¿Cómo afrontar una ola de calor? Remedios caseros ante el calor excesivo

Consejos para sobrellevar una ola de calor con temperaturas muy altas

Alba Caraballo - 2019-06-06 11:16:00 - Salud

Cada verano escuchamos en las noticias que se acerca una ola de calor, solo de pensarlo nos entran ganas de sudar. Y es que las olas de calor no son para tomarlas a risa. Son fenómenos meteorológicos graves que causan cada año cientos muertes por deshidratación. Conoce cómo afrontar una ola de calor, te aportamos algunos útiles consejos para afrontar el calor excesivo. 

Qué es una ola de calor

ola de calor

Que la temperatura suba en verano es un acontecimiento absolutamente normal, propio de la época del año. Sin embargo, dentro de ese calor que puede llegar a ser asfixiantes, el clima puede complicarse cuando se produce una ola de calor.

Las olas de calor no es otra cosa que el resultado del aire atrapado. Los sistemas de alta presión se mueven hacia una zona en concreto y empujan el aire hacia abajo donde no solo se comprime sino que además, impide que el aire que está cerca del suelo se eleve. De esta manera, se forma como un sombrero de aire caliente atrapado. Es más, este aire atrapado, se va calentando poco a poco cada vez más y hace que el termómetro suba y que además el aire parezca irrespirable porque la alta presión inhibe los vientos.

Una ola de calor puede durar unos días e incluso unas semanas. Cuando más tiempo permanezca ese aire atrapado, más caliente se volverá la zona.

El peligro de las olas de calor

Es posible que, si piensas en un efecto climatológico peligroso se te vengan a la cabeza huracanes, tormentas, tornados o lluvias torrenciales. Sin embargo, has de saber que una ola de calor puede ser mortal y es especialmente peligrosa para los niños y los ancianos que se deshidratan con mayor facilidad que un adulto.

Es más, el cambio climático está provocando que las olas de calor sean más intensas y frecuentes en todo el mundo. El 3 de junio de 2019 tanto en la India como en Pakistán se registraron temperaturas que rozaban los 50º Celsius, no es la primera vez que ocurre. En otros lugares como Libia se han alcanzado temperaturas a la sombra cercanas a los 60º y en el Valle de la Muerte en Estados Unidos se recogen anualmente temperaturas que pueden superar los 50º.

Algunos lugares donde se recogen altas temperaturas son desiertos y zonas inhóspitas, mientras que en otras hay poblaciones que se enfrentan al peligro de la exposición al calor excesivo, lo que se cobra la muerte de cientos de personas anualmente.

Consejos para afrontar una ola de calor

Para la mayoría, la llegada de una ola de calor puede ser agotadora y extenuante. No solo no permiten el buen descanso de noche sino que, de día, cualquier tipo de actividad que no sea estar metido en el agua o en un lugar con aire acondicionado parece imposible.

Baja nuestra actividad física, se resiente nuestra capacidad intelectual y aumenta nuestra irritabilidad. Si además no tienes aire acondicionado en casa, la situación se complica.

Una ola de calor puede provocar un golpe de calor en el cuerpo o la deshidratación en poco tiempo llevando a la persona que lo sufre a la muerte, por ello es esencial tomar medidas.

Bebe mucha agua, incluso si no tienes sed

Lleva siempre contigo una botella de agua y bebe con regularidad. Olvida esa leyenda que dice que si bebes mucho, sudarás más. Tu cuerpo suda como efecto del calor reinante y necesitas reponer los electrolitos perdidos.

Evita beber alcohol

El alcohol es una bebida que propicia la deshidratación por lo que, ante una ola de calor, te conviene evitarlo.

No practiques deporte en la calle

No es el momento más adecuado para salir a correr, a montar en bicicleta o a caminar, sobre todo en las horas centrales del día. Si no puedes pasar sin hacer deporte, quizás sea mejor cambiar la actividad y nadar o acudir a un gimnasio con aire acondicionado.

Date baños o duchas tibias

Si tienes piscina, el mar, un lago o un río cerca, mantente a remojo de forma frecuente. Entrar en el agua fría puede ser una pesadilla en otras circunstancias pero en una ola de calor es una delicia que ayuda a bajar la temperatura del cuerpo.

Si no tienes acceso a ningún lugar para bañarte, aprovecha la ducha de tu casa y date duchas frescas de forma frecuente. No hace falta que utilices jabones todo el tiempo porque podrías resecarte la piel, basta con meter el cuerpo en agua tibia para refrescarlo.

Mantén las ventanas y persianas cerradas durante el día

Puedes sentir que te ahogas, sobre todo si no tienes aire acondicionado pero, en una ola de calor, lo que entrará de la calle si abres las ventanas es todavía más calor del que tienes en casa y calentarás tu hogar unos grados más. Si por la noche se levanta algo de brisa, aprovecha para ventilar y refrescar la estancia lo máximo posible para poder retener ese pequeño frescor durante el día.

Refresca tus muñecas

Puede parecer una nimiedad, pero poner las muñecas bajo el chorro del agua fría durante unos segundos basta para que ese frío pase al resto del cuerpo.

También puedes tener junto a ti un pulverizador con agua fresca y rociarte frecuentemente. Mantenla en el frigorífico si el agua de tu casa no sale muy fresca.

Apaga los aparatos eléctricos

De la televisión, ordenador, teléfono, tablet, etc, sale calor cuando están enchufados a la red, produciendo aun más calor. Trata de apagarlo todo si no lo usas.

Lo mismo ocurre con las bombillas, apágalas si no las usas, cualquier gesto pequeño es de agradecer cuando hace tanto calor.

Utiliza ventiladores y abanicos

Si no tienes aire acondicionado puedes servirte de ventiladores, ya que es posible que muevan el aire caliente y no den frescor cuando hace mucho calor, pon en práctica el siguiente truco. Coloca un plato lleno de cubitos de hielo frente al ventilador, de forma que, cuando mueva el aire, empujará el frío de los cubitos hacia la estancia produciendo un agradable frescor.

Si tienes en una mano la botella de agua, utiliza la otra para abanicarte, un clásico y económico truco para refrescarse.

Otros consejos ante una ola de calor

- Si tienes niños o convives con algún anciano, verifica cada poco tiempo que está fresco. Invítales a beber agua de forma frecuente para mantenerse hidratados y ayúdales a refrescarse de vez en cuando.

- Viste con ropa holgada, preferiblemente que sea de tejidos naturales que dejen transpirar al cuerpo y no atrapen en calor.

- Evita salir de casa en las horas centrales del día, cuando el sol está más alto y los rayos calientan todavía más.

- En días de olas de calor intensa, cambia de domicilio y pasa el día en un centro comercial donde puedas al menos, respirar aire fresco.