y es que, las tres características principales de un niño o adulto con TDAH son:

  • Falta de atención.
  • Hiperactividad.
  • Impulsividad.

Estas características llevan a quien padece esta condición a ser impaciente, a tener problemas para mantener la atención durante un tiempo prolongado o a seguir instrucciones, sobre todo cuando se da más de una. Son personas que suelen realizar sus tareas mientras realizan movimientos nerviosos o ruidos, suelen perder cosas, tienen su material descuidado, hablan mucho y no esperan su turno.

Psicólogos y neurólogos son las personas que pueden ofrecer un diagnóstico de TDAH ya que, en edades tempranas, los síntomas pueden confundirse con un comportamiento infantil en desarrollo.

El TDAH puede dificultar el aprendizaje del niño, sin embargo, cuando se realizan las técnicas para la gestión de la conducta, del tiempo y de la concentración, pueden obtener muy buenos resultados académicos. En ocasiones, el personal médico combina un tratamiento conductual con el farmacológico, sobre todo, en casos en los que se está dando fracaso escolar.

No es sencillo convivir con una persona TDAH, ya sea en casa o en el aula por lo que suelen recibir muchas reprimendas, castigos y regañinas. Lo que les lleva a pensar en muchas ocasiones cosas como “soy tonto”, “yo no puedo”, “soy malo”. En definitiva, la autoestima de las personas con déficit de atención e hiperactividad suele ser baja.

Sin embargo, de toda condición puede extraerse el lado bueno. Si tienes un hijo o alumno con déficit de atención, no olvides nunca el lado positivo del TDAH.

Lo positivo del TDAH: ventajas del déficit de atención e hiperactividad

Su gran energía puede ser un excelente motor

Las personas hiperactivas tienen una energía desmedida que es importante canalizar. Entre las celebridades encontramos un sinfín de nombres que lograron aprovechar esa fuerza para lograr grandes cosas: Michael Phelps fue campeón mundial de natación, Richard Branson fundó Virgin, Adam Levine (Maroon 5) es un famoso artista, Justin Timerlake, conocido actor y cantante, Michael Jordan, uno de los mejores jugadores de baloncesto de todos los tiempos, Bill Gates y Steve Jobs, los dos grandes fundadores de las empresas informáticas más importantes, Usain Bolt, el mítico atleta… Y así un largo etcétera.

En definitiva, tener TDAH no asegura el fracaso en la vida, una buena utilización de la increíble energía que poseen puede ser el motor que impulse a conseguir grandes objetivos en la vida.

Las personas TDAH tienen una curiosidad sin límites

Los niños TDAH tienen una sed de conocimientos imparable. Pueden estar fracasando en los estudios y, sin embargo, ser unas enciclopedias andantes en distintos temas. Su hiperactividad y nerviosismo les lleva a interesarse por cosas muy diversas. Absorben información constantemente, su cerebro no para nunca.

De hecho, pueden ofrecer soluciones nuevas, que ni siquiera has llegado a imaginar a problemas cotidianos.

Espontaneidad a raudales

La impulsividad que caracteriza a las personas TDAH puede llevarlas a ser más espontáneas que el resto. Están abiertas a nuevas experiencias, a conocer a nuevas personas, a vivir la vida intensamente y a no dejarse llevar por la pereza o el aburrimiento. Son apasionadas y dispuestas a ver las cosas de otra forma y a aprovechar nuevas oportunidades. 

TDAH y creatividad

Cuando vives con una persona TDAH la vida tiene otra perspectiva. Todos los niños son creativos pero, la imparable actividad de las personas hiperactivas les lleva a inventar, crear y pensar nuevas ideas. Son artísticos, originales y pueden convertir su habitación en un auténtico laboratorio de experimentos. Cualquier objeto al alcance de su mano es un potencial instrumento para crear e inventar, desde una caja de cartón, a unos folios en blanco pasando por unas revistas antiguas.

Perseverancia y déficit de atención

Los niños TDAH tienen que esforzarse mucho más que sus compañeros para llegar a un mismo nivel. Cada día han de trabajar sobre unas pautas para poder prestar la atención necesaria a sus tareas. Se trata de trabajar y perseverar para lograr unos objetivos y, en este aprendizaje, adquieren el hábito de lucha, de trabajo y de constancia. Algo que les servirá en un futuro a la hora de emprender nuevos retos.

Grandes observadores

Puede parecer que las personas TDAH están en otro planeta, que no prestan atención a lo que dices o haces, sin embargo, sí están prestando atención, quizás no a las explicaciones del profesor, pero son pequeños analistas que observan detalles que pueden pasar desapercibidos para los demás. Su mente no ha dejado de pensar porque no te escuchen cuando les dices que han de recoger su habitación, su mente sigue trabajando en otros procesos de observación y pensamiento.

Gran atención en lo que les interesa

Los niños hiperactivos y con déficit de atención no tienen la incapacidad de prestar atención, pueden ponerla en determinadas tareas. Cuando algo les gusta, cuando una actividad les interesa de verdad, llegan hasta el fondo, ponen una hiperatención que les lleva a realizar esa tarea de forma excelente.

Empatía y tolerancia

Las personas TDAH sufren los ataques de los demás, las burlas o la falta de comprensión, es por ello que desarrollan una especial tolerancia hacia las personas que son diferentes o tienen algún problema. Se sienten identificadas y muestran respeto hacia ellas.