Mito de Sísifo: resumen y significado de esta leyenda griega

Sísifo, el hombre más astuto de la tierra y su tragedia

Alba Caraballo - 2022-05-07 18:37:00 - Educación

De entre los muchos mitos griegos, el mito de Sísifo ha pasado a la historia por el terrible castigo que le fue inflingido de por vida al hombre que osó desafiar a los dioses.

Fue el humano más astuto que haya existido jamás en la tierra. Sin embargo, se volvió arriesgado y soberbio y cometió multitud de picardías, muchas de ellas para engañar a los dioses. Por eso está hoy en día en el mundo subterráneo, condenado eternamente a sufrir un horrible castigo para un hombre con tanta inteligencia.

El autor francés Albert Camús, escribió su obra "El mito de Sísifo" inspirado en este personaje. Si te atrae la mitología griega, y quieres saber qué hizo Sísifo para enfadar a los dioses y cuál fue su castigo, no te pierdas este resumen del mito de Sísifo. Además, te explicamos cuál es su significado y qué interpretación se da de esta historia.

Ver también: Test sobre mitología griega

Resumen del mito de Sísifo

mito griego de sísifo explicado

Sísifo era hijo del dios Eolo y Enarete, y según algunos autores, fue el verdadero padre de Ulises (aunque en la mayor parte de las versiones de las leyendas griegas, aparece como hijo de Laertes).

Nuestro protagonista fue, según la mitología griega, el fundador de la ciudad de Corinto y recibió el extraño nombre de Sísifo por ser el más astuto de los hombres. De hecho, en distintas ocasiones, Sísifo había logrado engañar a los dioses y esta osadía terminará siendo su perdición.

Un día, mientras Sísifo estaba cerca de la muralla de Corinto, pudo ver a Zeus quien estaba teniendo relaciones con la ninfa Egina. Sin pensárselo dos veces, le contó al padre de Egina lo sucedido, el dios del río Asopo. Agradecido, hizo brotar una fuente en la acrópolis de Corinto, pero Zeus quedó gravemente disgustado por el atrevimiento de Sísifo y le castigó a permanecer en el mundo de los muertos junto a Tánatos.

Pero recordemos que Sísifo destacaba por su astucia e inteligencia, y no estaba dispuesto a terminar así sus días, por lo tanto, cuando Hades, hermano de Zeus acompañaba a Sísifo al Tártaro, mostró de nuevo evidencias de su astucia e intentó de nuevo engañar a otro de los dioses del Olimpo.

Con gran astucia, esposó a Hades mediante un engaño: le pidió que le demostrara cómo se usaban las esposas y las cerró sobre sus muñecas rápidamente después, haciéndole así prisionero. Hades estuvo cautivo durante algunos días en casa de Sísifo, hasta que Zeus, al percatarse de lo que ocurría, envió al dios de la guerra, Ares, para que rescatase a Hades. Una vez libre, quiso atrapar a Sísifo y darle su merecido, pero el ingenio de Sísifo había previsto lo que ocurriría y le tenía una trampa preparada.

Sísifo le dijo a su mujer, la pléyade Merope, que no enterrase su cuerpo cuando muriera. Y, cuando esto sucedió y llegó al reino de los muertos, le pidió a Perséfone y a todas las mujeres que allí moraban que le dejasen regresar al reino de los vivos para castigar a su mujer por no haber enterrado a su marido. Recordemos que para los griegos era una afrenta porque no podrían pasar al otro mundo si no lo hacían.

Perséfone accedió a la petición de Sísifo y este recuperó su vida. Sin embargo, había desafiado a demasiados dioses y no podría salirse con la suya. El dios Hermes, le llevó de nuevo al mundo de los muertos, al Averno, donde sufrió un horrible castigo por todas aquellas afrentas a los dioses durante toda su vida.

Los jueces de los muertos le enseñaron un enorme bloque de piedra. Sísifo tendría que emplear toda su fuerza para empujar una piedra por la ladera de una montaña hasta llegar a la cumbre y, una vez logrado, la roca debía rodar por la otra ladera. Sin embargo, la roca era tan pesada, que hasta el día de hoy no ha logrado hacerlo. Sísifo empuja la roca ladera arriba y, cuando está a punto de alcanzar la cubre, se ve obligado a retroceder por el peso y la piedra rueda ladera abajo. Allí, desesperado, ha de recogerla y volver a empujarla ladera arriba.

Y así, Sísifo, uno de los hombres más astutos de la tierra, fue castigado a realizar un trabajo estéril y sin finalidad para el resto de sus días. Empujar hacia la cima de una montaña, para dejarla caer presa del cansancio y así volver a empezar una y otra vez.

Ver también: Mito de Pegaso, el caballo alado

Otras aventuras de Sísifo

Decíamos al comienzo del resumen del mito de Sísifo, que este había desafiado en distintas ocasiones a los dioses. Una de ellas ocurrió en la misma ciudad que había fundado, que inicialmente se conoció como Efira para llamarse más adelante Corinto.

Cerca de la casa en la que vivía Sísifo con su mujer Merope y sus tres hijos, Gláuco, Ormitión y Simón vivía Autólico, hijo de Quione. Autólico afirmaba ser hijo también de Hermes, aunque su hermano gemelo Filamón decía que había sido engendrado por Apolo.

Autólico era un ladrón sin remedio, ya que había recibido de Hermes la capacidad de transformar cualquier animal que robara. Durante algún tiempo, estuvo robando el ganado de Sísifo y transformándolo en otros animales que dejaba en sus tierras. Sísifo se daba cuenta que sus rebaños eran cada día más pequeños, pero no podría acusar a Autólico del robo, aunque sospechaba que había sido obra suya.

Un día, el conocido ingenio de Sísifo se puso a prueba y grabó las letras SS en la parte inferior de las pezuñas de todo su ganado. De nuevo, por la noche Autólico se llevó todos los animales que quiso a sus tierras y allí los metamorfoseó. A la mañana siguiente, Sísifo solo hubo de seguir las huellas de las patas del ganado, acompañado de los vecinos de Corinto para que presenciaran lo que había ocurrido. Al llegar a la granja de Autólico, miro las pezuñas y así demostró ante todos que Autólico era un ladrón y había estado apropiándose de sus animales.

Mientras los vecinos iban reconociendo los animales de Sísifo por sus pezuñas, Sísifo se escabulló y sedujo a Anticlea, hija de Autólico. De esa unión, según algunas fuentes nació Ulises.

Ver también: Los héroes de la mitología griega

¿Qué ocurrió con la mujer de Sísifo?

La pléyade Mérope, se sintió avergonzada al ser la única de las siete hermanas pléyades cuyo marido estaba en el mundo subterráneo. Así, abandonó a sus hermanas en el cielo, quienes siguen brillando cada noche en el firmamento nocturno, mientras que a Mérope no se la ha vuelto a ver jamás.

Significado del mito de Sísifo

mito de sísifo

El mito de Sísifo narra la tragedia a la que se enfrenta el hombre más astuto de la tierra por desafiar en reiteradas situaciones a los dioses. Y así, queda condenado a una forma de vivir absurda, inútil, sin esperanza, que no lleva a ninguna parte. Es por ello, el peor de los castigos para un hombre de inteligencia, que además es conocedor de su capacidad. 

Albert Camus, en su libro "El mito de Sísifo" se centra en el momento en el que ve rodar la piedra ladera abajo y desciende para volver a comenzar. En este sentido le ve como dueño de su destino, ya que acepta su castigo por propia voluntad. Y es que, es él mismo, sin que nadie le obligue, el que decide empujar una y otra vez la piedra hacia la cima de la montaña a sabiendas de que no logrará otra cosa que esta ruede ladera abajo para volver a empezar. 

Esta acción interminable de Sísifo es, para Camus, lo que da sentido a su vida y a su destino y, por ello, al haber dado sentido a su existencia, el autor termina su interpretación de Sísifo con las palabras "Debemos imaginar a Sísifo como un hombre feliz".

Albert Camus presenta el mito de Sísifo como una metáfora de la lucha del ser humano contra el absurdo de la vida. Sí, para Sísifo ese absurdo de su vida no debía ser una vía a quitarse la vida, la única alternativa posible para los hombres y mujeres es la misma: aceptar ese absurdo y, como hace Sísifo, seguir rodando la roca montaña arriba.

Por otro lado, el mito griego de Sísifo, entra dentro de la categoría de mitos morales, es decir, historias y relatos que los antiguos griegos utilizaban como aviso a las consecuencias que se derivan de un mal comportamiento. Sísifo osó desafiar a los dioses, y esto, no puede quedar sin castigo. Y es que, los dioses griegos se presentan como seres clementes y bondadosos ante la valentía y la fuerza, pero implacables y crueles ante la soberbia y la arrogancia.

Más mitos griegos explicados fácilmente

Mito de Edipo y la Esfinge: la mitología griega está plagada de acertijos y enigmas, uno de ellos es el que plantea la Esfinge a todo aquel que quiera entrar en la ciudad de Tebas. Si consigue resolver el reto, podrá pasar, de lo contrario, será devorado por ella. ¿Lo conseguirá Edipo?

Mito de Ícaro: Ícaro, hijo de Dédalo, se atrevió a volar demasiado alto y esta decisión tuvo unas consecuencias devastadoras. ¿Cómo logró volar Ícaro?, ¿por qué decidió volar cerca del sol?, ¿qué le ocurrió y qué nos enseña este mito?

Mito de Prometeo: Prometeo fue un titán adorado por los antiguos griegos, principalmente por los alfareros quienes necesitaban el fuego en sus hornos, y es que, Prometeo es el portador del fuego.

Mito de Teseo y el laberinto del Minotauro: Teseo, hijo del rey de Atenas, parte en un barco rumbo a Creta junto a otros jóvenes. Servirá de alimento al Minotauro, un monstruo con cuerpo de hombre y cabeza de toro que vive en un laberinto. Durante nueve años, nadie ha conseguido escapar de la criatura, ni salir del laberinto. Sin embargo, Teseo logrará la hazaña. ¿Cómo lo conseguirá?

Mito de Apolo y Dafne: ¿Qué sucede cuando el dios de la música y la poesía se enamora de una ninfa que juró proteger su castidad? Este es el mito griego de Apolo y Dafne, un relato antiguo del que se extrae una moraleja o enseñanza y, como en otros mitos griegos, la maldad tiene su castigo.

Mito griego del caballo de Troya: la Guerra de Troya es un evento destacado en la mitología griega y el punto de partida de esta historia. Comienza cuando Paris, hijo del rey de Troya, roba la esposa al rey espartano Menelao, secuestra a la bella Helena

Mito de la caja de Pandora: el mito de Pandora explica cómo los dioses crearon a Pandora y, en venganza a los hombres, Zeus le dio un regalo que terminó con la paz y la felicidad de los hombres.

Bibliografía

  • Mitos griegos, editorial Vicens Vives, Maria Angelidou
  • Los mitos griegos, editorial Ariel, Robert Graves
  • La enciclopedia de la mitología griega, editorial Libsa, Guus Houtzager
  • Mitología griega, Ediciones Michael Toubis, Sofia Souli