Por qué tengo los dientes amarillos y cómo blanquearlos

Dientes amarillos: causas, tratamiento y prevención

Alba Caraballo - 2019-03-13 10:40:00 - Salud

Es normal que, con la edad, los dientes amarilleen y el esmalte no se vea tan brillante y blanquecino. Sin embargo, algunas prácticas tienden a oscurecerlos aun más. Si estás acomplejado y no te gusta mostrar tu sonrisa porque piensas que está grisácea y es poco atractiva, es hora de ponerle remedio. Descubre por qué tienes los dientes amarillos y qué remedios caseros pueden ayudarte a blanquearlos.

Índice de contenidos

1.Por qué los dientes son blancos

2. Dientes amarillos: ¿por qué han oscurecido mis dientes?

3.Remedios caseros para blanquear los dientes

4. Otras soluciones para los dientes amarillos

1. ¿Por qué los dientes son blancos?

Dientes amarillos, ¿por qué?

Antes de ver por qué amarillean, conozcamos por qué tenemos la dentadura blanca.

La blancura de los dientes proviene del calcio que contiene el esmalte. Por lo tanto, la parte externa de los dientes es blanca, que es el esmalte, pero hay una capa bajo el esmalte, llamada dentina, que proporciona el color amarillo que vemos en muchos dientes. Si tu esmalte es sano y fuerte, los dientes se verán más blancos.

Pero, si tus hábitos de vida y, además tu genética, que también determina la blancura del esmalte, llevan a que tengas un esmalte fino, es posible que se vean más amarillos. Sin embargo, no pienses que unos dientes blancos son sanos y unos amarillos están enfermos, no siempre es así.

Casi todas las decoloraciones de los dientes pueden ser:

Extrínsecas: ocurre en el exterior del diente, y son las conocidas manchas. Ocurre cuando algunos alimentos o bebidas alteran el color del esmalte.

Intrínsecas: cuando la dentina se oscurece debido a la exposición a algunos elementos como el flúor (un compuesto de las pastas de dientes que afectan sobre todo al esmalte en los niños), las tetraciclinas o la amoxicilina. Son alteraciones que se producen en el interior del tejido del diente.

Relacionadas con la edad: independientemente de lo que cuides tus dientes, estos se decolorarán con el tiempo a consecuencia de una combinación de decoloración extrínseca e intrínseca.

2. Dientes amarillos: ¿por qué se han oscurecido mis dientes?

Algunos hábitos pueden atacar al esmalte de los dientes oscureciéndolo y haciendo que parezca que tienes los dientes manchados:

Dieta y dientes amarillos

Algunos alimentos contribuyen a que tus dientes se vuelvan amarillos, ya que las sustancias que contienen atacan al esmalte de los dientes penetrando en él y causando una decoloración a largo plazo. El vino, el café, los refrescos, el té, el curry, el tomate, la salsa de soja, la remolacha, las moras o el chocolate son algunos de esos alimentos que, son el tiempo, oscurecen los dientes.

El tabaco oscurece los dientes

Una de las principales causas de los dientes amarillos y las manchas en ellos es el tabaco. Si eres fumador es posible que hayas visto como, a lo largo del tiempo, el esmalte de tus dientes ha perdido ese blanco original para ir amarilleando.

Medicamentos y manchas en los dientes

Algunos fármacos, entre ellos los medicamentos para el asma o la hipertensión provocan que salgan manchas en los dientes. Incluso la clorhexidina, un colutorio que suele usarse para prevenir caries y tratar la gingivitis, tiene efectos positivos contra las bacterias pero oscurece los dientes. Por ello, muchos dentistas solo recomiendan usarlos uno o dos días a la semana. Los pacientes que se someten a quimioterapia también pueden ver amarillear sus dientes.

Mala higiene bucal

Una de las causas más comunes a los dientes amarillos es la escasa o deficiente higiene bucal. Lavarse los dientes tras las comidas es fundamental para eliminar restos de alimentos que pueden decolorar los dientes. Es más, no vale con pasar el cepillo de dientes 30 segundos, una buena limpieza exige al menos 2 minutos de cepillado de dientes.

3. Qué remedios caseros pueden blanquear los dientes

Algunos remedios naturales pueden contribuir a eliminar manchas en el esmalte de los dientes y son una alternativa al blanqueamiento en una clínica dental:

1. Bicarbonato de sodio y peróxido de hidrógeno

Existen varias opciones de blanqueamiento de dientes que se pueden probar en casa, una de ellas es elaborar una pasta de dientes que contenga bicarbonato de sodio y peróxido de hidrógeno, una mezcla que puede ayudar a reducir el color amarillento de los dientes. Un estudio de 2012 descubrió que el uso de una pasta de dientes que contiene bicarbonato de sodio y peróxido de hidrógeno reduce la tinción dental y mejora la blancura.

Para elaborarla has de mezclar 2 cucharada de bicarbonato de sodio con 1 cucharada de peróxido de hidrógeno. Lávate los dientes con esta pasta al menos 1 vez al mes.

Nota importante: no debes, en ningún caso, tragarte esta solución y has de enjuagarte muy bien la boca tras su uso ya que es un compuesto que puede provocar malestar estomacal. Si notas que te escuece en la boca, enjuágate y no optes por esa solución.

2. Vitamina C para blanquear los dientes

Un estudio de 2007 encontró que la deficiencia de vitamina C puede empeorar la peridontitis, que es una acumulación de bacterias en los dientes y las encías. No existen investigaciones que refuten el hecho de que el consumo de vitamina C pueda tener un efecto blanqueador sobre los dientes pero, al menos si la tomamos contribuiremos a prevenir el oscurecimiento.

3. Vinagre de manzana, blanqueador casero para los dientes

Cuando se usa en pequeñas cantidades, el vinagre de manzana puede reducir las manchas en los dientes y mejorar la blancura. Sin embargo, el vinagre puede dañar el esmalte si se utiliza con demasiada frecuencia, por lo tanto evita utilizarlo a menudo. Para usarlo diluye una parte de vinagre en tres partes de agua y enjuágate con esta mezcla. Después cepíllate los dientes como haces habitualmente.

4. Cáscara de plátano

La cáscara de plátano contiene magnesio, potasio, manganeso y otros minerales que ayudan a cuidar del esmalte de los dientes, ya que pueden ser absorbidos por el esmalte y tener un efecto blanqueante. Cuando te hayas cepillado los dientes, utiliza el interior de la cáscar del plátano para frotarla contra tus dientes durante dos minutos. Después enjuágate bien.

4. Otras soluciones para los dientes amarillos

Pasta de dientes blanqueadora: puedes adquirirlas en tu supermercado habitual, son productos que contienen ingredientes más fuertes que una pasta de dientes estándar y ayuda a eliminar las manchas de los dientes ya que suelen contener una pequeña parte de peróxido de hidrógeno y pueden aclarar uno o dos tonos tus dientes.

Blanqueamiento en clínica dental: es un tratamiento más costoso y algunas personas, con mucha sensibilidad en los dientes no lo toleran. Son tratamientos más agresivos, que se basan en la aplicación en los dientes de geles que contienen peróxido de hidrógeno. Este elemento se activa mediante la exposición a una luz intensa. Se conoce como blanqueamiento dental por fotoactivación.

Blanqueadores de dientes con kits de bandejas: consiste en llevar una férula ajustada sobre los dientes durante 2 o 4 horas en la que previamente se ha colocado un gel blanqueador. Se usan de día o de noche y pueden aclarar dos tonos el color de los dientes.

Tiras blanqueadoras: son unas tiras que se colocan directamente sobre el diente. La mayoría se emplea dos veces al día durante 30 minutos y contienen una delgada capa de peróxido de hidrógeno.

 

Enjuague blanqueador: contienen compuestos que actúan contra los agentes que tiñen los dientes permitiendo eliminar las manchas amarillas. Suelen usarse dos veces al día durante 1 minuto. El tratamiento es a medio plazo y suele durar alrededor de 3 meses.

Cómo prevenir la decoloración de los dientes

Cepilla los dientes con frecuencia: el cepillado y el uso del enjuague bucal después de cada comida ayudan a reducir la acumulación de placa y la formación de manchas sobre el diente. Es conveniente que, si pasas el día fuera de casa, lleves un cepillo de dientes encima para poder mantener la higiene bucal, sobre todo, después de tomar alimentos como café, vino tinto, chocolate o arándanos.

Mantén las revisiones con tu dentista al día: puede que lleves una limpieza de los dientes exquisita y, aun así, tus dientes se vean amarillos. Y es que, algunas salivas son más reactivas y favorecen la formación de sarro sobre los dientes, lo que hará que se vean más amarillos y envejecidos. Si, con la higiene bucal que realizas en casa no es suficiente, consulta con tu dentista la necesidad de realizar una limpieza bucal a fondo o un curetaje si es necesario.